Bolivia: los comités cívicos denunciaron el fraude electoral y convocaron a una huelga por tiempo in

“Hemos decidido parar indefinidamente hasta que se respete la democracia”, afirmó Luis ...

La izquierda ataca a Chile: Más de 900 personas fueron detenidas durante la noche y la cifra de muer

El general de división Javier Iturriaga, jefe de Defensa Nacional y encargado ...

Tensión en Bolivia: el lento avance del conteo de votos mantiene el triunfo de Evo Morales y aumenta

Los resultados electorales parciales en Bolivia se muestran casi inamovibles este martes, ...

Pierde Miami: Donald Trump renunció a recibir la próxima cumbre G7 en su resort de esta ciudad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el sábado que la ...

OEA expressa 'preocupação e surpresa' por apuração na Bolívia

A missão de observadores da OEA na Bolívia manifestou nesta segunda-feira sua ...

La victoria de Bolsonaro en Brasil es mucho más que la derrota de la izquierda política PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 03 de Noviembre de 2018 02:30

Resultado de imagem para derrota del marxismo cultural

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Bolsonaro ha derrotado en Brasil no sólo a la nefasta política cleptómana del mayor partido marxista de América Latina, sino también, y sobre todo, al marxismo 2.0 que le era adyacente, con la defensa que quiso imponer de lo "politicamente correcto".


La victoria de Bolsonaro en Brasil es mucho más que la derrota de la izquierda política

Jorge Hernández Fonseca

28 de Octubre de 2018

La sociedad occidental actual está sólidamente marcada por la derrota política del marxismo en el terreno político, tan fuertemente como por la bien sucedida influencia del marxismo en la ideología social --el “marxismo cultural”-- llamado aquí marxismo 2.0. Esta ideología fue desarrollada por los pensadores de la “Escuela de Frankfurt”, sumando los trabajos del italiano Antonio Gramsci. El marxismo 2.0 propugna penetrar la civilización occidental cuestionando sus bases religiosas, filosóficas y culturales, para debilitarla, con vistas a --ya que fueron derrotados en el campo político-- subvertir sus valores básicos y así asestarle una derrota revanchista.


 

Bolsonaro ha derrotado en Brasil no sólo a la nefasta política cleptómana del mayor partido marxista de América Latina, sino también, y sobre todo, al marxismo 2.0 que le era adyacente, con la defensa que quiso imponer con la llamada “ideología de género”, el matrimonio homosexual, los dogmas sobre el “medio ambiente”, la lucha de la mujer contra el hombre, entre otras causas propias de las minorías que la defienden, que si bien juegan un papel importante dentro de la cultura occidental, no dejan de ser minorías que quieren imponer sus puntos de vista a los sectores mayoritarios. En síntesis, imponer lo “políticamente correcto”.


 

Muchos más que su programa político, Bolsonaro ha sabido hacer una lucha frontal --y hasta irreverente-- contra lo llamado “políticamente correcto”, que es la manera en que el marxismo 2.0 se ha impuesto en nuestra cultura occidental para apoderarse de “la” verdad, imponiendo lo que sería la visión “correcta” (se le agrega lo de políticamente, para defender la izquierda política que lo sustenta desde su base marxista) de manera a dominar desde la cultura y la filosofía social, lo que no pudieron en el aspecto político, en el que fueron derrotados.


 

Si el marxismo desde el poder --detentado en decenas de países durante decenas de años-- no consiguió generar desarrollo económico y por tanto sólo consiguió retraso en las sociedades donde fue implantado, el actual marxismo 2.0, con su impronta cultural anti-ética, con su filosofía relativista y cuestionadora de nuestras bases cristianas, mucho menos conseguirá hacer triunfar semejante filosofía del ateísmo, el relativismo moral y la imposición dogmática de principios que afrontan la exitosa sociedad occidental, incubada en largos siglos de desarrollo.


 

Pocos en Brasil saben del programa político que Bolsonaro aplicará, lo que si saben muy bien cuál es su filosofía social, de corte netamente occidental: la sociedad debe incentivar un espíritu religioso sobre la filosofía relativista despojada de espiritualidad; el estado tiene que apoyar a las víctimas, no a los delincuentes, como lo hace la izquierda local; el estado tiene que proteger la familia, no su destrucción, como incentiva la izquierda; el estado tiene que incentivar la disciplina individual, no el desorden, invasiones de tierras y edificios, que propugna la izquierda brasileña; condenar fuertemente el estupro, el robo, el latrocinio y otras manifestaciones de las cuales la izquierda brasileña ha sido más que connivente, cómplice en muchos de los casos.


 

Así, la victoria de Donald Trump en Estados Unidos es algo más que la victoria de un conservador contra un “progresista”; el triunfo del Guiseppe Conte en Italia es más que el retorno de la derecha al gobierno; el acceso al poder de Mateusz Morawiecki en Polonia es mucho más que la reacción derechista de los polacos; la victoria del llamado BREXIT en Inglaterra, es bastante más que el triunfo del aislacionismo derechista de los ingleses, y así un largo y extenso etcétera, que significa el retroceso del marxismo 2.0 en nuestras sociedades.


 

De manera que, el triunfo de Bolsonaro en Brasil no es la victoria de un “ultraderechista”, como lo califica la izquierda derrotada. Es el triunfo de la sociedad occidental contra el retroceso revanchista que significa la filosofía de lo “políticamente correcto” sobre nuestros preceptos éticos y morales, procedentes de la fe cristiana y de la filosofía greco romana que nos ha hecho grandes, no sólo en la economía --que los marxistas cuestionaron equivocadamente-- sino también en el terreno de los conceptos filosóficos, éticos y morales que nos han hecho grandes.


 

 

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Miércoles, 14 de Noviembre de 2018 08:30
 

Add comment


Security code
Refresh

El Gobierno cubano le "tumba" el negocio

Indicado en la materia

Por ELÍAS AMOR.-  Las libertades económicas en Cuba han dado un paso atrás. Lo peor es que las medidas adoptadas por el régimen, anunciadas en la Mesa Redonda de Randy Alonso, no van a ...

La gracia de los cardenales

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  rans Hals, el carnicero nazi de Polonia, había instalado su residencia en la sede del entonces arzobispo de Cracovia, Adam Stefan Sapieha. Un día, ya avanzada la guerra, Ha...

Las etapas probables del Futuro de Cuba

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Mañana 10 de Octubre no sucederá nada importante para el país. Lo importante vendrá con la desaparición física del último Castro Ruz al frente de los dest...

Cuba y el socialismo sin economía

Indicado en la materia

Por TANIA DÍAZ CASTRO.-  El 28 de noviembre de 2005, unos meses antes de enfermarse gravemente, y tres años de apartarse de la dirección del gobierno, Fidel Castro sostuvo un encuentro co...

Impeachment contra Donald Trump: dos hip

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Para nadie es un secreto que, además de Trump, también va a haber noticias de todo tipo contra el candidato demócrata que lidera la nominación para corrida el...

Politización de los incendios en la Amaz

Indicado en la materia

Por JORGE HERNÁNDEZ FONSECA.- Finalmente, los incendios en el Amazonas brasileño fueron controlados con la ayuda del ejército, movilizado al efecto. Estos incendios son anuales, provocados por la seca, imprudencias y ma...

Por qué fracasan las conversaciones Madu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  En la Venezuela de hoy, hay dos posibilidades: 1) Negociar con Cuba. EUA, el Grupo de Lima y Europa negociar con la Habana. 2) Organizar una fuerza ...