La CIA crea un grupo de trabajo para descubrir qué provocó el 'Síndrome de La Habana' (Ataques Acúst

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) creó un grupo ...

América Latina triplicó su inseguridad alimentaria severa en 2020: el hambre afectó a 10 millones de

América Latina triplicó su inseguridad alimentaria severa en 2020 respecto al año ...

La Unión Europea advirtió que la expulsión de su embajadora por el régimen de Maduro “no hará más qu

La Unión Europea pidió este miércoles al régimen de Maduro que revierta ...

Estados Unidos advirtió que su paciencia con Irán “no es ilimitada” tras ofrecer una reunión para tr

Estados Unidos advirtió este miércoles que su paciencia con el régimen de ...

Bolsonaro entrega ao Congresso projeto que abre caminho para a privatização dos Correios

O presidente Jair Bolsonaro entregou nesta quarta-feira (24) ao Congresso Nacional o ...

Los Lobos y Carneros del Castrismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Fuente indicada en la materia   
Martes, 30 de Marzo de 2010 02:18

Por PEDRO CORZO

Las atrocidades cometidas contra las Damas de Blanco y su grupo de apoyo en La Habana, durante este séptimo aniversario de la Primavera Negra, es una infamia que se viene repitiendo desde los primeros días de enero de 1959, porque para el régimen y sus partidarios las calles son de Fidel y las cárceles y la muerte  para los opositores.

El castrismo y sus métodos han sobrevivido en parte por la debilidad moral de un amplio sector de la sociedad, una mayoría silenciosa que aunque consciente de lo injusto y el fracaso del proyecto, acata sus mandatos o finge aceptarlos.

Entre ellos se encuentran los que prefieren no ver ni escuchar. Los que cumplen el oficio de sordos y ciegos. No importa lo que sucede en la casa vecina, lo que le ocurrió al amigo de la infancia, al compañero de trabajo o al familiar. No actúan en su contra, pueden hasta compadecerse, pero se distancian con un lapidario “se lo buscó”.

Pero no hay dudas que la columna vertebral del despotismo insular son sus fuerzas armadas. Los cuerpos armados sirvieron en las guerras mercenarias, exportaron la subversión imperialista que patrocinó el castrismo por décadas y en su momento sustituyeron a las elites del ministerio del Interior, que en la opinión de muchos era el principal  sostén del régimen.  Ambas fuerzas se han complementado y el resultado han sido décadas de terror, miseria y opresión.

De esta ecuación no se pueden excluir los funcionarios. Los que implementan las políticas administrativas del gobierno, estructuran las relaciones internacionales en base al chantaje y el soborno, y la nomenclatura intelectual que  arropa con talento asalariado las acciones más vergonzosas de la jerarquía. Entre estos últimos se destacan los que integran el aparato de propaganda del régimen, periodistas, escritores y artistas, que con sus inventivas confunden e intimidan a una parte de la población y desinforman al mundo exterior.

También están los cómplices con rostros, los que respaldan la dictadura a sangre y fuego. Hacen el trabajo sucio. Atemorizan, usan la violencia. Represores de oficio. Esbirros de corazón. Imparten las órdenes e interpretan a la perfección la voluntad de sus superiores,  y si estas no llegan a tiempo, no dudan en aplicar la fuerza para la que están entrenados. Morder, desgarrar es su vocación de fe.

Pero lo que más repercute en el control absoluto de la sociedad cubana, por su capacidad de intimidación, son las turbas divinas de la opresión. Sin ser un pilar fundamental, atemorizan a los ciudadanos y ejercen influencia en la opinión pública mundial.  Ellos han asumido la doble moral como práctica de vida. En esa sumisión activa, gritan, predican, vejan y hasta matan para lograr sobrevivir sin rasguño alguno la opresión que también les agobia, continuando así  una existencia de corral que  les equipara a carneros, pero con colmillos de lobos.

Esos cómplices anónimos, esa multitud sin identidad, que cambia de sujetos según las circunstancias, la localidad y el tiempo, pero que siempre esta dispuesta a aplastar y destruir a todo aquel que defiende su derechos de vivir a su manera y de rendirle culto y obra a sus convicciones, son quienes visten al régimen con una legitimidad que no es genuina porque es consecuencia del miedo colectivo, de un oportunismo ramplón que concluye que es mejor ser victimario que victima. Aguantar a cualquier precio es su consigna, al igual que aquellos que no lo hagan, deben ser execrado porque rompen el equilibrio de la sumisión.

Esa masa anónima, de número variable, de rostros comunes, con el compromiso de hacer miserable la vida de los otros, es la carne, músculo y hueso del totalitarismo. Ellos son mas importantes para la imagen pública del régimen que el burócrata que administra, que los oficiales que comandan las tropas, coordinan la represión o dirigen una prisión. Sin ellos  no estarían Fidel y Raúl Castro, Ramiro Valdés o Ramón Machado Ventura.  Esa masa mezquina mata físyca y moralmente. Para ellos no hay fronteras en el abuso. Esa es la principal herencia del totalitarismo cubano.

Pedro Corzo

Última actualización el Martes, 30 de Marzo de 2010 02:21
 

Add comment


Security code
Refresh

Carta Abierta a Joe Biden

Indicado en la materia

Un grupo de opositores exiliados cubano-americanos residente en el sur de la Florida han dirigido una "Carta Abierta" al actual Presidente de EUA Joe Biden, firmada en Enero 27 del 20...

Prohibir por prohibir

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- La casa es chata y fea, con una estructura improvisada por la prisa. Para construirla, sus habitantes no pudieron contratar a un arquitecto privado y en el futuro ta...

Los comunistas no tienen competencia par

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Hay un debate estéril (por inútil) en Cuba, queriendo incorporar herramientas del capitalismo para paliar la hambruna que se avecina, después de un largo período de 62 añ...

El entierro del cadáver de la hasta hoy

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  El pasado sábado 6 de Febrero, el diario oficial castrista publicó la tan anhelada y esperada “ida al capitalismo” en la economía cubana, imitando lo hecho antes ...

Cuba castrista: La cultura de la violenc

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Instaurada la violencia revolucionaria como cualidad indispensable a los cubanos, cualquier golpiza que un cubano propinara a un exiliado político en el exterior --por cualquier razón-- era in...

Biden y la futura política de Estados Un

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Vivimos en EUA aquellos millones de cubano-americanos tomados como ejemplo por el presidente Obama en su discurso en la Habana, orgullosos de nuestra labor en este gran ...

La tormenta perfecta: San Isidro más la

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  No es posible un ordenamiento monetario sin oferta de bienes o servicios. La validez de cualquier moneda se decide en el mercado, no en un escritorio burocrático. A ...