'¿Por qué necesitamos tener una Pequeña Habana?': La portavoz de Mike Pence desata la polémica con e

Katie Miller, la secretaria de prensa del vicepresidente de Estados Unidos, Mike ...

López Obrador visita la Casa Blanca y es recibido por Donald Trump

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ...

La Casa Blanca advirtió sobre el “plan del régimen ilegítimo” de Maduro para asegurar que las próxim

El embajador Michael G. Kozak, subsecretario interino de Estado para Asuntos del ...

El Nasdaq volvió a marcar un máximo histórico en una nueva jornada positiva para Wall Street

Wall Street cerró este miércoles en verde y uno de sus principales ...

OMS reconhece evidências sobre transmissão da covid-19 pelo ar

A Organização Mundial da Saúde (OMS) reconheceu nessa terça-feira (7) "evidências emergentes" ...

En Cuba el campo es prisionero de los militares PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 23 de Mayo de 2020 23:42

Ceremonia militar en Villa Clara.

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- 

En Cuba, en plena pandemia del Covid-19, las aglomeraciones de personas en las colas para tratar de conseguir algún alimento (no siempre se logra) son más grandes que nunca. El coronavirus llegó a la Isla en medio de la peor crisis económica desde la desaparición del mecenas soviético que mantuvo a flote el castrismo por 30 años, agravada por la negativa de Raúl Castro de liberar las fuerzas productivas y abrir el sector privado.

Cuba es probablemente el único país de Occidente cuyos ciudadanos corren todo el tiempo el riesgo de contagiarse con el Covid-19 porque están obligados a salir diariamente a la calle. Si no lo hacen, no comen.

Ello ocurre porque Cuba es el único país del hemisferio en el que el Estado siembra, cosecha y distribuye los productos del campo. Y encima obliga a los campesinos, que poseen solo el 23% de las tierras cultivables, a que le entreguen al Estado todo lo que producen, pese a que les paga a precios bajísimos, para distribuirlos estatalmente.

Vale destacar una ironía dramática: los pueblos de Cuba y Corea del Norte, las naciones más pobres del antiguo "campo socialista" (junto con Mongolia y Vietnam), eran los peor alimentados, y son precisamente los dos que han seguido sometidos al modelo estatista estalinista que les impide alimentarse bien.

¿Y por qué con tan pésimos resultados en la agricultura estatal Castro II no libera el campo como sus aliados Vietnam y China? Esos dos países asiáticos siguen sometidos a las dictaduras totalitarias de sus partidos comunistas, pero la gente no se alimenta mal porque en el campo ya no opera el Estado, sino las leyes del mercado, como en el resto del mundo normal.

En Corea del Norte, en cambio, han muerto de hambre millones de personas y hay millones de familias, incluyendo los niños, fatalmente desnutridos. En 1998 el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU reveló que el 60% de los niños norcoreanos menores de siete años estaban "atrofiados" física o mentalmente debido a la desnutrición. Según organizaciones internacionales, entre 1996 y 1999 murieron de hambre dos millones de norcoreanos. Y en 2008 un estudio conjunto del PMA y la FAO reveló que el 40% de la población norcoreana, casi 10 millones de personas, necesitaban ayuda alimentaria internacional.

¿Y cómo le ha ido a Cuba con el Estado disfrazado de campesino? De exportadora de productos agropecuarios en los años 50 cuando la agricultura era privada, al estatizarse el campo Cuba pasó a  importar el 81% de los alimentos, pues ya no se producen en la Isla.

Y un dato clave, los rendimientos estatales agrícolas de Cuba se pasean con ventaja entre los más bajos del planeta. El promedio mundial de rendimiento en la caña de azúcar en 2018 fue de 72,6 toneladas por hectárea, y en Cuba no sobrepasó las 37 toneladas.

Desde 1967, Cuba, que fue la azucarera mundial durante 160 años, registra los más bajos rendimientos de Latinoamérica y del mundo, con cifras oficiales que oscilan entre 24 y 42 toneladas de caña por hectárea. Perú, Guatemala y Colombia obtienen entre 93 y 120 toneladas; Brasil entre 80 y 90; El Salvador, 82; Honduras, 70; México 75-85 toneladas.

Capitalismo militar de Estado sin competencia privada

La razón por la que Castro II se niega a entregar las tierras al sector privado no es ideológica ni política, como él hace creer. El general sabe de sobra que, como admitió su hermano Fidel en un desliz, el modelo socialista "no funciona". Ni el dictador, ni nadie en el resto de la elite castrista creen en Marx o Lenin, ni en ninguna otra musaraña doctrinaria fidelista o guevarista de las que se enseñan en las escuelas cubanas.

Esa cúspide cubana es en verdad una cofradía mafiosa anhelante de dinero y poder. Y ahora, cuando por razones biológicas sus principales jefes históricos ya tienen que pasar el poder a sucesores, quieren que todo se afinque en un modelo neocastrista de capitalismo militar de Estado, totalmente en manos de las Fuerzas Armadas en lo político, militar, económico, mediático y cultural.

Con eso aspiran a garantizar el bienestar de sus familias y sus descendientes, los de la casta militar en general, de la alta burocracia heredera de los históricos, y de los jerarcas más conspicuos del régimen "neocastrista" deseado, de claros rasgos fascistas.

Es más, Raúl Castro está más emparentado ideológicamente con Mussolini que con Marx y Lenin. En Italia, el Duce de hecho militarizó la economía, pues estableció agencias reguladoras estatales fascistas que dictaban órdenes a todas las industrias, comercios y sindicatos del país. Y le hacía la guerra a quienes se oponían u obstaculizaban a su concepción castrense de la economía y la sociedad.

O sea, la obsesión de Castro II por someter la economía a los militares es más mussolinista que marxista-leninista. Y ese "nuevo orden" neocastrista solo se puede montar dentro de un sistema político totalitario de partido único, con un férreo control de los medios de comunicación, sin derechos y libertades civiles y feroz represión.

Además, el general hace rato viene dando pasos en sus planes de sucesión que tienen tufo fascistoide. Y se destacan la incesante escalada represiva contra opositores y cualquier expresión pública de descontento en las calles, y el "Plan contra alteraciones del orden y disturbios contrarrevolucionarios", en el que por orden del PCC, la CTC ha obligado a los simples trabajadores a firmar un documento en que se comprometen a salir a reprimir, con palos incluso, cualquier manifestación o actividad pública que a la dictadura no le guste.

Por otra parte, la nueva Constitución impide que el sector privado, incluyendo el agropecuario, le haga competencia a los militares y obstaculice la consolidación del capitalismo militar de Estado. Por ley, los cuentapropistas y los campesinos no pueden negociar con entidades extranjeras. Solo los militares pueden hacerlo.

La casta castrense no quiere saber de ninguna propiedad privada ajena a su modelo militarizado. Los militares quieren ser únicamente ellos quienes comercien con EEUU y hacerse millonarios ellos solos cuando se elimine el "bloqueo", una posibilidad que otra vez acarician con la esperanza de que Joe Biden derrote a Trump en noviembre. Claro, de no derogarse las actuales leyes estalinistas, nunca habrá inversiones estadounidenses en Cuba.

La economía colapsará si no se abre el sector privado

Así las cosas, pareciera que la agricultura en lo fundamental va a continuar en manos del Estado y ni hablar de entregar tierras a privados para que las cultiven. Sin embargo, esos planes castristas anticubanos súbitamente han chocado con la peor pandemia mundial en un siglo, que ha empeorado dramáticamente el panorama socioeconómico de Cuba.
La situación ha cambiado radicalmente. Lo que queda de la economía cubana marcha hacia el colapso si no se desmantela el estatismo estalinista a ultranza y se liberan las fuerzas productivas, prioritariamente las del campo en las actuales circunstancias,

Las finanzas del Estado cubano ya casi no existen. No hay dinero para importar en un país que lo tiene que importar casi todo porque produce muy poco. Desde Caracas a La Habana apenas llegan subsidios y petróleo gratis, el turismo se ha desplomado, las remesas y paquetes han disminuido, la explotación de médicos en ultramar ha bajado sensiblemente. Apenas puede exportar sus productos tradicionales (azúcar, níquel, tabaco, ron y biofármacos) porque los produce en poca cuantía; y no tiene acceso a créditos pues no paga lo que debe.

En fin, es más evidente que nunca la necesidad de acabar con el estatismo, sobre todo en el campo. De lo contrario puede ocurrir una catástrofe humanitaria en Cuba.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 03 de Junio de 2020 00:12
 

Add comment


Security code
Refresh

La protesta abortada

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- Iba a ser un martes como cualquier otro en medio de las restricciones impuestas en La Habana por la pandemia. Un día de largas colas para intentar comprar ...

Las campanas no doblan por los negros cu

Indicado en la materia

Por Ana León.-  Cuando se produjo la muerte de George Floyd y los medios de prensa a nivel mundial se hicieron eco del suceso, enfatizando los conflictos de la sociedad estadounidense y po...

Los comunismos

Indicado en la materia

Por REINALDO ESCOBAR.- La primera vez que busqué el significado de la palabra comunismo lo hice en un pequeño diccionario de bolsillo que tenía mi madre. Para mi sorpresa, detrás de lo...

Cuba, la dictadura jefe del castrochavis

Indicado en la materia

Por Carlos Sánchez Berzain.-  Los procesos de sedición, conspiración y violencia, que agravados o con pretexto de la pandemia del coronavirus se producen en casi todos los países de la región, ...

Cuba en compás de espera

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En Cuba hoy hay dos compases de espera. El compás de espera de Raúl y los “viejos”, esperando que Trump pierda las elecciones, y el compás de es...

El Black Lives Matter ¿contra los cubano

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Los cubanos respetamos al movimiento negro norteamericano. Pero sepan que las injusticias cometidas contra Uds., de ninguna manera pueden significar que vengan a Miami a cometer injusticias cont...

Crisis política en Brasil: ¿Hay peligro

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La respuesta a la pregunta sobre el peligro de la izquierda en las próximas elecciones queda respondida, no hay peligro. La izquierda en Brasil es fuerte, pero no...