'¿Por qué necesitamos tener una Pequeña Habana?': La portavoz de Mike Pence desata la polémica con e

Katie Miller, la secretaria de prensa del vicepresidente de Estados Unidos, Mike ...

López Obrador visita la Casa Blanca y es recibido por Donald Trump

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ...

La Casa Blanca advirtió sobre el “plan del régimen ilegítimo” de Maduro para asegurar que las próxim

El embajador Michael G. Kozak, subsecretario interino de Estado para Asuntos del ...

El Nasdaq volvió a marcar un máximo histórico en una nueva jornada positiva para Wall Street

Wall Street cerró este miércoles en verde y uno de sus principales ...

OMS reconhece evidências sobre transmissão da covid-19 pelo ar

A Organização Mundial da Saúde (OMS) reconheceu nessa terça-feira (7) "evidências emergentes" ...

Artigos: Cuba
La protesta abortada PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 01 de Julio de 2020 21:11

Por YOANI SÁNCHEZ.- 
Iba a ser un martes como cualquier otro en medio de las restricciones impuestas en La Habana por la pandemia. Un día de largas colas para intentar comprar comida, de caminar enormes distancias a falta de transporte público y de llamar a los amigos para saber si están bien de salud y si el coronavirus no había tocado a sus puertas. Pero la represión oficial para evitar una protesta pacífica hizo que la última jornada de junio rompiera el molde de cualquier rutina.

Operativo policial a la puerta de la vivienda de Mónica Baró. (M.B. /Facebook)

Para las 11 de la mañana, en una esquina que es la aurícula izquierda del corazón de la capital cubana, se habían dado cita activistas de varias tendencias. Pretendían elevar su voz por numerosas causas, pero especialmente por la muerte –la pasada semana– de un joven negro a manos de la policía. Un disparo en la espalda acabó con la vida de Hansel Ernesto Hernández Galiano y a la indignación por este homicidio se sumó la irritación porque la prensa oficial apenas reseñó la noticia y las autoridades justificaron lo sucedido como un acto en defensa propia del agente, describiendo a Hernández como un delincuente agresivo.

Última actualización el Martes, 07 de Julio de 2020 00:32
 
Las campanas no doblan por los negros cubanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 01 de Julio de 2020 00:25

Hansel Ernesto Hernández Galeano asesinato violencia policial policía racismo negro negros cubano cubanos cuba george floyd

Por Ana León.- 

Cuando se produjo la muerte de George Floyd y los medios de prensa a nivel mundial se hicieron eco del suceso, enfatizando los conflictos de la sociedad estadounidense y poniendo en tela de juicio la libertad de acción que allí se permite a los policías para responder ante sus propios ciudadanos, muchos cubanos se pronunciaron acerca del violento episodio. Lo discutieron ampliamente en las interminables colas; los intelectuales publicaron decenas de artículos; los artistas hicieron nuevas obras y el que ni fu ni fa por lo menos se enteró del suceso, y de que la opinión pública tenía en ascuas a la Casa Blanca con el tema del racismo y el abuso policial.

El pasado 24 de junio el joven Hansel Ernesto Hernández Galiano fue asesinado de un disparo por un policía en el municipio Guanabacoa. Hasta el momento no se ha producido ningún reclamo de justicia fuera del círculo familiar del occiso y algunas voces críticas hacia el régimen, que han cuestionado enérgicamente las nebulosas versiones sobre los hechos que condujeron a la muerte del muchacho.

De golpe han enmudecido casi todos los que realizaron el performance de un minuto sin aire por George Floyd, para experimentar en carne propia algo remotamente parecido a su agonía. La crema y nata de la intelectualidad cubana ha seguido en lo suyo sin inmutarse, pues qué podría significar la vida de otro joven negro asesinado para quienes estuvieron de acuerdo con el fusilamiento de los tres secuestradores —también negros— de la lanchita de Regla, en el año 2003.

Varias personas, al ver la foto de Hansel Ernesto, han dicho exactamente lo mismo: “se ve que era metralla”. Y con eso basta para condenarlo. Es una aseveración que trasciende la problemática racial para revelar que en Cuba existe una peligrosa conformidad hacia la aplicación sumaria de la ley, alterando el debido proceso, y un miedo castrante que conduce a la anulación de la propia conciencia para no somatizar la tragedia nacional.

No faltan quienes alegan que el joven, por su condición de exconvicto y presumible tendencia a la violencia, merecía el disparo. Paradójicamente, el extenso récord criminal de George Floyd nunca fue objeción por parte de quienes defendieron su derecho a la vida desde Cuba, y que hoy se muestran indiferentes ante la muerte de Hansel Ernesto, argumentando que era un delincuente y que quienes lo defienden “son gusanos o delincuentes igual que él”.

policía violencia abuso asesinato cuba negro racismo floyd Hansel ErnestoPost publicado en el diario Tribuna de La Habana (foto del autor)

La televisión cubana que usó la muerte de Floyd todos los días en cada noticiero para hacer campaña contra el sistema estadounidense, no ha dedicado ni un breve apartado a la muerte de Hansel Ernesto o al juicio de los policías que violaron a dos menores en Marianao. Los detalles de ambos casos se han dado a conocer a través de la prensa independiente y las redes sociales, solo para hacernos sentir aún más indignados con la incongruencia de que la misma policía que en 2017 se quedó de brazos cruzados mientras un hombre mataba a cuchilladas a su mujer —teniendo al agresor a tiro—, hoy asesine a un joven a sangre fría, supuestamente por haber robado una lámpara.

Mientras los opositores políticos son condenados en juicios sumarios a penas desproporcionadas, los dos policías que abusaron de su autoridad y asaltaron sexualmente a dos adolescentes, merecieron condenas de 6 y 8 años que probablemente no cumplirán en su totalidad; y solo después de un juicio tenso y parcializado en favor de los victimarios.

Las campanas no doblan por los negros cubanos. Negras las niñas que murieron bajo escombros en enero pasado. Negro el opositor Silverio Portal que languidece en prisión con peligro para su vida. Negros Luis Manuel Otero y Maikel Osogbo, que hace dos semanas fueron golpeados por varios policías durante un arresto porque el segundo se había bajado el nasobuco para comer un pedazo de pan. Negras las menores violadas en Marianao. Negro Hansel Ernesto, cuyo cadáver aún estaba fresco cuando una ciberclaria divulgó las presuntas actividades criminales del joven, en un gesto vil para justificar su asesinato a manos de un agente del orden público, en circunstancias no esclarecidas.

En Cuba hay discriminación de todo tipo, abuso policial, violencia de género y un largo etcétera que nos equipara al resto del mundo. Lo que no tiene Cuba es una sociedad civil que alce su voz sin miedo para condenar la injusticia y exigir transparencia a un régimen que en lugar de visibilizar a través de los medios de comunicación los problemas que afectan a sus ciudadanos, dedica espacio a la futura paternidad de Elián González, esa criatura que tanto costó y le sigue costando a Liborio.

Este presente ominoso que se dispone a empeorar, es consecuencia directa de nuestra falta de previsión durante las consultas populares previas al referendo constitucional. Discutiendo el ser o no ser del matrimonio igualitario, fueron relegadas cuestiones medulares para la sociedad en general y la trampa se cerró con todos nosotros dentro. El poder absoluto de decisión, gestión y ejecución permaneció en manos de un régimen aupado sobre la violación sistemática de los derechos de sus ciudadanos. Éstas son las consecuencias.

CUBANET

Última actualización el Domingo, 05 de Julio de 2020 20:37
 
Los comunismos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 28 de Junio de 2020 19:37

El comunismo vive en la negación y el olvido de sus crímenes y ...

Por REINALDO ESCOBAR.-

La primera vez que busqué el significado de la palabra comunismo lo hice en un pequeño diccionario de bolsillo que tenía mi madre. Para mi sorpresa, detrás de los dos puntos había una sola palabra: hambre. Eso ocurrió a mediados de 1959, cuando todavía no circulaban en Cuba los manuales de marxismo-leninismo producidos en la Unión Soviética.

Una década más tarde participé con entusiasmo en las discusiones universitarias donde se debatía si el comunismo triunfaría primero en Francia, Alemania, Inglaterra o Estados Unidos. Éramos jóvenes e ingenuos y deseábamos lo mejor para la humanidad, incluyendo la paz mundial, el amor libre y ese chorro lleno de bienes materiales que permitiría a cada cual recibir según sus necesidades.

Quizás por los efectos retardados de aquellas intoxicaciones intelectuales, cada vez que escucho o leo a alguien comentar sobre los problemas del comunismo en Cuba, tengo el impulso de argumentar que este país está muy lejos de instaurar el sistema social que lleva por nombre comunismo, pero hacer semejante aclaración suele confundirse con la defensa del sistema. Es como si se dijera "¡Ya quisiera Cuba vivir en el comunismo!".

Se precisaba transitar por la cara fea, en la que se resolvería aquella supuesta contradicción confiscando las propiedades para presuntamente socializarlas

En El capital Carlos Marx advertía que el comunismo sería "una forma superior de la sociedad cuyo principio fundamental es el desarrollo pleno y libre de todos los individuos", donde el trabajo se convertiría en la primera necesidad vital de los ciudadanos. Detrás de esa aseveración propagandística se supone que había una base científica respaldada por el descubrimiento de "la contradicción entre el carácter social de la producción y la propiedad privada sobre los medios de producción".

Si bien la meta final era la cara bonita del comunismo, maquillada y expuesta bajo luces en  el anuncio de que "la tierra será el paraíso de toda la humanidad", como proclama la versión hispana de La Internacional, se precisaba transitar por la cara fea, en la que se resolvería aquella supuesta contradicción confiscando las propiedades para presuntamente socializarlas.

En las décadas que este experimento social se ha llevado a cabo en diferentes países, se demostró que para imponer el sistema resulta imprescindible despojar a los ciudadanos de sus libertades, porque de nada sirve incautar propiedades si no se arranca de raíz el deseo de llegar a ser propietario en quienes nunca lo fueron, y para eso se tiene que suprimir el derecho a organizar otros partidos para que nunca lleguen al poder, o al Parlamento, los que pretendan restaurar el derecho a la propiedad.

Las deformidades más grotescas de este otro rostro del comunismo se muestran en los aparatos represivos, sin los cuales no es posible despojar libertades ni suprimir derechos.

 

La ineficiencia del sistema es, en consecuencia, el resultado de una secreta venganza personal del carácter individualista de los seres humanos

La contradicción que no alcanzaron a ver ni Marx ni los marxistas es la que aparece entre la naturaleza humana tendiente a la individualización y la ficción de socializar la propiedad de los bienes de producción. La ineficiencia del sistema es, en consecuencia, el resultado de una secreta venganza personal del carácter individualista de los seres humanos.

La aparición de una casta burocrática pretendiendo desde el Estado representar el rol de propietario que supuestamente le corresponde a la sociedad no solo genera la consabida corrupción y el inevitable nepotismo, sino junto a esta casta, o mejor, bajo ella, se forja una masa de trabajadores desinteresados en producir, más enajenados aún que en el capitalismo.

La casta que manda procura rodearse de privilegios: consigue becas para sus hijos en las mejores universidades del mundo, recibe tratamiento médico en hospitales privados de países capitalistas, organiza viajes al extranjero y gasta sus desorbitantes viáticos adquiriendo las últimas ofertas de la satanizada sociedad de consumo.

La masa de trabajadores, no exenta de ambiciones pero desprovista de oportunidades, simula sumisión para no llamar la atención, mientras usa en beneficio propio el tiempo, los materiales y los recursos que el Estado pone en sus manos para el cumplimiento de los planes y lo hace como único recurso para intentar equilibrar el abismo entre su salario y el costo de la vida.

Entre los que mandan y los que simulan obedecer, se mueven los despiadados represores, los inescrupulosos inspectores que vampirizan a los emprendedores, los administradores que no se arriesgan a cargar con lo robado pero miran a otro lado a cambio de su tajada y una caterva de oportunistas en los "niveles intermedios", siempre listos a delatar y en cuanto le den un chance a escapar.

Si lo que ha venido ocurriendo en Cuba en las últimas seis décadas cabe en esta somera descripción del rostro feo del comunismo, entonces no es necesario aclarar que el país aún no ha alcanzado ese escalón superior de la sociedad que prometieron los demagogos y que añoraron los ilusos. Sí. Esto es el comunismo.

14 Y MEDIO

Última actualización el Domingo, 05 de Julio de 2020 01:28
 
Cuba, la dictadura jefe del castrochavismo, repite por seis décadas su agenda de crimen organizado PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 28 de Junio de 2020 19:48

Por Carlos Sánchez Berzain.- 

Los procesos de sedición, conspiración y violencia, que agravados o con pretexto de la pandemia del coronavirus se producen en casi todos los países de la región, marcan uno de los puntos mas altos de la agresión del grupo de dictaduras de delincuencia organizada contra las democracias.

Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel

Son las dos Américas, la dictatorial contra la democrática. No se trata de nada nuevo, lo que cambia es el pretexto para la convulsión, pero es un escenario que lamentablemente se repite desde hace seis décadas bajo el mando de la dictadura de Cuba que ahora es jefe del castrochavismo.

Última actualización el Sábado, 04 de Julio de 2020 00:50
 
Cuba en compás de espera PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 23 de Junio de 2020 03:52

Concepto De Las Generaciones De Viejos Y Jovenes Hombres Imagen de ...

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

En Cuba hoy hay dos compases de espera. El compás de espera de Raúl y los “viejos”, esperando que Trump pierda las elecciones, y el compás de espera del pueblo cubano y los dirigentes nuevos, esperando la muerte de Raúl. Si Trump pierde las elecciones, el continuismo triunfará y habrá inmovilismo. Si fallece Raúl Castro, se destraba el nudo más importante para la economía de mercado.

Cuba en compás de espera

Jorge Hernández Fonseca

21 de Junio de 2020

La Cuba post Coronavirus se enfrentará a los cambios provenientes del cambio generacional en la dirección de la dictadura comunista. En la Cuba castrista, el primer cambio importante en la cúpula gobernante no fue generacional. Fidel Castro se enfermó sin condiciones de gobernar y su hermano Raúl Castro lo sustituyó de forma provisional, lo que permitió una transición muy suave del mando de Fidel hacia Raúl, proceso que duró años sin mayores contratiempos, aunque se notó en el país un cambio de métodos y de medidas específicas de gobierno.

En la Unión Soviética por ejemplo, el cambio de Stalin a Lenin trajo una fuerte lucha por el poder en la cúpula, que se dirimió con Stalin gobernando y Trotski en el exilio. A la muerte de Stalin, Kruchev mando a fusilar al jefe de la policía política y mano derecha de Stalin, Beria. Al tiempo, tiraron la momia de Stalin del mausoleo. Al salir Kruchev, fue denostado y condenado al anonimato y así sucesivamente hasta que Gorbachov hizo la ruptura definitiva con el marxismo.

En Cuba las cosas van por similar camino, y es de esperar cambios importantes a la muerte de Raúl, y con él, la desaparición de los “viejos” compañeros de los hermanos Castro. Esta ruptura se haría por partes, teniendo la economía con primer campo de cambios, básicamente hacia el esquema chino, porque la situación económica es muy grave. Por ello, en Cuba hoy hay dos compases de espera. El compás de espera de Raúl y los “viejos”, esperando que Trump pierda las elecciones, y el compás de espera del pueblo cubano y los dirigentes nuevos, esperando la muerte de Raúl. Si Trump pierde las elecciones, el continuismo triunfará y habrá inmovilismo. Si fallece Raúl Castro, se destraba el nudo más importante para la economía de mercado.

Mi deseo personal --y es el deseo de la abrumadora mayoría de los cubanos de dentro y fuera de la isla-- es la derrota total de la dictadura política, derramando libertades, no sólo en la economía. Sin embargo hay factores que como analista debo exponer y es que la situación específica cubana tiende, según se analiza, a una liberación por partes, yendo primero a liberarse la economía y posteriormente, poco a poco, ganar las libertades políticas y sociales.

La misión de la Unión Europea que negoció en Cuba la liberación de José Daniel Ferrer, dijo públicamente que había negociado “con una parte del gobierno” dejando entrever la división entre los “viejos” y los “nuevos”. Esa división no es solamente por edades, sino sobre todo, por la voluntad de aplicar la economía de mercado para paliar la deplorable situación económica que tiene la isla, agravada por la epidemia de Coronavirus y el inmovilismo estatal de los viejos.

Como se sabe, ha habido conversaciones entre EUA y la dictadura raulista, sobre todo en el tema Venezuela, donde EUA insiste en tirar el “factor cubano” de esa ecuación, porque sabe que toda la estrategia de permanencia de Maduro en el poder, cuenta con “materia gris” de los laboratorios políticos cubanos, además de tener el control del aparato de contrainteligencia, que ha mantenido al madurismo gobernando estos últimos anos, después de la muerte de Chávez.

En estas conversaciones, muy probablemente EUA le ha hecho saber a los “nuevos” gobernantes cubanos, de las ventajas económicas de una salida de Venezuela yendo a la economía de mercado, similar a lo hecho en China primero y Viet Nam después. Las dudas --y de ahí el compás de espera-- se resolverán con el resultado electoral de Noviembre en EUA.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Miércoles, 01 de Julio de 2020 01:02
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 374