Un "logro" mas del castrismo: el derrumbe de edificios y del "espíritu revolucionario" ya inexistent

Los carroñeros de La Habana están de plácemes. Una masa de escombros, ladrillos, ...

Los narcos desafían al estado en Brasil: buscan apoderarse de territorios para traficar drogas

(Desde San Pablo, Brasil) - Brasil tiene que hacer frente a nuevas rutas ...

Persecución en Venezuela: el régimen detuvo a 31 civiles y militares por supuestos complots contra e

La Fiscalía General de Venezuela anunció el lunes la detención de 31 ...

La Marina de Estados Unidos aseguró que Irán está “directamente involucrado” en los bombardeos de lo

Irán está “muy directamente involucrado” en los ataques a barcos que los ...

Dólar sobe a R$ 4,988 após Lula anunciar plano para indústria; Bolsa cai

O dólar subiu 1,24% e fechou o dia vendido a R$ 4,988. É ...

Artigos: Cuba
Más agua para la sopa que le sirven a los cubanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 08 de Enero de 2024 20:15

Sede del Partido Comunista en La Habana Vieja.

Por RAFAELA CRUZ.- 

Es ofensivo que el grupito que vía inflación están destrozando el poder adquisitivo de los cubanos lleve años asegurando no poder mejorar salarios y pensiones porque eso sería inflacionario. Y sin embargo, sin que les tiemble la mano, son capaces de aumentar el déficit fiscal de 2023 un 44% por encima de lo planificado, con tal de mantener el máximo control estatal sobre los recursos de la nación.

Ha dicho el ministro de Economía, Alejandro Gil, que "incrementar salarios llevaría a más inflación" y "sería una medida populista", como si la inflación fuese "populista" solo cuando sirve al pueblo, pero buena y socialista cuando sirve al Estado, es decir, a ellos.

Mientras, Díaz-Canel asegura —como si de economía algo entendiese— que "hay quienes piden que se suban los salarios, pero hacerlo sin incrementar la oferta es contraproducente porque destruiría en poco tiempo la nueva capacidad de compra…" y termina la frase acomodándose satisfecho en el mismo butacón desde donde ha visto cómo, durante su periodo como mayoral, la Isla ha perdido más del 80% del poder adquisitivo y cerca de un millón de habitantes.

Sin embargo, mienten, mienten como a nadie le sorprende que mientan, pues es falso que aumentar salarios y pensiones sea necesariamente inflacionario. No lo es si ese aumento se equilibra reduciendo otros expendios estatales, o provocando un aumento igual o mayor del producto del país.

Y es que la relación entre salarios e inflación no es directa, sino mediada por el equilibrio de las cuentas estatales y la productividad. Lo que pasa es que bajo el socialismo las cuentas del Estado no suelen cuadrar y la productividad decrece porque el sistema no funciona, al menos no para el pueblo, porque para que Sandro Castro se compre otro Mercedes y Mariela se mude a una nueva mansión donde recibir a Lis Cuesta con su cartera de 6.000 dólares, sí que el socialismo es una maravilla.

Lo extraño es que, aunque Díaz-Canel volvió a mostrarse contrario a subir salarios y pensiones apenas en octubre, en un giro inesperado de los acontecimientos este diciembre ha anunciado un incremento salarial para los sectores de la Salud y la Educación valorado en 25.000 millones de pesos. ¿Será que cambió algo para bien en la economía? ¿Será que las cuentas del Estado están saneándose? ¿Será que la inflación está controlada?

Todo lo contrario, y no, no es exageración, es realmente todo lo contrario. Decidieron subir algunos salarios —¡pensionistas y jubilados que sigan muriéndose de hambre!— cuando la inflación está a punto de dar un salto y las cuentas públicas alcanzan su nivel más crítico.

El ajuste que tuvieron que reconocer en diciembre pasado significó inyectar 30.000 millones por encima de los miles de millones de pesos inorgánicos que ya habían planificado introducir durante 2023. Y bueno, podría pensarse, quizás eso les haya hecho más responsables para 2024… pues no.

Para 2024 decidieron ponerse generosos —con el dinero ajeno claro, son socialistas— y aumentaron gastos en asuntos tan "urgentes" como el Ministerio de Cultura y el INDER, con lo que sí, exacto, pagarán más salarios sin equilibrar otros gastos aumentando el déficit fiscal hasta un inaudito 18%, el mayor del mundo después de Ucrania.

Si el déficit fiscal de 2023 fue desastroso, el de 2024 es el manotazo de un ahogado que en su desesperación está listo para llevarse al fondo a cualquiera que pueda agarrar. Del castrismo hay que huir… o terminar de ahogarlo antes de que nos asfixie a todos.


Para rematar, y como si de una broma cruel se tratara, en la misma sesión de la Asamblea Nacional donde anunciaron el aumento salarial para Salud y Educación, anunciaron también que iban a subir los precios de un grupo de bienes que por su naturaleza ya están impulsando al alza el nivel general de precios de la economía.

Para simplificar lo sucedido pongámoslo así: subieron algunos salarios provocando un déficit estatal récord —exceptuando el año del Covid— a la misma vez que por decreto aumentaron los precios, no de algunos, sino de todos los bienes y servicios. ¡Son unos genios!

Con el descaro y la malicia que engalana a todo cuadro destacado del Partido Comunista, engañaron a quienes dijeron que le subirían los salarios, mientras hacen que el resto de explotados trabajadores y todos los miserables pensionados paguen de su bolsillo esa mentira del Gobierno. Le van a echar agua a la sopa, para dar menos sopa y cobrarla más caro.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Lunes, 22 de Enero de 2024 21:10
 
Harvard, anti-semitismo y anti-norte americanismo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 04 de Enero de 2024 19:31

Por Jorge Hernández Fonseca, Dr. Eng.- 

El razonamiento hecho en este artículo no pretende eliminar el papel del anti-semitismo latente en muchos sectores de Occidente --y dentro de EUA específicamente-- pero el sentimiento anti-norteamericano creo que induce mucho más a apoyar a Hamas, al ver que Norteamérica entra en esta guerra en apoyo a un país supuestamente “dominado y dentro del Imperio”. Ese razonamiento, nos lleva a explicar cómo la presidenta de la prestigiosa universidad de Harvard, en su comparecencia entre el Congreso de EUA, evitó pronunciarse contra el salvaje ataque de Hamas a Israel. Ella probablemente esta imbuida de la ideología de la Escuela de Frankfort, que no es anti-semita, pero si es anti-norteamericana y de ahí su apoyo velado a Hamas.


Harvard, anti-semitismo y anti-norte americanismo

Jorge Hernández Fonseca, Dr. Eng.

4 de Enero de 2024


La guerra que los terroristas de Hamas desataron contra Israel –provocando una respuesta arrasadora del estado israelita-- ha puesto en escena un viejo mal del Mundo Occidental, se dice que el “anti-semitismo”. No obstante tal constatación, ha habido reacciones que difícilmente pueden considerarse como motivada por el odio a los judíos, como la posición oficial del mayor organismo mundial, la ONU. Lo anterior, me obliga a profundizar en este hecho inédito y actual.


Sabido es que existe una campaña internacional, el “marxismo cultural”, fomentada a partir de los postulados marxista del italiano Antonio Gramsci, respecto a la conveniencia de la izquierda marxista atacar la cultura occidental para derrotar el capitalismo, más que atacar militarmente a Occidente. Esta filosofía fue continuada y perfeccionada con ejemplos y postulados claves por los profesores alemanes de la llamada “Escuela de Frankfurt”, que llenaron el mundo académico mundial con su “Filosofía Critíca”, que atacaba las bases de la cultura occidental y que implicaba una crítica directa al capitalismo e indirecta a su principal sostenedor y practicante, los Estados Unidos de América, reforzando así el anti-norte americanismo.


Dentro de EUA la mayoría (por no decir la totalidad) de la filosofía general, así como de la militancia política de las universidades norteamericanas, esta permeada por esta forma de pensar, basada en el marxismo cultural, incluso por aquellos profesores que en algunos casos condenan las dictaduras marxistas, pero abrazan el marxismo cultural, que de alguna manera implica en el anti-norte americanismo, aun siendo norteamericanos. Esto explica la causa de la promoción de la “academia” de EUA en general --y de ciertos políticos liberales-- para establecer relaciones con la Cuba dictatorial, discriminatoria y represiva de los hermanos Castro.


Como que Israel es un aliado demostradamente fiel de EUA, es lógico que este apoye al estado judío en la guerra que Hamas le ha declarado, por eso hay críticos dentro de EUA, que quisieran que este apoyo no existiera y por lo cual, el anti-norte americanismo latente hace que las simpatías sean, de forma increíble, hacia los terroristas de Hamas y contra Israel, por carácter transitivo de que EUA lo apoya. Así, el marxismo cultural amplifica los puntos de vista de que EUA es “imperialista” y apoya a Israel como parte del “imperio”, criterio basado en las teorías del marxismo cultural descritas antes y que han calado hondo en universidades de EUA.


El razonamiento anterior no pretende eliminar el papel del anti-semitismo latente en muchos sectores de Occidente --y dentro de EUA específicamente-- pero el sentimiento anti-norteamericano creo que induce mucho más a apoyar a Hamas, al ver que Norteamérica entra en esta guerra en apoyo a un país supuestamente “dominado y dentro del Imperio”. Ese razonamiento, nos lleva a explicar cómo la presidenta de la prestigiosa universidad de Harvard, en su comparecencia entre el Congreso de EUA, evitó pronunciarse contra el salvaje ataque de Hamas a Israel. Ella probablemente esta imbuida de la ideología de la Escuela de Frankfort, que no es anti-semita, pero si es anti-norteamericana y de ahí su apoyo velado a Hamas.


Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Lunes, 15 de Enero de 2024 20:26
 
El 'paquetazo' económico, una decisión incongruente que no hará bajar los precios en Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 30 de Diciembre de 2023 17:08

Una MIPYME en La Habana.

Por YOAN MIGUEL GONZÁLEZ PIEDRA.-

El paquete de medidas económicas anunciadas por el Gobierno durante la Asamblea Nacional del Poder Popular está causando polémica no solo entre la agobiada población de la Isla, sino incluso entre los "amigos" afines de la izquierda en el extranjero, por considerarse "de choque" social y neoliberal.

Es un plan absurdo e incongruente, en medio de un modelo económico torcido y disfuncional. Se puede afirmar categóricamente que "el paquetazo" está encaminado a elevar los costos de la producción y de los servicios en el sector privado. Sin embargo, paralelamente el Gobierno se dice comprometido con bajar los precios.

¿Acaso es posible que bajen los precios con las medidas anunciadas?

Cabe señalar, primero, que la rebaja en un 50% de los aranceles a la importación de materias primas, o cualquier importación necesaria para la producción de bienes dentro del país, tendría un efecto positivo potencialmente antiinflacionario, pero ello sería a mediano o largo plazo, si llegase a funcionar el incentivo, pues depende de muchos otros factores para que pueda concretarse.

Mientras que, en contraposición, la subida de aranceles a la importación de productos elaborados, con la intención de estimular la producción interna, provocará una mucho más rápida subida de los precios al encarecerse su entrada al país; o generará un déficit de ofertas, porque el mercado interno con ofertas nacionales es muy inestable y más caro, aunque parezca ilógico.

La subida de las tarifas del gas, la electricidad y el agua repercutirá directamente en el incremento de los costos de los bienes y servicios que presta el sector privado. Al igual que el multiplicar al menos cinco veces el precio de los combustibles. Si finalmente toman como referencia el segundo precio oficial del dólar supuestamente "de equilibrio", de 120 peros, los costos de transportación se incrementan, y de igual forma tendrán un reflejo en precios mayoristas y minoristas mucho más elevados.

Perfeccionar la recaudación fiscal, haciendo énfasis en combatir la subdeclaración de ingresos en el sector privado, tendría igualmente implicaciones en los precios, elevándolos. Con una clientela constituida en un 80% por hogares que dependen de los bajos salarios y pensiones estatales, calculados con un dólar de referencia a 24 pesos, imponer al consumidor un IVA o impuesto a la venta del 10% es abusivo y prohibitivo. Y en este escenario la subdeclaración ha sido la válvula de escape, a riesgo de los actores económicos.

Para que el sector privado (TCP y MIPYMES) pueda ofrecer precios más asequibles a la población, aun siendo elevados, necesita subdeclarar obligatoriamente. Los funcionarios de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) son conscientes de ello en su día a día y hacen de la vista gorda en aras de que no se paralicen los negocios y funcionen, interviniendo con medidas de fiscalización solo cuando hay violaciones groseras.

Pero si se crea un mecanismo de control fiscal que obligue a declararlo todo, las consecuencias no recaerán sobre el sector privado sino sobre el pueblo, hacia el que realmente va dirigido el impuesto. Obviamente, el Gobierno arrastra un déficit fiscal que busca paliar con mayor eficacia recaudatoria, pero en el contexto económico actual de deterioro del valor real de los salarios, el impuesto a la venta es contraproducente.

Por último, la Asamblea Nacional se ha convertido en otro factor de desequilibrio de la economía cubana, al generar incertidumbres y temores en el sector privado y principalmente en las fuentes de su financiamiento en la emigración.

Aunque lo privado, o "no estatal", como se prefiere llamar oficialmente, no represente todavía un segmento mayoritario en la economía cubana, es un hecho que ya tiene un impacto significativo de manera global, en el orden del 15%. Y, específicamente con respecto a los bienes de consumo, donde se incluye del 70-80% de la alimentación del pueblo, es ya protagónico con un decisivo 40%. Cualquier desequilibrio repercute significativamente y más aún en medio de una crisis tan profunda de desabastecimiento e inflación.

Son ya tradicionales los planteamientos críticos hacia el sector privado en las sesiones que tienen lugar dos veces al año, y que se pueden interpretar incluso como "amenazantes". Algunos diputados sin jerarquía en el Gobierno exhalan sus frustraciones de marxistas trasnochados arremetiendo contra el sector privado. Este les sirve de chivo expiatorio perfecto para cuestionar lo que les molesta en la sociedad caótica actual, sin meterse con el sistema que los pone en esos sillones y del que viven como parásitos traficando influencias.

Aunque los líderes decisores más importantes en la nomenclatura política afirman la irreversibilidad de la apertura privada, coquetean de manera populista con esos planteamientos y dictan medidas que exacerban la incertidumbre. Tal es el caso del "paquetazo" anunciado por el primer ministro, Manuel Marrero, que no es más que una respuesta autoritaria y suicida a la inflación.

Tras las sesiones del Parlamento se sucede cíclicamente el pánico con una tendencia a disminuir las compras en el exterior, lo que a mediano plazo genera escasez de muchos productos de primera necesidad, con la consiguiente alza de precios.

En fin, que esas distorsiones en la economía desde la política no hacen otra cosa que aumentar el sufrimiento y la carga sobre los hombros del pueblo trabajador, con mayor peso en el vinculado al sector estatal, alrededor del 80%, sin dudas el más vulnerable. Es otra más de las incongruencias (dígase mejor falacias) de un sistema que se autoproclama socialista, que hipotéticamente representa y vela por los intereses de esa clase trabajadora a la que perjudica.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Viernes, 12 de Enero de 2024 13:48
 
¿Cómo sería hoy Cuba sin los 65 años de peste castrista? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 01 de Enero de 2024 20:22

Vista actual de la bahía de La Habana.

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-

La pregunta del título es inevitable entre los cubanos, de dentro y fuera de la Isla, al hacer su entrada en escena el nuevo año 2024, algo que desde mediados del siglo XX viene de la mano del recuerdo de la peste, no negra o bubónica, sino verde-olivo-castrista, que prácticamente acabó con Cuba.

Como vimos en un artículo anterior, al hacer su entrada triunfal Fidel Castro en La Habana en enero de 1959 —un jefe guerrillero que no combatió y permaneció refugiado toda la guerra en la Sierra Maestra bien acompañado por una mujer—, Cuba vivía el mayor boom económico de su historia.

En los seis años y nueve meses de la dictadura batistiana no hubo libertades políticas y se pisoteaban los derechos humanos, pero las libertades económicas permanecieron intactas y Cuba tuvo un auge inédito en la inversión de capitales privados cubanos y extranjeros.

Y también de inversión del Gobierno. En la infraestructura vial del país y en la construcción de obras monumentales como el conjunto de edificios públicos de la Plaza Cívica, que con 72.000 metros cuadrados es una de las más grandes del mundo. Así como el Coliseo de la Ciudad Deportiva y otras muchas.

Con aquel vertiginoso impulso, iniciado luego de finalizar la Segunda Guerra Mundial, Cuba avanzaba con un ritmo firme que le estaba permitiendo acercarse al llamado Primer Mundo, el conjunto de países con mayor desarrollo socioeconómico.

Pero como infelizmente dice la canción que nunca debió componer Carlos Puebla, "llegó el comandante y mandó a parar". ¡Y de qué manera! De país enrumbado al mundo desarrollado, Cuba se convirtió en el más atrasado y pobre del hemisferio occidental, si se excluye a Haití.

Como soñar no lo puede prohibir ninguna tiranía, al cumplirse ahora 65 años de caerle encima a los cubanos la peste castrista lancemos al vuelo la imaginación para visualizar a grandes rasgos cómo sería hoy Cuba, si no hubiese sido destrozada por la "revolución cubana".

Comenzaré con lo que creo sería uno de los mayores deseos en este jugar a soñar con los ojos abiertos: no colas interminables, no hambre, no falta de transporte, de medicinas. ¡Ni de nada! No PCC, UJC, ni CTC antiobrera. No diario Granma, CDR, Mesa Redonda en la TV. No esbirros, chivatos, brigadas de respuesta rápida. No propaganda mentirosa e idiota, ni presidio político, palizas en la calle por motivos políticos. No libreta de abastecimientos. No falta de libertades y derechos ciudadanos.

La economía de Cuba estaría casi ensamblada con la de EEUU

Ya en pleno sueño podemos suponer, conservadoramente, que con inversiones extranjeras y cubanas por 350.000 millones de dólares en estos 65 años, Cuba estaría hoy ya muy cerca del Primer Mundo, o quizás ya dentro. Y digo conservadoramente porque en 1958 el Producto Interno Bruto (PIB) de Chile y de Cuba era aproximadamente del mismo tamaño, y ese país sudamericano en solo en 2022 recibió inversiones directas extranjeras por 20.212 millones de dólares.

Por razones geográficas, y por pura lógica, lo más probable es que la economía cubana en la práctica estaría ensamblada con la del vecino gigante estadounidense mediante acuerdos de integración comercial-industrial posiblemente más abarcadores que el actual T-MEC entre EEUU, México y Canadá.

Estar físicamente tan cerca de la mayor potencia económica mundial es una privilegiada ventaja de Cuba, como la tienen Canadá y México. Hoy habría tal trasiego económico, comercial, turístico, y tecnológico entre la gran potencia mundial y la Isla que tal vez estaría ya construido un puente flotante, o sólido, entre Cayo Hueso y algún punto cercano a La Habana.

Las exportaciones cubanas de bienes y de servicios de verdad (no de esclavos de bata blanca) hoy podrían andar por los 80.000 millones de dólares, 38 veces los 2.100 millones de 2022. Chile el año pasado exportó bienes y servicios por valor de 97.000 millones de dólares.

Probablemente Cuba sería el segundo mayor polo turístico de América Latina, luego de México (38 millones de visitantes en 2022), con unos 15 millones de turistas anuales o más, que aportarían unos 20.000 millones de dólares.

Eso sería casi el doble de los ocho millones visitantes recibidos en 2022 por República Dominicana, o los siete millones de Bahamas, y mucho más que los 4,3 millones de Colombia, los 3,6 millones de Brasil, los 2,3 millones de Uruguay y los 2,4 millones de visitantes de Costa Rica, que fueron los mayores receptores turísticos de la región, según la Organización Mundial del Turismo.

En las playas cubanas habría resorts tan espectaculares como los de Florida, México, Bahamas y las Bermudas. Habría grandes terminales de cruceros. En general habría aeropuertos modernos, autopistas, trenes rápidos a lo largo de toda la Isla. La Habana tendría un megapuerto de categoría mundial en el Mariel, como centro neurálgico de transporte y transbordo mercante entre Sudamérica y Centroamérica con Norteamérica.

Sin "revolución" Cuba no habría perdido tan enorme cantidad de capital humanoknow-how. Estarían en la Isla varios millones de cubanos más, entre los que han emigrado, sus hijos y nietos. No tendrían por qué haberse ido de su país natal, que antes de 1959 era un imán para atraer inmigrantes desde todas partes del mundo. En total, Cuba atrajo a unos dos millones de inmigrantes desde 1902.

En diciembre de 1958 el Ministerio de Estado (Relaciones Exteriores) batistiano tenía pendiente de aprobación la solicitud de 12.000 italianos que, con dictadura y todo, querían emigrar a Cuba.

La Isla tendría hoy unos 17 millones de habitantes (Chile tenía en 1958 aproximadamente la misma población que Cuba y hoy tiene 19,5 millones de habitantes). La fuerza laboral contaría con cuatro o cinco millones más de cubanos produciendo eficientemente, y consumiendo. El PIB podría ser al menos seis o siete veces superior al actual, con un per cápita de los más altos de Latinoamérica, y no el más bajo, como hoy, si se excluye a Haití.

Si La Habana en los años 50 ya era un centro financiero de envergadura, hoy con más razón podría ser el Hong Kong o el Singapur del Caribe y Centroamérica, y tan importante como el de otras grandes capitales de Latinoamérica. La Bolsa de Valores, cuyo edificio frente al Malecón quedó sin terminar en 1958 y fue convertido luego en el Hospital Hermanos Ameijeiras, sería una de las más importantes de la región.

Otros 15 presidentes de la República, 23 en total desde 1902

En 65 años se habrían elegido otros 15 presidentes de la República, que sumados a los ocho anteriores (Estrada Palma, Gómez, Menocal, Zayas, Machado, el propio Batista en 1940, Grau, y Prío) serían ya 23 los presidentes cubanos electos en las urnas desde 1902.

¿Que habría pobres, crímenes y droga? Sí, pero a quien haga esa pregunta izquierdosa hay que decirle que hoy con la "revolución" y el "hombre nuevo" hay en Cuba infinitamente más pobres y desamparados, más prostitución y crímenes (este año 2023 se cometieron casi 90 salvajes feminicidios), robos con violencia, y más drogas que en nunca antes en desde los tiempos de Diego Velázquez.

La Habana, que hoy suelta los pedazos, oscura, triste y apestosa, sería la fabulosa ciudad de siempre, una de las más seductoras, famosas y bellas del mundo. Con su célebre vida nocturna, deslumbrantes tiendas y malls, empinados rascacielos, anchas avenidas y líneas férreas por sobre la ciudad, y extendida ya la urbe extendida hacia el oeste más allá de Santa Fe, y hacia el este por la costa con cientos de edificios nuevos y hoteles hasta las inmediaciones de Playa Jibacoa, a 55 kilómetros del centro de La Habana.

Y basta por hoy. Calderón de la Barca decía: "los sueños, sueños son". Cierto, pero también lo es que muchos se pueden hacer realidad. Ojalá en 2024 termine la peste comunista y todos estos sueños cubanos al fin devengan realidad.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 10 de Enero de 2024 15:04
 
Feliz Navidad o Felices Fiestas? Un análisis PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 26 de Diciembre de 2023 12:53

 

Feliz Navidad. Cartões de cena de natividade em es | Zazzle Brasil

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

Desde mediados del Siglo XIX, la Sociedad Occidental viene siendo atacada por una filosofía adversa al cristianismo y al capitalismo, filosofía materialista y atea, que cuestiona las bases de Occidente y desde luego ataca con saña las religiones: el marxismo. La filosofía marxista estipula principios en el área económica y política, actualmente en decadencia.


Feliz Navidad o Felices Fiestas? Un análisis

Jorge Hernández Fonseca

25 de Diciembre de 2023



La cultura general de la Sociedad Occidental --integralmente hablando-- debe mucho al cristianismo como filosofía, que a su vez está fuertemente relacionada con las diversas religiones cristianas que dicha filosofía ha generado, todas desgajadas de la Iglesia Católica como matriz principal. Los cristianos del todo el mundo consideran --por tradición milenar-- que el fundador de la doctrina cristiana, Jesús Cristo, nació en Belem de la Cisjordania actual, un 25 de Diciembre, supuestamente en el año cero del calendario occidental actualmente en uso.



La tradición cristiana establece, abalada por Evangelio escrito, que tres reyes de la región visitaron al recién nacido con regalos diversos en fecha posterior al nacimiento, fijándose el 6 de Enero como fecha de la visita real. Esas fechas tan próximas, fueron tomadas por los seguidores de las enseñanzas cristianas como fechas límites para celebrar, entre el 25 de Diciembre y el 6 de Enero, lo que se denomina La Navidad, por el nacimiento de Cristo. No está claro que las fechas descritas fueran las fechas exactas reales, pero la tradición cristiana y los seguidores de las mismas, las avalan casi desde el inicio de la creación como religión. La tradición cristiana es, llegadas las fechas descritas, organizar fiestas conmemorativas en las cuales es normal saludarse y desearse buenas celebraciones, diciéndose “Feliz Navidad”.



Desde mediados del Siglo XIX, la Sociedad Occidental viene siendo atacada por una filosofía adversa al cristianismo y al capitalismo, filosofía materialista y atea, que cuestiona las bases de Occidente y desde luego ataca con saña las religiones: el marxismo. La filosofía marxista estipula principios en el área económica y política, actualmente en decadencia. Pensadores marxistas, conscientes de lo equivocado de ciertos postulados, como el filósofo italiano Antonio Gramsci, propusieron que sobre todo lo que debería atacarse, para llevar a Occidente al marxismo, era la cultura, socavando las bases de su filosofía, línea que continuó la llamada “Escuela de Frankfurt”, cuestionando la filosofía cristiana como base importante (aunque no única, lógicamente) de la cultura occidental, penetrando la ideología de muchas universidades.



Uno de los puntos “culturales” atacado en Occidente es precisamente desvirtuar las celebraciones o la conmemoración de la Navidad, en las cuales desde luego hay “fiestas” que celebran el nacimiento de Jesús, popularizando la frase “Felices Fiestas” en lugar de “Feliz Navidad”. Justificando este cambio, se dice que es para “integrar” otras religiones no cristianas, algunas de las cuales celebran el equinoccio de invierno, o el Fin de Año. Son justificativas falsas porque celebraciones de otras religiones no propias de la cultura occidental, como el Islán, cuando celebran su Ramadán en su tierra y cultura, no hay frases desvirtuantes.



En realidad, la Navidad es una celebración de los seguidores de Jesús, que ha transbordado a todos los habitantes de Occidente, sin que nadie se haya sentido agredido si es de otra cultura y ha decidido vivir en Occidente, porque en la Cultura Occidental se celebre la Navidad y se felicita con un “Feliz Navidad”, que no obliga a nadie a practicar la religión o actuar contrario a sus principios, religiosos o filosóficos, por recibir una saludo navideño de un occidental. Las celebraciones del Ramadán en países de cultura y religión musulmana, nadie se atrevería a tratar de desvirtuar esas celebraciones, justificando que hay que respetar a los cristianos.



Artículos de este autor pueden leerse en www.cubalibredigital.com

Última actualización el Sábado, 06 de Enero de 2024 17:40
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 478