Exodo del Mariel: "Hace 40 años de aquella infamia" Por Carlos Alberto Montaner

Hace 40 años que ocurrió el “éxodo del Mariel”. Ciento veinticinco mil ...

En el medio de la pandemia del coronavirus, Jair Bolsonaro criticó a su ministro de Salud: “Le falta

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a criticar este jueves las ...

La Casa Blanca le aseguró a Nicolás Maduro que aún tiene tiempo para no terminar como Manuel Noriega

Estados Unidos desplegó en los últimos días un último movimiento de pinzas ...

La Casa Blanca sobre el chavismo: “Nunca se vio que un cartel narco usurpe un gobierno y eso pone en

El asesor especial del presidente estadounidense Donald Trump en cuestiones de América ...

Coronavírus: Câmara aprova PEC que cria 'orçamento de guerra' pelo Coronavirus

A Câmara dos Deputados aprovou nesta sexta-feira (3) a proposta de emenda ...

A todos ustedes, por el derrumbe PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 08 de Febrero de 2020 21:00

Eduardo del Llano

Por ANDRÉS REYNALDO.- 

mí, ustedes ya me acabaron las ganas de comprender. Novelistas, pintores, cantantes con residencia en la Isla, perseguidos y censurados en la exacta medida que les permite apelar a la credibilidad cuando omiten y disimulan la causa única de la persecución y la censura.

Yo entiendo que tengan miedo. Porque yo tuve miedo. Yo entiendo que no se rebelen. Porque yo no me rebelé. Yo entiendo que no quieran irse de Cuba. Porque irse duele más, mucho más, de lo que uno puede imaginar antes de irse. Yo entiendo que no entiendan lo que es vivir en libertad. Porque la experiencia de la libertad es tan profunda, caleidoscópica, regenerativa y peligrosa, como es de uniforme, castradora y conformista la experiencia de la servidumbre.

Otra cosa es quedarme como si nada cuando los veo lavándole la cara a la dictadura. Como ahora veo al cineasta Eduardo del Llano dándole agua y jabón a la condena que se ha levantado desde el exilio tras la muerte de tres niñas aplastadas por un derrumbe en La Habana Vieja. Un enjuague mezquino, que comienza por exigir a los exiliados que tengamos la misma disposición condenatoria cuando ocurre un derrumbe en Nueva York.

En esto, lo admito, me asalta la vergüenza ajena frente a la reducción infantil de una persona adulta. Como si no estuviera claro que un derrumbe en Nueva York es una infrecuente tragedia local y un derrumbe en Cuba es otro capítulo de una larga tragedia nacional. Con esa torcida lógica de un derrumbe por otro se busca mitigar el punto de escándalo que afecta a la dictadura: la indefensión del ciudadano frente al  continuado y cínico abandono de unas autoridades ilegítimas e impunes.

Todavía no se ha asentado el polvo del hipotético derrumbe neoyorquino cuando las víctimas ya están llorando su indignación en los noticieros, sus abogados ya están en el papeleo de las demandas, los dueños del inmueble ya están identificados como consumados villanos y las autoridades ya están bajo el asedio de la opinión pública. Porque aquí la irresponsabilidad paga su precio moral, político y económico. En menos de lo que canta Silvio.

Luego, viene el habitual libreto contra el exilio. Que si somos intolerantes, que si al enfrentar la dictadura nos parecemos a la dictadura, si tenemos en la cabeza un puto chicle, si para criticar a Cuba hay que vivir en Cuba. Entonces, ¿cuál sería nuestro papel? ¿Asegurar las remesas? ¿Aplaudir a los artistas que horas antes estaban montados en la Tribuna Antimperialista? ¿Dejarnos jinetear al descaro? ¿Mordernos la lengua frente al culipandeo, la ambigüedad y, en obvias circunstancias, el colaboracionismo de todos ustedes?

Pues no. Por mucho que recuerdo el miedo que tuve. Por mucho que les envidio poder caminar por las calles donde todavía camino en sueños. Por mucho que considero el trabajo que pasan para comerse algo parecido al bisté que a nosotros se nos echa a perder en el refri, sobrepasados por la oferta y distraídos en la demanda. Por mucho que lamento verlos tan huérfanos, tan triviales, tan atrapados en sus compensatorias poses, tan pacotilleros, en tan mal estado de piel, dientes y encías, tan cutres.

Porque ustedes son el patético testimonio de cómo una dictadura totalitaria degrada hasta la parodia el talento, el lenguaje, la razón de un país, dejándolo en el puro hueso de la mediocridad. En ustedes, el castrismo ha forjado una casta de pomposos energúmenos y vedetes mediáticas con una cultura de remiendos (dos retazos de Hemingway, tres de García Márquez, muchos botoncitos de idiosincrasia y ni una puntada de sustancia) para exhibirlos como el "sector independiente" que confirma, en tramitada antítesis, la narrativa oficialista.

Miami, además, debían entrar todos de puntillas y con las chancletas en la mano, no sea que estén durmiendo los señores, y no con esa aura de arrogancia que les queda muy fuera de carácter a filósofos embriagados por un cóctel de prólogos, poetas (¡coño, cómo hay poetas!) incapaces de diferenciar un soneto de una tostadora, pintores que ocultan en una estridente improvisación la falta de oficio para ser figurativos y la falta de seso para ser abstractos, actrices y actores salidos de una escuela de pedregosa dicción y ampulosa gestualidad que diluye a cualquier personaje en el molde del asere del barrio, novelistas con una prosa derivativa, espesa y municipal, sin gracia ni tensión, que juegan con la cadena el juego que le conviene al mono.

Porque Miami es la que paga la cuenta. La espléndida Cuba del otro lado del mar donde a ustedes, a todos ustedes, se les ha recibido siempre con generosidad y respeto, como si fueran lo que no son.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 16 de Febrero de 2020 01:28
 

Comments  

 
0 #1 Rafael Alvarez 2020-02-09 00:39
Y son tantos del Llano y de la Loma...
Como hay mequetrefes raquiticos de respuesta a la libertad que disfrutamos aqui y que ellos, aunque sea de paso, la conocen; porque el elixir que se respira al llegar al aeropuerto de Miami de inmediato te aleja de la fetidez comunista
Quote
 

Add comment


Security code
Refresh

El coronavirus debe ir al expediente his

Indicado en la materia

  Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Con la pandemia del coronavirus ha resurgido el nombre de Napoleón Bonaparte, quien sin ser filósofo tenía una intuición excepcional para hacer pronósticos y no se equivocó cuando ...

La revolución de los parásitos

Indicado en la materia

Por ANDRÉS REYNALDO.-  Parásito. Toda explicación del castrismo comienza por su condición parasitaria. En lo económico, en lo ideológico. Ningún desarrollo que no contribuya al saqueo del organismo anfitrión. Parásito de Pekín, de...

El coronavirus y la irresponsabilidad de

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Quienes en América Latina y en Cuba a estas alturas todavía creen en los cuentos de camino con los cuales Fidel Castro vendió al mundo el mito de la r...

¡Si quieren a sus viejos, no vayan a Cub

Indicado en la materia

Por MABEL CUESTA.-  El pasado lunes 9 de marzo, ya se anunciaban en España más de 1.200 casos positivos de coronavirus (Covid-19) y de ellos 30 habían fallecido. En Italia, ese mismo dí...

“Clandestinos” vs. José Martí

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Existen un grupo de frases, supuestamente escritas por José Martí en una tal “carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado”, donde se exponen conceptos anti-norteamericanos. Esa ca...

“Clandestinos”: El “al pan, pan y al vin

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Por primera vez en 28 años de exilio, me he sentido tratado por los formadores de opinión exiliados, como me trataban los formadores de opinión castristas en ...

“Clandestinos” Un análisis

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Como golpes transgresores y públicos, las acciones de Clandestinos son como bocanadas de aire puro y fresco que la sociedad cubana de dentro de la isla aporta la...