Cuba, fracaso socialista: El ministro de salud cubano que prohibió a los médicos contratarse en el e

El pediatra cubano Carlos Pablo Dotres Martínez, ministro de Salud Pública en la ...

El Tribunal Electoral de Bolivia impide la candidatura de Evo Morales al Senado

El intento de Evo Morales de presentarse a senador se vio frustrado ...

La amenaza de Evo Morales tras su inhabilitación: “Si no me puedo candidatear, sepan que en Bolivia

Un día después de ser inhabilitado para competir en las elecciones, el ...

Donald Trump quiere una mayor presión sobre el régimen de Maduro y evalúa un bloqueo naval a Venezue

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está frustrado porque la ...

Exército anuncia reforço de tropas para conter aumento de homicídios no Ceará durante greve de polic

O comandante da 10ª Região Militar do Ceará, Fernando da Cunha Mattos, ...

Cuba: ¿reforma o violencia? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 12 de Agosto de 2019 22:54

Por JUAN ANTONIO BLANCO.- 

Desde que empezó el año 2019 las autoridades cubanas tuvieron que enfrentar decenas de protestas de naturaleza económica y social a lo largo de todo el territorio y en casi todas decidieron replegarse. Las zonas de mayor conflictividad nacional han sido las referidas al transporte, vivienda, insalubridad, desabastecimiento, salarios, así como las restricciones a la libertad cultural y de libre acceso a internet.

No es que esas sean áreas novedosas de queja popular.Lo nuevo es que cada vez más  ciudadanos dan muestras de no estar dispuestos a seguir aceptando promesas o negativas respecto a sus demandas. Frente a ellos, el Gobierno viene replegándose con concesiones puntuales aquí, allá y acullá.

La idea de que mientras más los presionen peor reaccionan es un mito construido en La Habana. El Gobierno cubano sabe dónde están las rayas rojas. El Maleconazo, por citar un ejemplo, los hizo reabrir las fronteras, los mercados campesinos y ceder espacio al cuentapropismo. La realidad los sacudió. Esa es su pesadilla. Por eso vociferan, amenazan, sacan nuevos decretos represivos… pero se repliegan cuando encuentran firmeza ciudadana.

Por poner un ejemplo local, pese a las amenazas de retirarles las licencias y confiscar sus vehículos, el Estado no pudo apaciguar a los transportistas privados (camioneros) que iniciaron una huelga —eso es lo que realmente fue, aunque se evite llamarle por su nombre— en Santiago de Cuba. Por el contrario, terminaron por concederles una parte importante de sus demandas respecto a los precios especiales del combustible y el del cobro de los pasajes.

El Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) lleva una meticulosa bitácora de casi dos decenas de situaciones muy diversas en que los ciudadanos han hecho retroceder al Estado frente a sus demandas después de muchos fracasos previos ante tácticas de apaciguamiento, amenazas y represiones policíacas. Habitantes de construcciones ilegales que querían evacuar y derribar, vecinos que por décadas protestaron inútilmente por zanjas y fosas contaminadas, pobladores que exigían la reconstrucción de la única parada de guaguas de su caserío, todos resolvieron sus demandas con métodos de resistencia cívica no violenta.

Los cubanos están aprendiendo que su poder está en una combinación del número de personas movilizadas de forma organizada y la información que pongan de sus problemas en las redes sociales. Las redes sociales constituyen la nueva plaza cívica virtual desde la que se denuncian los atropellos, pero en la que también se coordinan las movilizaciones que se realizan fuera del espacio virtual. A ello se suma el aprendizaje de técnicas negociadoras y la decisión de no aceptar promesas imprecisas o negativas basadas en que EEUU es lo que impide resolverles el problema.

¿Reforma o violencia?

La única salida racional que tendría el Gobierno para estabilizar la gobernabilidad nacional sería levantar el bloqueo interno que paraliza las fuerzas productivas.

Levantar el bloqueo interno supone, entre otras muchas medidas posibles, las siguientes: liquidar el sistema de acopio de productos agrícolas, entregar la tierra en propiedad a quien la trabaje; liberar los precios del sector privado; otorgar moratorias fiscales a los negocios que creen empleos, productos y servicios; abolir el monopolio de comercio interior y exterior; cancelar los aranceles aduaneros a aquellas mercancías, insumos y herramientas destinados al sector productivo nacional privado; así como permitir inversiones de capital en cualquier sector de la economía a los cubanos, sean o no residentes en la Isla. Y, sí, tendrán que abrir la sociedad cubana levantando las trabas que hasta hoy le han impuesto al desarrollo de internet y la conectividad nacional.

Las iniciativas como SNet, una red comunitaria, están amparadas en muchos países por leyes que las protegen y fomentan su desarrollo para el bienestar común. Un estudio internacional de la Universidad de Michigan determinó que SNet era la mayor red autónoma sin acceso a la web en todo el mundo. Algo para admirar e incentivar. Pero el Gobierno cubano sigue perdido en su laberinto y decidió cerrarla a golpe de decretazo.

Al parecer, las cosas tendrán que empeorar mucho más para que la elite de poder entienda que ya "los de abajo" no están dispuestos a ser gobernados como antes. Por ahora parece más inclinada a "legalizar" la represión con nuevos decretos, que a reconocer derechos y nuevas libertades.

Hay entre ellos quienes todavía creen que pueden controlarlo todo, prohibiendo y reprimiendo. Otros saben que "el horno no está para galleticas". Su problema es que en las actuales circunstancias nacionales e internacionales, la violencia que puedan desatar se sabe cómo se inicia, pero no cómo termina ni a quiénes aplastará al final.

Deberían meditar que el régimen de Venezuela ya no puede sostenerlos y que Raúl Castro se aproxima, de forma inexorable, a su hora final. Pero todavía no parecen muy reflexivos. Hasta que la realidad los sacuda de nuevo, quizás mucho peor que en agosto de 1994.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Viernes, 16 de Agosto de 2019 04:12
 

Add comment


Security code
Refresh

La familia liberal: amigos y enemigos

Indicado en la materia

Por CARLOS ALBERTO MONTANER.- Hace pocos años sabíamos lo que debíamos hacer en América Latina para superar el subdesarrollo: imitar a Chile. Fue, por ejemplo, lo que ha hecho Perú y, en...

A todos ustedes, por el derrumbe

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  mí, ustedes ya me acabaron las ganas de comprender. Novelistas, pintores, cantantes con residencia en la Isla, perseguidos y censurados en la exacta medida que les permite apelar a ...

¿Dónde está Clandestinos?

Indicado en la materia

Desde el 30 de enero, Clandestinos no ha vuelto a usar sus redes sociales para llamar a sus seguidores a "actuar contra la dictadura cubana". Justo ese día, las cuentas de ...

Sangre sobre el yeso

Indicado en la materia

Por CAMILO LORET DE MOLA.-  ¡El que no brinque es gusano! ¡El que no manche a Martí es cómplice! Hay discursos que por opuestos terminan pareciéndose. Algunos cubanos del exilio están tan desesperados porque pase al...

“Clandestinos” vs. José Martí

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Existen un grupo de frases, supuestamente escritas por José Martí en una tal “carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado”, donde se exponen conceptos anti-norteamericanos. Esa ca...

“Clandestinos”: El “al pan, pan y al vin

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Por primera vez en 28 años de exilio, me he sentido tratado por los formadores de opinión exiliados, como me trataban los formadores de opinión castristas en ...

Cuento ruso, moraleja cubana

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  1996, se publicó en Rusia uno de los grandes libros sobre el comunismo. Juicio en Moscú, de Vladimir Bukovski, merece un sitio junto al Archipiélago Gulag, de Alexander Solzhenitzyn. Ambos lecturas ob...