Exodo del Mariel: "Hace 40 años de aquella infamia" Por Carlos Alberto Montaner

Hace 40 años que ocurrió el “éxodo del Mariel”. Ciento veinticinco mil ...

En el medio de la pandemia del coronavirus, Jair Bolsonaro criticó a su ministro de Salud: “Le falta

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a criticar este jueves las ...

La Casa Blanca le aseguró a Nicolás Maduro que aún tiene tiempo para no terminar como Manuel Noriega

Estados Unidos desplegó en los últimos días un último movimiento de pinzas ...

La Casa Blanca sobre el chavismo: “Nunca se vio que un cartel narco usurpe un gobierno y eso pone en

El asesor especial del presidente estadounidense Donald Trump en cuestiones de América ...

Coronavírus: Câmara aprova PEC que cria 'orçamento de guerra' pelo Coronavirus

A Câmara dos Deputados aprovou nesta sexta-feira (3) a proposta de emenda ...

Sangre sobre el yeso PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 05 de Febrero de 2020 00:53

Fidel Castro y, de fondo, un retrato de José Martí.

Por CAMILO LORET DE MOLA.- 

¡El que no brinque es gusano! ¡El que no manche a Martí es cómplice!

Hay discursos que por opuestos terminan pareciéndose.

Algunos cubanos del exilio están tan desesperados porque pase algo en el terruño que cualquier ruido les parece una orquesta. Y cuando alguien les intenta rebatir comienzan a exigir pruebas de fe, como si disentir fuera un recurso exclusivo de enemigos, infiltrados o tontos útiles.

El cuasi fenómeno de Clandestinos es la manzana del momento, hay quienes se desesperan por seguir soplando para mantener inflado este globo y por encontrar un sentido al mal pintar o embarrar que los supuestos activistas desataron contra los bustos martianos.

Y en la pasión por descubrir enemigos pierden la perspectiva de que solo están ante un fuego fatuo, un fenómeno de temporada que nunca llegará a ser el espejo de Borges, por aquello de repetirse, aclaro, no por la cópula.

El argumento de Clandestinos no sirve ni siquiera para parodiar los himnos revolucionarios: no tienen marcha, mucho menos ideal.

Se equivoca quien cree que La Habana sobreactúa porque tiene miedo. La exagerada reacción del régimen ante cuatro botellazos de pintura es el reflejo de lo cómodo que les quedó el escenario: gracias a Clandestinos pueden desviar la atención a otra parte, en momentos en que la crisis económica y el descontento social quitan el sueño a los captores, y de paso engrasan la máquina para difamar a toda la oposición, con los manidos argumentos de mercenarios, chusma y anticubanos.

Hay quienes en su euforia llegan a clasificar a Clandestinos como el inicio del capítulo final de la pesadilla cubana. Como si se tratara del bosque de Birnam que avanza dispuesto a engullirse el castillo de los Castros. Vale recordarles que, en la memorable y corta obra de Shakespeare, el bosque andante era una ilusión óptica, solo soldados con camuflaje, no una predicción cumplida.

Esta vez no son ramas de árboles las que intentan asustar a los Macbeth del Caribe, solo sangre de puerco y no hay brujas con conjuros para que los dictadores tiemblen.

Que mejor ejemplo que el fiasco del 28 de enero pasado cuando un supuesto vocero de Clandestinos llamó en las redes sociales a protagonizar actos violentos en la Isla que incluían desde lanzar pinturas hasta tomar estaciones de radio. Una convocatoria absurda que no pasó del llamamiento apócrifo.

La algazara de Clandestinos tampoco es una legítima intención de divorciar a Martí de Fidel, o del marxismo, o de lo que fuera. Los ejecutores de la profanación no tienen otro objetivo que llamar la atención.

De paso, no existe ese maridaje entre Martí y Fidel a pesar de todos los esfuerzos del régimen. Una táctica que no es nada nueva en el prontuario cubano y que nunca le ha funcionado a quienes han pretendido adueñarse de la impronta martiana.

Martí los ha sobrevivido a todos, desde Gerardo Machado que llegó a asegurar que gobernaba en su nombre, pasando por el sueño de mármol y la carga para matar bribones de Rubén Martínez Villena, o los esfuerzos de Fulgencio Batista.

Martí sobrevivirá a este terrible periodo que nos ocupa, sobrevivirá a Clandestinos y a nosotros mismos. Seguirá impoluto, como símbolo de la cubanía, como virtud de una nación que se levantará, sin dudas, de este pantano en que la pretenden hundir.

Pero aun con este seguro desenlace hay que alzar la voz contra quien agrede la figura del Apóstol para castigar el mal desempeño del dictador.

Es como si la victoria de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial se celebrara destruyendo los discos y las partituras de Richard Wagner porque Hitler adoraba su música.

Martí no es de Fidel, nunca lo ha sido, aunque pretendan secuestrarlo con miles de marchas encendidas. Tirar sangre a sus imágenes es como darle la razón a quien no la tiene, como renunciar a lo que nos corresponde por derecho.

Eso sí, Clandestinos ha conseguido reavivar el debate. Argumentar con lógica es una practica que debemos cultivar y no dejar que se pierda en medio de la pelea a gritos e improperios que la discusión de estos temas provoca en muchos de los espacios de las redes sociales.

Aunque no comparta mucho de lo que defienden Miguel CossíoAndrés Reynaldo en los artículos publicados en este diario, le doy siempre la bienvenida a sus escritos, que nos obligan a revisarnos, a pensar antes de hablar. Porque insisto, el acto de discrepar tiene su propia chaqueta, no se viste con las ropas del enemigo.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Martes, 11 de Febrero de 2020 01:25
 

Add comment


Security code
Refresh

El coronavirus debe ir al expediente his

Indicado en la materia

  Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Con la pandemia del coronavirus ha resurgido el nombre de Napoleón Bonaparte, quien sin ser filósofo tenía una intuición excepcional para hacer pronósticos y no se equivocó cuando ...

La revolución de los parásitos

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  Parásito. Toda explicación del castrismo comienza por su condición parasitaria. En lo económico, en lo ideológico. Ningún desarrollo que no contribuya al saqueo del organismo anfitrión. Parásito de Pekín, de...

El coronavirus y la irresponsabilidad de

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Quienes en América Latina y en Cuba a estas alturas todavía creen en los cuentos de camino con los cuales Fidel Castro vendió al mundo el mito de la r...

¡Si quieren a sus viejos, no vayan a Cub

Indicado en la materia

Por MABEL CUESTA.-  El pasado lunes 9 de marzo, ya se anunciaban en España más de 1.200 casos positivos de coronavirus (Covid-19) y de ellos 30 habían fallecido. En Italia, ese mismo dí...

“Clandestinos” vs. José Martí

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Existen un grupo de frases, supuestamente escritas por José Martí en una tal “carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado”, donde se exponen conceptos anti-norteamericanos. Esa ca...

“Clandestinos”: El “al pan, pan y al vin

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Por primera vez en 28 años de exilio, me he sentido tratado por los formadores de opinión exiliados, como me trataban los formadores de opinión castristas en ...

“Clandestinos” Un análisis

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Como golpes transgresores y públicos, las acciones de Clandestinos son como bocanadas de aire puro y fresco que la sociedad cubana de dentro de la isla aporta la...