La apertura económica en Cuba y la política norteamericana Por Jorge Hernández Fonseca

A pesar de que no se ha destacado como debería, la realidad ...

Exguerrilleros de las FARC estrenan sus escaños en el Congreso colombiano

Las FARC se estrenaron este viernes en el Congreso de Colombia, dominado ...

Entre rumores de presencia militar cubana y venezolana, Caracas ofrece 'sangre' para defender a Orte

El Gobierno de Venezuela, a través del canciller, Jorge Arreaza, se ofreció este ...

Trump invita a Putin a la Casa Blanca

La invitación se anunció horas después que Trump tuiteó que esperaba con in...

Direita pró-Bolsonaro organiza cúpula conservadora em resposta a Foro de São Paulo

Aliados do pré-candidato a presidente Jair Bolsonaro (PSL) vão realizar no dia ...

Artigos: Cuba
EL DESHIELO DE TRUMP PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 20 de Julio de 2018 02:47

Por Santiago Cárdenas.-

Arreglos y conversaciones entre los dos gobiernos  para  una actual reanimada repatrición, que rompe records ;- el silencio ante  la visita  de  los norcoreanos  de alto nivel a Cuba;-la insistencia con jugar  con las cadenas  de Venezuela y Nicaragua, que no con el mono de la isla;- el boniato atorao en las gargantas de Rubio y DíazBalart,  que los mantiene en silencio ominoso;- el despite del FBI con los ataques grillosónicos;- el ambiente  monástico de la celebración del 4 de Julio en la embada de la Havana;- las visas para los artistas castrocanélicos;-el incremento del comercio entre ambos países;-la no firma del Título 3 de la  ley HelmsBurton  y el parto con fórceps  del alcalde  Regalado, después de un  jimiqueo extendido.  Por último, la nueva y amistosa ronda de negociaciones en Washington  la semana pasada.


EL DESHIELO DE TRUMP.

Asistimos, entre perplejos y sorprendidos , al segundo deshielo.Éste es mas  socarrónico, porque aunque es una versión del deshielo de Obama, trata de ocultarse en medio de retoques cosméticos, jueguitos de palabras  y emburujinas a la criolla. El típico embaraje. Hasta  ahora estas tácticas de divertimento han dado buenos  resultados especialmente entre los mas  firmes seguidores del  Presidente. Pero, la evidencia se  va abriendo paso y no sabemos hasta cuándo este remake, el del  Teatro Artime,  podrá seguir presentándose como el “real” cambio de la “ política” (? ) de EEUU hacia Cuba.La evidencia  no es para los ciegos que no quieren ver . Éstos se empeñarán en  mostrar   en cualquier   movimiento o declaración anticástrica, por  minúscula que sea, la  validación de la “dureza” de Trump  hacia la isla. Otros comienzan a constatar que la tomadura de pelo,-- “eso” que tanto  disgusta a los cubanos,--flota en el aire.

Volvamos a  la evidencia. Serenamente; sin prejuicios.  Arreglos y conversaciones entre los dos gobiernos  para  una actual reanimada repatrición, que rompe records ;- el silencio ante  la visita  de  los norcoreanos  de alto nivel a Cuba;-la insistencia con jugar  con las cadenas  de Venezuela y Nicaragua, que no con el mono de la isla;- el boniato atorao en las gargantas de Rubio y DíazBalart,  que los mantiene en silencio ominoso;- el despite del FBI con los ataques grillosónicos;- el ambiente  monástico de la celebración del 4 de Julio en la embada de la Havana;- las visas para los artistas castrocanélicos;-el incremento del comercio entre ambos países;-la no firma del Título 3 de la  ley HelmsBurton  y el parto con fórceps  del alcalde  Regalado, después de un  jimiqueo extendido.  Por último, la nueva y amistosa ronda de negociaciones en Washington  la semana pasada.

Tenemos que alabar a Trump.Nuestro presidente le devolvió la capacidad negociadora y la dignidad imperial a los EEUU. Pero, en el asunto cubano parece que se inclina  a un “mejor acuerdo”  como prometió en su campaña. Tal vez no  pasará a la historia  como un  “traidor” ; ese adjetivo tan feo, que tanto  utilizamos. Pero sin duda un gattopardo con ribetes  de Cheo Malanga.

 
UN VIAJE AL LEJANO ORIENTE: ¿EN BUSCA DEL APOYO A CAMBIOS ECONÓMICOS EN CUBA? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 08 de Julio de 2018 01:48

Resultado de imagem para cambios economicos en cuba

Por Raúl Fernández Rivero.-

Me atrevo a pronosticar que el artificioso y complejo proceso, es solo para copiarse, con la ayuda de China y Vietnam, la teoría del Socialismo con Mercado. Con lo relativo a los DD.HH y muy en particular con libertad de prensa y opinión, no se hagan ilusiones. No sueñen, que el despertar será terrible.


UN VIAJE AL LEJANO ORIENTE:

¿EN BUSCA DEL APOYO A CAMBIOS ECONÓMICOS EN CUBA?

Por Raúl Fernández Rivero

Ulises Guilarte de Nacimiento Secretario General de la Central "Única" de Trabajadores de Cuba, (y lo de "única" es muy serio, no se puede intentar crear una central democrática de trabajadores en Cuba) se reunió en Vietnam con los más altos líderes del país. Viene de visitar el gigante Chino- que ya no está dormido, sino muy bien despierto- y conversar sobre el "Socialismo con Mercado", que los chinos y vietnamitas nombran como la versión autóctona del Socialismo Moderno.


Nadie con conocimiento de la estructura del Sistema Cubano, ni remotamente piensa que habrá cambios políticos y menos democráticos con la nueva constitución, posiblemente ya en lo básico redactada, y a la que cientos de disciplinados seguidores darán respaldo después de semanas o meses discutiendo sobre si en inciso "a" se pone después del "g" o sigue de primero, pero nadie hará cambios sustanciales a lo ya redactado que presente el Jefe del Partido y por consiguiente del país, el general R. Castro, heredero del que te conté.

¿Para qué entonces todo ese aparataje de nueva constitución?

Me atrevo a pronosticar que el artificioso y complejo proceso, es solo para copiarse, con la ayuda de China y Vietnam, la teoría del Socialismo con Mercado.


Con lo relativo a los DD.HH y muy en particular con libertad de prensa y opinión, no se hagan ilusiones. No sueñen, que el despertar será terrible.


Los asiáticos son pueblos muy disciplinados y muy nacionalistas, y en ellos la preocupación se centra en buscar mejorar la calidad de vida y la seguridad. Con eso son felices. Han pasado hambrunas y tiranías por siglos, un emperador o un rey sustituía a otro y un tiranuelo al otro y nada cambiaba.

El último tirano, el tal Mao, mató 30 millones -a lo mejor me quedo corto- y no mejoró mucho la vida, pero desde Deng Xiaoping en 1978 la cosa cambió. Y eso de que "ser rico es malo" dejó de ser un absoluto principio. Puedes ser rico, lo que no puedes ser es disidente del Partido Comunista. Y Vietnam se montó en la teoría China que hoy, con mucha propiedad, los Burós Políticos de ambos países promueven y enseñan a los cubanos.


Cambios económicos se producirán, pero políticos para nada….

Para hacer esos cambios no sólo hay que buscar apoyo económico y político  Chino y Vietnamita, potencias orientales en pleno desarrollo, el “Raulismo” cubano actual, deberá hacer una buena limpieza interna de los extremistas del Socialismo Estalinista y de los progresistas que buscan libertades públicas y respeto a los DD.HH. en la isla caribeña.

Pienso en días tristes para Cuba.

Última actualización el Miércoles, 18 de Julio de 2018 06:35
 
EL FRACASO DE LA POLITICA CUBANA DE NUESTRO PRESIDENTE PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 11 de Julio de 2018 06:20

Por Santiago Cardenas.-

Oh! los  americanos…. Ellos  siempre ocupados en asuntos “mas importantes” que de una islita en su traspatio. La explicación del fracaso del presidente  por la presencia de un grupo de  quedaítos de Obama en el Departamento de Estado saboteando a Trump  ya  no se puede  sostener a estas alturas del 2018.


EL FRACASO DE  LA POLITICA CUBANA DE  NUESTRO PRESIDENTE

Con la llegada de Donald a la Casa Blanca, se ha acentuado  el escrutinio de lo que se acostumbra  a llamar la política cubana de los EEUU.  Resulta que durante seis decenios ésta ha sido muy difícil de  definir, al menos para mí.

? Destruir  la involución cubana ? ? Contenerla ? ? Reformarla ?  ? Agotarla ?. Muchas opciones; cero definiciones. El porqué de este  guasabeo no me queda claro. Se podrían escribir varios volúmenes acerca de cada una  de  las   posibilidades  anteriormente mencionadas. Pero eso;  eso se lo dejo a la Academia y a los cubanólogos.

Lo cierto  es que a los  dieciocho meses y sumando, de la administración Trump los hechos  y los contrahechos se van haciendo mas evidentes.El clímax  y el despelote,-- el final de esta  antipolítica--, parece cercano  ya que se inscribe  en el  actual contexto  de anemia ideológica y  del desgano crónico  en ambas orillas del estrecho.En palabras mas  sencillas: habrá que definir  todo esto en la era Trump. Y pronto.

?  Destrucción o convivencia  ? Ahí está el meollo  del problema.

Oh !  Los  americanos…. Ellos  siempre ocupados en asuntos “mas importantes” que de una islita en su traspatio. La explicación del fracaso del presidente  por la presencia de un grupo de  quedaítos de Obama en el Departamento de Estado saboteando a Trump  ya  no se puede  sostener a estas alturas del 2018.

Recordemos: El candidato Trump fue claro y preciso.No engañó a  nadie . “Lo que  deseo  lograr en Cuba es un mejor tratado”…… ( que el de Obama ). Esas fueron sus palabras textuales pronunciadas en Miami. Supongo que el exilio cubano, siempre alerta y combativo, votó  sabiendo a qué  atenerse. No hay nada que reclamar a Trump.Tampoco teníamos  en el 2016 otras opciones viables.

Pero, la situación cambió .” Aunque las cosas en el palacio van despacio”, según el refranero guasón, el total  replanteo de la situación al fin llegó. Y llegó en el teatro Manuel Artime.  Entonces, Trump ya no era el canditato. Era el presidente.

Cuando los aplausos se diluyeron y los spotlights volvieron a sus oscuros cajones me quedó una extraña sensación  de impotencia no escasa de perplejidad. Ni reformismo, ni contención, ni destrucción, ni  agotamiento por  involución. Nada en concreto. Nada nuevo bajo el sol.Cero estrategia  en esta nueva “política”. Más de lo mismo, con algún que otro retoquito cosmético en manos de Marco Rubio , cada día mas  lejano y desentendido.

El fracaso  es  ahora evidente. Las metástasis en Nicaragua y Venezuela  van  haciéndose irreversibles; el viajeteo y el remeseo viven su mejor momento; el comercio  entre ambos países se intensifica y el monocambio cultural se hizo patente , el 20 de mayo, en el corazón mismo de Manhattan.  Cua- tro- cien- tas  visas para los comisarios  culturales  castrocanelos en el  Kennedy Center y sus  alrededores. ! Le ronca !

Pero dónde el asunto se vuelve patético, sino que patológico, es  en la resurrección de la ley  Helms Burton  de 1996;  selectivamente, sin aplicar  el Título 3. Lo mismo que han hecho durante 22 años los precedentes mandatarios, puntualmente cada seis meses. Claro está, eso de firmar el título sí sería comenzar a jugar con la pelota dura; pero resulta mas cómodo seguir tirándole a la de trapo.

Una potencia, que  se ufane de serlo, no puede tolerar con  pendejismos  y secretismos  los ataques grillosónicos a sus diplomáticos en  Cuba. La  respuesta  de EEUU.-- ,ridícula y papelazera,--  va en consonancia con el síndrome  de Ana Belén, que corroe de muerte el stablishment de este país.  Algo  parecido a lo que  hizo  el  ex presidente Obama  cuando  la agresión del carguero Norcoreano y/o al hallazgo del misíl Hellfire de contrabando en las bóvedas secretas de la Habana.  Obama y Trump concuerdan en que Cuba  no  estará ya en el listado  de países con vínculos  terroristas.

Mientras, el turisteo continúa en el Malecón. Veremos quién pagará los platos rotos  cuando explote un nuevo  “incidente” contra   alguno de estos  cándidos  viajeros. No habrá que esperar mucho. La  agresión es consustancial  al comunismo en todo tiempo y lugar

 
El mandamenos de Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 03 de Julio de 2018 05:28

Por MIGUEL SALES.- 

El 19 de abril de 2018, un oscuro burócrata de 58 años de edad, Miguel Díaz-Canel, recibió de manos del general Raúl Castro el nombramiento de presidente del Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba. En su discurso de investidura ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, el flamante mandatario se apresuró a dejar muy claro su propósito de asegurar la continuidad del régimen de partido único y economía estatizada vigente en la Isla desde hace seis décadas e hizo hincapié en que Castro, de 86 años, seguiría dirigiendo el país desde el cargo de secretario general del Partido Comunista (PCC), que solo abandonará en 2021.

"Asumo la responsabilidad para la que se me ha elegido", declaró Díaz-Canel, "con la convicción de que todos los cubanos seremos fieles al legado del comandante en jefe Fidel Castro Ruz, líder histórico de la Revolución Cubana, y al ejemplo del general de ejército, Raúl Castro Ruz, líder actual del proceso revolucionario". En referencia velada a cualquier ilusión de tolerancia o pluralismo político que alguien pudiera albergar, el elegido añadió: "Para nosotros está totalmente claro que solo el Partido Comunista de Cuba garantiza la unidad de la nación y de su pueblo". Por último, reiteró la obviedad que todos los asistentes esperaban oír: "Le afirmo a esta Asamblea que el General de Ejército [Raúl Castro] encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y futuro de la nación". Con estas garantías, Díaz-Canel confirmaba su condición de mandamenos en el aparato, que seguirá subordinado a un mandamás de apellido Castro.

Esta triple profesión de fe —a las ideas del difunto Comandante en Jefe, al liderazgo 'en la sombra' de su hermano menor y a la función hegemónica del Partido Comunista— puso fin por el momento a cualquier especulación acerca de la futura autonomía del nuevo presidente. Díaz-Canel no asumía la primera magistratura del país con la intención de mandar o decidir nada fundamental, como correspondería al cargo que detenta, sino con el cometido de ejecutar las órdenes que emitirá el Primer Secretario del PCC, entidad a la que el artículo 5 de la Constitución cubana atribuye en exclusiva la condición de "fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacía los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacía la sociedad comunista".

La retórica hueca que perdura enquistada en el texto constitucional cubano dio un tono aún más surrealista a la ceremonia. Hace ya muchos años que el gobierno de La Habana desistió de la construcción del socialismo y la marcha hacia la sociedad comunista y sustituyó esas tareas por una reestructuración económica pautada según las normas del mercado mundial, bajo el control de ex generales y antiguos funcionarios reconvertidos en capitanes de empresa. Al parecer, en la futura Constitución que el Gobierno elabora actualmente se reconocerán esos cambios y se dará cabida a otros en el ámbito económico. Pero la intención de sus gestores, al menos por ahora, es la de no realizar modificación alguna en el sistema político, con el fin de mantener sine die el monopolio del PCC. Así lo explicó el propio Díaz-Canel pocos días después, al presentar la comisión encargada de redactar el documento: "Los enunciados de la nueva Constitución tendrán en cuenta los principios humanistas y de justicia social que configuran nuestro sistema político y considerar [sic] como pilares inconmovibles la irrevocabilidad del sistema socialista que soberanamente adoptó nuestro pueblo; ratificar [sic] hoy más que nunca, la unidad nacional y el papel del Partido Comunista de Cuba, como vanguardia organizada y fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado".

¿Pero quién es Miguel Díaz-Canel Bermúdez?

Según la información suministrada por la prensa cubana, Díaz-Canel es un ingeniero electrónico que, tras un paso fugaz por la docencia, se dedicó íntegramente a la labor política, primero en la Unión de Jóvenes Comunistas y luego en las filas del PCC. El nuevo mandatario fue primer vicepresidente (2013-2018) y ministro de Educación Superior (2009-2012). Antes había desempeñado el cargo de primer secretario del PCC en las provincias de Holguín (2003-2009) y Villa Clara (1994-2003). Titular, a los 22 años de edad (1982), de un diploma de dudoso valor académico otorgado por una universidad de ínfima categoría, aquejado de una pobre formación intelectual que se hace patente en los discursos que pronuncia y carente de experiencia en el ejercicio de su profesión, Díaz Canel es el clásico apparatchik de lo que podría denominarse la vertiente civil del régimen, si esa distinción entre lo civil y lo militar tuviera algún sentido en el interior del socialismo cubano.

En los meses que precedieron a su designación, los medios propagandísticos del Gobierno publicaron algunas historias y entrevistas en las que el presunto candidato aparecía como un funcionario competente y "cercano al pueblo", un burócrata joven que durante el Periodo Especial se desplazaba en bicicleta por la ciudad de Santa Clara, atendía las quejas de los vecinos y solía escuchar música extranjera, actividades que sin duda resultaban bastante insólitas para un alto cargo del PCC. Además, en un inédito ejercicio de iconoclasia, hasta se atrevía a mostrarse en público acompañado de su esposa.

Pero esa imagen de liberal y renovador audaz contrasta con las declaraciones que el interesado ha emitido últimamente, ajustadas a la más rígida ortodoxia leninista. En 2017, cuando ya desempeñaba la primera vicepresidencia del Gobierno y empezaba a perfilarse como futuro presidente, Díaz-Canel alcanzó cierta notoriedad por un vídeo filtrado desde Cuba, en el que descalificaba a los opositores, abogaba por clausurar los blogs y otros medios de prensa independientes y calificaba a las embajadas europeas de avanzadillas de la subversión contrarrevolucionaria.

La clave de la ascensión de este "joven" de 58 años en el equipo de octogenarios que todavía domina el poder en Cuba la explicó el propio Raúl Castro durante la ceremonia de investidura. "El compañero Díaz-Canel no es un improvisado", dijo el General. "A lo largo de los años ha demostrado capacidad de trabajo, solidez ideológica y compromiso hacia la Revolución. Su crecimiento no ha sido fruto de apresuramientos. Su caso no ha sido como otros, donde cometimos el error de acelerar el proceso".

Esos "otros" fueron los jóvenes dirigentes que en las últimas décadas recibieron promociones dentro del aparato gubernamental, pero que mostraron demasiada impaciencia o autonomía y terminaron destituidos por Fidel o por el propio Raúl Castro, con la anuencia de su hermano. Los casos más notorios fueron los de Carlos Lage, Roberto Robaina y Felipe Pérez Roque. Los dos últimos, ministros de Relaciones Exteriores y altos funcionarios del PCC, fueron fulminados en 1999 y 2009, respectivamente. En este último año cayó también el médico Lage, que era vicepresidente del Consejo de Estado y uno de los aspirantes mejor situados en las quinielas sucesorias. Según explicó entonces Fidel Castro en un artículo de prensa, "la miel del poder, por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno. El enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos". Los verdaderos motivos de la destitución parecen haber sido las críticas y burlas que los defenestrados solían emitir en privado al referirse a la "dirigencia histórica" del Gobierno, en conversaciones que la policía política se encargó de grabar y transmitir a las más altas instancias.

Como señaló Raúl Castro, Díaz-Canel es prácticamente el único superviviente de la docena de jóvenes promesas que la dirigencia cubana preparó para el relevo generacional. Eso indica que el nuevo presidente está dotado de las virtudes necesarias para ganarse la confianza de sus jefes: ha hecho gala de una obediencia sin fisuras, repite puntualmente las consignas y los lugares comunes de la vulgata castrista y no deja traslucir la más mínima independencia de criterio que pueda poner en peligro sus perspectivas políticas. Y, sobre todo, ha sabido mantenerse alejado de "las mieles del poder", cuya usurpación tanto irrita a la familia Castro, que se considera la única apicultora legítima de la Isla.

Socialismo con fecha de caducidad

La carrera de Díaz-Canel hacia la cima del poder político en Cuba podría culminar en 2021, una vez que Raúl Castro se jubile definitivamente —a los 90 años— y deje el cargo de primer secretario del PCC y jefe de facto de las Fuerzas Armadas (aunque, según la Constitución vigente, esa función corresponde al presidente del Consejo de Estado). Al clausurar la sesión de investidura del nuevo mandatario, Castro afirmó que todo estaba preparado a fin de que "cuando yo falte, [Díaz Canel] pueda asumir también esta condición de primer secretario del Partido".

Por si no hubiera quedado claro el carácter subalterno del nombramiento actual, Castro no solo anunció la designación futura de Díaz-Canel al máximo cargo partidista, sino que detalló también cómo tendrá que desempeñar su cometido durante los próximos 10 años y cómo tendrá luego que abandonar el poder. "Sus dos mandatos debe cumplirlos —dijo Castro—, de cinco años cada uno […], cuando él cumpla sus dos mandatos, si trabaja bien y si lo aprueban [los órganos del PCC y del Gobierno], él debe mantenerse, lo mismo que estamos haciendo con él, y quedarse los tres años que faltarán hasta el próximo congreso del PCC, para viabilizar [la sucesión]". De manera que en los tres años que vienen, Díaz-Canel ejercerá su función ancilar bajo la estricta vigilancia del PCC y es poco probable que, en el hipotético caso de que tuviera ideas liberalizadoras sobre el futuro del país, pueda llevarlas a vías de hecho.

La deshilvanada alocución de Castro y el penoso espectáculo de la investidura de su protegido, con el voto unánime de un Parlamento domesticado que solo sesiona cuatro días al año y aprueba a mano alzada todo lo que le echen, parecían ilustrar una conocida reflexión de Guy Sorman que figura en el libro Salir del socialismo: "Cuando el jefe ya no es carismático, los regímenes socialistas sacan a escena a cualquier subjefe, como ocurrió a menudo en Europa Central. Y cuando ya no hay ningún jefe, el sistema socialista se desmorona. Sin el culto a la personalidad del líder, el socialismo tiene vida limitada. Esta es una paradoja más de ese sistema, supuestamente basado en las masas y las ideas".

Raúl Castro, muñidor de este gatuperio, pretende dejarlo todo "atado y bien atado", mediante la reconcentración del poder en manos de una sola persona, no ya con miras a 2021, sino hasta diez años después de esa fecha. A la vista de las circunstancias actuales, la pretensión parece desmesurada. Ya lo advirtió Thomas Paine durante una célebre polémica en torno a la Revolución Francesa: "La vanidad y la presunción de gobernar más allá de la tumba es la más ridícula e insolente de todas las tiranías".

Los avatares de la era poscomunista han hecho de Cuba un país cada vez más vulnerable a los trastornos de la economía venezolana y a los vaivenes de la política exterior estadounidense. La evolución de las tendencias que definen la realidad cubana en los ámbitos económico y social, estará a su vez condicionada principalmente por la salud del gobierno de Nicolás Maduro y la estrategia caribeña de Estados Unidos. La permanencia (o no) del subsidio petrolero y los demás negocios establecidos con el régimen chavista será decisiva para la economía de la Isla, como también lo serán las medidas que Washington pueda adoptar (o no) en materia de visados y envío de remesas, que modularán además las crisis demográfica y migratoria.

En ausencia de una reconstrucción rápida y vigorosa de la sociedad civil, que permita a la población influir en los destinos del país —lo que no parece probable a corto plazo—, los cambios que puedan ocurrir en Cuba de aquí a 2021 van a depender más de las presiones externas que de la voluntad de modernización de los epígonos del castrismo. Lo que suceda después de esa fecha, bien podría reproducir la pauta del socialismo tercermundista, que envejeció muy mal en lugares como Etiopía, Granada, Zimbabue o Nicaragua.

DIARIO DE CUBA


El presente artículo es un fragmento de un ensayo titulado Après les Castro, la liberté?, que la revista francesa Politique internationale publicará próximamente en el número especial dedicado a su 40º aniversario.

Última actualización el Martes, 10 de Julio de 2018 05:50
 
La política actual de EUA hacia Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 30 de Junio de 2018 01:25

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

No hay dudas que la reunión del presidente Trump con el dictador coreano ha sido un triunfo resonante de la política exterior de la actual administración, llegándose incluso a proponer un merecido Premio Nobel hacia el mandatario estadounidense. Sin embargo, esta política ha tenido un “efecto colateral”, el perjuicio hacia el pueblo del Corea del Norte, que en adelante tendrá que soportar callado la férrea dictadura que lo continuará oprimiendo.

Resultado de imagem para la politica de eua hacia cuba

El sufrido pueblo cubano de dentro y fuera de la isla teme simplemente que en el “Caso Cuba” se llegue a una situación de compromiso similar a la de Corea del Norte, sacrificando la libertad del pueblo cubano. Así de simple.

Última actualización el Domingo, 08 de Julio de 2018 05:54
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 299