A la desesperada: inversión extranjera en el comercio bajo el control del Estado cubano, Por ELÍAS A

No dejaron a nadie tranquilo con la comparecencia en la Mesa Redonda de Betsy ...

Volodimir Zelensky le pidió a América Latina que “no comercie con Rusia" para que entienda que por s

A cinco meses del inicio del conflicto entre Rusia y Ucrania, el ...

La insólita declaración de una teniente de Inteligencia sobre el caso de los drones en Venezuela

Yolmer José Escalona Torrealba es un joven condenado a 30 años de ...

Israel anunció que reanudará las relaciones diplomáticas con Turquía

Israel reanudará las relaciones diplomáticas con Turquía, anunció este miércoles la oficina ...

Delegação da Colômbia viaja para Cuba para iniciar reaproximação com grupo terrorista ELN

Uma delegação do governo da Colômbia, chefiada pelo chanceler Álvaro Leyva, viajou a Havana ...

¿Por qué hay tan pocas Amelias en Cuba? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 14 de Junio de 2022 22:41

Amelia Calzadilla tras salir de la sede de Gobierno de El Cerro.

Por RAFAELA CRUZ.-

Amelia Calzadilla explotó de indignación. Ocho minutos le bastaron para dejar sin otro argumento que el acrílico de sus uñas a una dictadura totalitaria como la cubana, con 62 años de experiencia en la manipulación de masas.

El castrismo se desmorona. Es tan débil el régimen que no hay que "tumbarlo", bastaría con quitarle el apoyo. Sí, por más que como hijos de esta Isla nos avergüence reconocerlo, el castrismo no se cae porque muchos lo apoyan, muchísimos.

Pero ese apoyo no es suficiente para afirmar, como algunos hacen —me incluyo con remordimiento— que "los cubanos tienen lo que se merecen", pues aparte de reconocer el obvio respaldo que aún conserva la dictadura, hay que explicar cómo lo logra para saber si este pueblo es víctima o victimario.

"La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud". Esta frase del Che, que como cartel propagandístico empapeló paredes en los años 70 y 80, se hizo realidad del modo más siniestro: la primera obra de la Revolución fue convertir en arcilla la mente de varias generaciones de jóvenes cubanos.

Monopolizando la Educación, la Revolución se apropió, de facto, de la patria potestad. Los padres no podían transmitir a sus hijos sus valores políticos, religiosos, sociales, ni siquiera los estéticos eran válidos; solo la Revolución y su maquinaria de adoctrinamiento tenían esa potestad, llegando a implementar e imponer programas de ruptura familiar como las escuelas al campo y las becas a edades muy tempranas.

El objetivo fue crear una mentalidad tribal-comunitaria que suplantara la conciencia cívica y la iniciativa individual, incapacitando a las masas para generar análisis causales autónomos y críticos de la realidad, más allá del discurso simplista de la propaganda insidiosa y omnipresente que teñía todo de blanco y negro, bueno o malo, cubanos contra yanquis y sus deleznables gusanos apátridas.

Lo que no podía lograrse entre el matutino escolar y la 4:20PM, se conseguía con el monopolio de la información, distorsiones ideacionales que sembraran valores ético-ideológicos arcaicos beneficiosos para el régimen, que aceptaran e incluso justificaran la represión, cultivaran la veneración cuasireligiosa del líder, e inventaran y alimentaran una confrontativa agenda de política exterior numantina, basada en un retorcido nacionalismo y en un supuesto rol de actor importante en la escena internacional.

Un hipertrófico sector estatal, que en Cuba lo copó todo, hizo que cualquier ascenso social y mejoría de ingresos estuvieran determinados por la afiliación a estructuras políticas, administrativas o burocráticas piramidales, verticales, donde la fidelidad era el mérito supremo. Conocimiento, habilidades e iniciativa individual tenían un solo escenario para expresarse: el Estado.

Ese asfixiante sistema de destrucción del individuo que hizo de la patria una secta, colapsó a consecuencias de su insostenibilidad material; por ello, la casta intenta ahora un nuevo contrato social donde una naciente clase media-alta, conformista y de doble moral, consiente el autoritarismo a cambio de acceso a recursos que una vez centralizó el Estado y que, por la inviabilidad económica del castrismo de Fidel, hoy se están devolviendo —en uso aunque no en propiedad— a esa clase de nuevos privilegiados, para que los gestione de manera privada pero asociada a lo estatal.

El estrato social más bajo, constituyente de la masa social caracterizada por un nivel ético, educativo y material insuficiente para el pensamiento crítico, ovaciona a Díaz-Canel cuando aterriza con sus Mercedes en barrios marginales, periferias y arrabales. Es el grupo donde más caló la primitivización del comportamiento sociopolítico, la reducción de la conciencia crítica y la atrofia de la capacidad de posicionamiento individual. Por ello, se conforman con niveles míseros de seguridad y estabilidad a cambio de pasividad cívica y política. Panem et circenses.

La diferencia entre la clase baja y la media-alta es que, mientras esta última se apresta consciente a parasitar la Isla al ritmo que marque la casta gobernante, sacando pragmáticamente lo mejor de una situación que les supera, la clase baja está convencida, después de años de adoctrinamiento, de que está sentenciada a castrismo perpetuo, pues el costo de quitárselo de encima es impagable, más cuando, a 90 millas, está la opción de convertirse en mejor alimentada y vestida clase baja, con cadenas de oro y "especulación" en Cuba incluida.

Las mayores cicatrices de la Revolución no están en la geografía visible de la nación, ciudades arruinadas y campos desertizados que revelan seis décadas de involución; la verdadera putrefacción del totalitarismo está en la actitud soez, ordinaria, incívica, egoísta, antisocial, inmoral, hipócrita y agresiva del cubano común, cuyo vinculo más estable con sus semejantes es el maltrato y la suspicacia.

En conclusión, el pueblo cubano no tiene lo que se merece, es víctima, a veces consciente, a veces cobarde e incluso a veces masoquista, en una situación imposible de donde no ve salida y necesita para escapar, o mucha ayuda externa, o llegar a un grado casi suicida de desespero.

Amelia tuvo que llegar al desespero para explotar y protestar y, exceptuando a unos pocos valientes que se le han sumado y a otros muchos que ya están en mazmorras políticas, los cubanos seguimos en silencio. Eso es vergonzosamente cierto, pero los apagones, las tiendas en MLC y los tuits de la no-primera dama están metiéndole presión a la indignación popular. El 11J se acerca.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Lunes, 04 de Julio de 2022 20:57
 

Add comment


Security code
Refresh

La "incomprensión" del pueblo cubano

Indicado en la materia

Por REINALDO ESCOBAR.- Todavía Fidel Castro no había asaltado el cuartel Moncada en Santiago de Cuba cuando en la Alemania comunista, el 17 de junio de 1953, el pueblo se lanzó a ...

Fatalismo nacional cubano

Indicado en la materia

Por RAFAELA CRUZ.- Cuando la miseria es homogénea y crónica, es posible llegar a asumir, interiorizar, aceptar la vileza como natural. La corrosión ambiental termina por carcomer el espíritu, ese que Sa...

El ocaso del castrismo: La Cuba de hoy e

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Cuba desarrolló históricamente una fuerte industria y agricultura azucarera, que le valió ser la principal fuente exportadora del dulce en una buena parte del Siglo XX, hasta ...

En Cuba no hay caña de azúcar ni para ha

Indicado en la materia

Por JUAN DIEGO RODRÍGUEZ.- La debacle del sector azucarero, que registró zafras catastróficas estos dos últimos años, está afectando a toda una tradición cultural en Cuba: las guaraperas. En lugar de guarapo, este vi...

Cuba: Dos importantes sectores destruido

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  El dinero de la compra de nuevas centrales eléctricas se desperdició en docenas de pequeñas planas movidas a diésel, hoy inservibles, junto con el dinero para la re...

La guerra de Putin contra Ucrania y el p

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Se dice que Rusia extenderá esta guerra hasta derrotar a Ucrania. Nada de esto será así. Después de la disposición norteamericana de entrar con 33 mil millones de...

Putin: ¿Nacionalista o Imperialista?

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Si la península de la Crimea era rusa y no ucraniana ¿por qué la propia Rusia la hizo formar parte de Ucrania cuando todas las repúblicas se se...