Cuba, fracaso socialista: El ministro de salud cubano que prohibió a los médicos contratarse en el e

El pediatra cubano Carlos Pablo Dotres Martínez, ministro de Salud Pública en la ...

El Tribunal Electoral de Bolivia impide la candidatura de Evo Morales al Senado

El intento de Evo Morales de presentarse a senador se vio frustrado ...

La amenaza de Evo Morales tras su inhabilitación: “Si no me puedo candidatear, sepan que en Bolivia

Un día después de ser inhabilitado para competir en las elecciones, el ...

Donald Trump quiere una mayor presión sobre el régimen de Maduro y evalúa un bloqueo naval a Venezue

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está frustrado porque la ...

Exército anuncia reforço de tropas para conter aumento de homicídios no Ceará durante greve de polic

O comandante da 10ª Região Militar do Ceará, Fernando da Cunha Mattos, ...

Yo me fui PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 12 de Agosto de 2019 22:49

Por ANDRÉS REYNALDO.- 

Digámosle de una manera operativa el Síndrome de Yo Me Quedo. (Invito al culto lector a encontrar una prestigiosa denominación clásica.) Se observa, en mayor o menor medida, en funcionarios, intelectuales, bailarines y hasta reguetoneros y clérigos cubanos que descalifican toda crítica exterior amparados en un principio de localidad: ellos se quedaron y nosotros nos fuimos.

El más reciente caso es el viceministro de Cultura, Fernando Rojas. A Rojas le han caído arriba en las redes después de que se conocieran unas fotos de su hija en viaje por EEUU. ¿Alcanza para tanto el sueldo de viceministro? ¿Se costeó el viaje con dinero ganado en el spa de su esposa? Son preguntas válidas para unos dirigentes que, lejos de rendir cuentas al ciudadano, le han impuesto 60 años de miseria.

En su primera línea de defensa, Rojas acusó de estalinista a uno de los críticos. Sin duda, algo inédito en el arsenal de insultos del oficialismo. Como ya se ha comentado, esta gente terminará lanzando sobre sus detractores el nefasto calificativo de castrista. De hecho, no sabemos el impacto que semejante acusación pueda acarrearle a Rojas, considerada la admiración por Stalin en la cúpula de la dictadura.

Todos recuerdan la canción de Pablito Milanés. Estábamos en 1980, el año del éxodo del Mariel. Más de 125.000 marielitos cruzamos el Estrecho de la Florida. Millones se quedaron con la ilusión de subirse a un bote. Fidel mostraba, otra vez, su peor rostro. Golpizas en plena calle, humillaciones, detenciones, familias divididas, homosexuales desterrados a la fuerza, el desatado poder de las turbas. Pero Pablito cantaba "Yo me quedo".

Por esas fechas, Silvio Rodríguez compuso "Pequeña serenata diurna". Otro de sus hitos: letra y música de indudable lirismo al servicio de la opresión. Imagino a Pablito y Silvio saliendo de los mitines de repudio contra el cantautor Mike Pourcel y ponerse a la tarea de lavar los platos sucios del dictador. Pablito: "Ya no quiero hablarte de esas cosas,/ más dignas, más hermosas,/ con esas yo me quedo". Silvio: "Vivo en un país libre,/ cual solamente puede ser libre/ en esta tierra, en este instante/ y soy feliz porque soy gigante".

Quedarse en contra de la dictadura es heroico, si no suicida. Trágico es quedarse al margen. Pero quedarse con la dictadura exige una deliberada supresión de la conciencia. Se comprende entonces la irritación de Rojas y otros beneficiados del castrismo. Sus privilegios, su poder, son proporcionales al grado de responsabilidad en la catástrofe nacional, bien por acción, bien por omisión. Nada más irritante para una conciencia deliberadamente suprimida que exponerla ante sus consecuencias.

Esta supresión de la conciencia afecta a todos aquellos que no se rebelan abiertamente. Sea el cederista capaz de delatar a sus vecinos o el gusano que observa impávido la paliza a las Damas de Blanco. Coincido con Alfredo Triff (Hypermedia Magazine, marzo 2018) en que ese comportamiento social, esa exterioridad espontánea o fingida, bajo coacción o por consenso, es el combustible que mantiene viva a la dictadura.

Para escritores y artistas, los términos de este sórdido contrato social se hacen más evidentes. Al creador rebelde: persecución, ostracismo, cárcel, exilio. Su renuencia a suprimir su conciencia es un escándalo que exige un permanente tratamiento policial.

Al creador oficialista, ya sabemos. Se le promueve adentro y afuera. Se le convoca para apoyar fusilamientos y condenar el embargo. Se le da una jabita para paliar la escasez. Como Pablito entonces y Silvio todavía, es el fiel propagandista de la conciencia suprimida.

Una coyuntural ficción de la dictadura es el espacio concedido al creador que se autodefine como independiente, heterodoxo, apolítico. Pintores, novelistas, músicos que salen, entran y avanzan, desde una pretendida neutralidad, la versión castrista de la reconciliación nacional, los sufrimientos del pueblo debidos a la política norteamericana y una sola cultura sin reflexión sobre el pasado ni condena del presente.

Hay quien dice que a este creador se le permite jugar con la cadena pero no con el mono. Ahí discrepo: en Cuba solo se puede jugar con la cadena bajo la estricta dirección del mono. La conciencia suprimida también necesita una máscara.

Aquel que se va, aquellos que de verdad nos fuimos, rompimos ese contrato. No es que un inverso principio de localidad nos otorgue una autoridad moral. Simplemente nos permite llamar a las cosas por su nombre. Sin violentar nuestra conciencia. Sí, tiene que ser muy irritante.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Martes, 20 de Agosto de 2019 10:19
 

Comments  

 
0 #4 Carmel 2020-01-27 01:27
Appreciate the recommendation. Let me try it out.

Here is my blog: 먹튀검증: http://bruen.biz/online-sports-korean-betting-some-basic-things-to-keep-in-mind/
Quote
 
 
0 #3 Scott 2020-01-26 21:50
Wow, this post is pleasant, my younger sister is
analyzing these kinds of things, so I am going to inform her.



Also visit my website; 사설토토: https://www.totostory.com
Quote
 
 
0 #2 Dorothy 2019-12-10 09:30
I’m not that much of a online reader to be honest but your
sites really nice, keep it up! I'll go ahead and bookmark your site to come back in the
future. All the best

my web site; 메이저 토토사이트: https://mtcatcher.com
Quote
 
 
0 #1 Rafael Alvarez 2019-08-16 19:13
Diafano y vertical!
Como siempre, Andres Reynaldo nos deleita con su prosa punzante y verdaderamente revolucionaria; pues revolucion no es comunismo, como desde el inicio ellos proclamaban y los idiotas aceptaban.
Quote
 

Add comment


Security code
Refresh

La familia liberal: amigos y enemigos

Indicado en la materia

Por CARLOS ALBERTO MONTANER.- Hace pocos años sabíamos lo que debíamos hacer en América Latina para superar el subdesarrollo: imitar a Chile. Fue, por ejemplo, lo que ha hecho Perú y, en...

A todos ustedes, por el derrumbe

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  mí, ustedes ya me acabaron las ganas de comprender. Novelistas, pintores, cantantes con residencia en la Isla, perseguidos y censurados en la exacta medida que les permite apelar a ...

¿Dónde está Clandestinos?

Indicado en la materia

Desde el 30 de enero, Clandestinos no ha vuelto a usar sus redes sociales para llamar a sus seguidores a "actuar contra la dictadura cubana". Justo ese día, las cuentas de ...

Sangre sobre el yeso

Indicado en la materia

Por CAMILO LORET DE MOLA.-  ¡El que no brinque es gusano! ¡El que no manche a Martí es cómplice! Hay discursos que por opuestos terminan pareciéndose. Algunos cubanos del exilio están tan desesperados porque pase al...

“Clandestinos” vs. José Martí

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Existen un grupo de frases, supuestamente escritas por José Martí en una tal “carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado”, donde se exponen conceptos anti-norteamericanos. Esa ca...

“Clandestinos”: El “al pan, pan y al vin

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Por primera vez en 28 años de exilio, me he sentido tratado por los formadores de opinión exiliados, como me trataban los formadores de opinión castristas en ...

Cuento ruso, moraleja cubana

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  1996, se publicó en Rusia uno de los grandes libros sobre el comunismo. Juicio en Moscú, de Vladimir Bukovski, merece un sitio junto al Archipiélago Gulag, de Alexander Solzhenitzyn. Ambos lecturas ob...