Díaz-Canel llama a "salvar" el sector azucarero, que vive su peor momento en Cuba

El "presidente" de Cuba, Miguel Díaz-Canel, llamó este sábado a los productores ...

Gustavo Pietro, elegido presidente de Colombia, se reune con sectores politicos en general

El pasado 19 de junio Gustavo Petro fue elegido como el presidente ...

El ELN y la Fuerza Armada van por la guerrilla venezolana FBL/FPLN, que quedó en medio de la disputa

Las Fuerzas Bolivarianas de Liberación/ Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FBL/FPLN) es ...

Invasión rusa EN VIVO: Ucrania confirmó la llegada de una nueva partida de ayuda militar estadounide

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró ...

Bolsonaro diz que Fachin 'deveria se declarar suspeito' à frente do TSE

O presidente Jair Bolsonaro (PL) voltou a criticar a segurança do sistema eleitoral ...

Artigos: Cuba
Ventas en pesos cubanos por municipio: otro retorno al fracaso y la escasez PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 01 de Junio de 2022 18:46

Una cola en La Habana.

Por JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ.-

Cuando el pasado 20 de abril el Gobierno provincial anunció "nuevas medidas para la compra en tiendas de La Habana", los habaneros intuyeron el advenimiento de otra vuelta de rosca a la ya severa escasezdesabastecimiento de alimentos.

La justificación gubernamental —"hacer más viable la venta, lograr mayor equidad y disminuir la aglomeración de personas en los establecimientos"— ha sido interpretada por los habaneros como "una mentira más" y una "cortina de humo" para ocultar el temor del régimen a otro estallido de protesta nacional similar a la del 11 de julio de 2021 (11J).

"Ni siquiera se trata de controlar a los coleros, acaparadores o revendedores, sino de ocultar las enormes colas, donde los ánimos caldeados puedan subir de tono y una cola se convierta en la chispa para otro 11J", especula Dionisio Martín Quiroga, residente del municipio San Miguel del Padrón, una de las muchísimas barriadas donde hace casi dos meses "no surten pollo, por ejemplo".

"El Gobierno tiene la misma cantidad, o menos, de productos a ofertar. Tiene los mismos transportes, o menos, para las operaciones de abastecimiento. Y tiene la misma cantidad, o menos, de trabajadores. Si nada de esto alcanzaba para surtir cuatro tiendas en seis municipios, cómo podríamos creer que se logrará 'mayor equidad' en los 15 municipios que tiene La Habana. En poco más de un mes de aplicada esta última medida, los habaneros de a pie, que solo podemos mirar desde lejos las tiendas en MLC, seguimos en los mismos puestos: haciendo colas durante días, sin tan siquiera saber cuándo y cuáles mercancías llegarán a las tiendas de nuestros barrios",  fustiga Martín Quiroga, en referencia directa al primer experimento del régimen, hace dos años.

En septiembre de 2020, como parte de las medidas paralelas al toque de queda, las autoridades de La Habana establecieron la restricción de comprar en mercados y tiendas que no fueran del municipio de residencia de la persona. Para cualquier tipo de compra se exigía, como documento acreditativo, el carné de identidad. El jefe del grupo temporal de Comercio del Consejo de Defensa Provincial en La Habana, Luis Carlos Góngora Domínguez, admitió entonces que los suministros no eran equitativos desde el punto de vista geográfico, pues "favorecen más a los municipios centrales de la ciudad y menos a la periferia".

Este funcionario también aseguraba entonces: "Las colas van a existir siempre. Ninguna de estas medidas tiene la capacidad de evitarlas porque los suministros no nos lo permiten".

En los casi dos años transcurridos desde entonces, el panorama continúa siendo el mismo. La actual justificación del régimen no se sostiene más allá de las promesas. Una fuente en la dirección provincial de Comercio Interior en La Habana, asegura que el retorno de esta medida tiene un único objetivo: "evitar a toda costa cualquier concentración de ciudadanos que pueda catalizar una protesta multitudinaria, pues el fantasma del 11J le roba el sueño al Partido [Comunista]".

"Cualquier otra justificación es totalmente mentira. La prueba del fracaso quedó más que demostrada durante el arrecio de contagios por Covid, cuando se utilizó como medida de aislamiento y evitar la movilidad ciudadana, que la población adquiriera los productos en sus respectivos municipios de residencia. Esto provocó, como se sabe, millares de quejas porque el abastecimiento y surtido no era ni equitativo ni regular para aquellas comunidades de la periferia. Los mismos motivos por los cuales se quejan hoy los habaneros. Es decir, el cuartico sigue igualito", refiere esta fuente.

Mientras esto ocurre, los precios en el mercado informal, a consecuencia de la inflación que atraviesa el país, se disparan "casi diariamente" en un país donde el salario medio no supera los 3.838 pesos, y cualquier libra de pollo, carne de cerdo o pescado se cotiza entre los 130 y los 200 pesos. Por su parte, la carne de res llega a costar hasta 350 pesos la libra.

"El último módulo de la compra del mes, además de carísimo, no incluyó nada de alimentos", critica Arletis Castro, madre de una menor, y una de las habaneras que, bajo las nuevas medidas, solo puede comprar en la plaza Cuatro Caminos.

"Todo fue aseo personal, a excepción de dos tubos pequeños de picadillo y dos litros de aceite. El costo total fue de casi 2.000 pesos. Ni leche, pollo, carne, café, puré de tomate. Ni siquiera condimentos. Si eso es lo que hay en Cuatro Caminos, no quiero imaginar qué es lo que llega a las tiendas de municipios más lejos", señala Castro.

Adalberto Chaviano, vecino de la barriada Buena Vista, Playa, no ha podido averiguar cuál tienda le fue asignada para realizar sus compras.

"Pensé que podría comprar en cualquier establecimiento de mi municipio, pero resulta que mi bodega está asignada a una tienda específica y que nadie sabe cuál es con exactitud. Cuando regreso de mi trabajo ya la bodega está cerrada y ni el delegado sabe esta información. Llevo un mes sin poder comprar siquiera los cigarros, y tengo que pagar a 180 pesos por la misma cajetilla que el mes pasado me costaba 130 pesos",  relata Chaviano, padre de dos menores de edad, y trabajador en una entidad del Ministerio de Cultura.

"No creo que estas restricciones sean para 'alcanzar mayor equidad según la disponibilidad de productos'. Es evidente que les urge minimizar la aglomeración de personas en torno a cualquier actividad no festiva, donde la gente pueda intercambiar sus opiniones sobre la sobrevida que les obliga a estar días haciendo colas, y que de esa acumulación estalle otra manifestación popular en torno a una escasez de alimentos como nunca se había visto en Cuba después del 59", concluye Chaviano.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 19 de Junio de 2022 13:30
 
El regreso de los apagones en Cuba puede ser definitivo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 28 de Mayo de 2022 12:00

Cuba: Vuelven los apagones en pleno verano | ADN Cuba

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-

Cuando el Gran Almirante pisó tierra en Bariay, en el oriente cubano, y deslumbrado habló de "la tierra más hermosa que ojos humanos vieron", estaba marcando definitivamente el fin de la Edad Media que ya estaba moribunda luego de la caída de Constantinopla en manos del Imperio Otomano (los turcos) 39 años antes, en 1453.

O sea, los colonizadores de la bella isla y luego los esclavos e inmigrantes, y sus descendientes, todos ya cubanos, nunca vivieron en lo que en EEUU también se conoce como Dark Ages (Edad Oscura), una metáfora que sintetiza el atraso social, económico, cultural y la brutalidad en general de esa etapa de la historia humana.

Y oscuridad precisamente es lo que sufren ahora los cubanos. Y no estoy hablando metafóricamente del oscurantismo de la Edad Oscura, sino de la actual ola de apagones en Cuba.

Porque en rigor son noches medievales, oscuras como "boca de lobo", como la de los años 90, las que están castigando otra vez a los cubanos, ahora con el agravante del calor sofocante del verano implacable sin ventilador que funcione. Y con los pocos alimentos conseguidos pudriéndose en el refrigerador sin electricidad. Y todo indica que esta vez los apagones llegaron para quedarse.

Ya en los perfiles de redes sociales del monopolio estatal Unión Eléctrica Nacional (UNE) se publican, como cosa normal, los horarios de los apagones en cada uno de los 168 municipios del país.

Las excusas de la burocracia estatal irritan más todavía a la población, pues son las mismas de siempre: que si averías imprevistas, que si paros para mantenimiento, que no se pueden hacer los trabajos de mantenimiento técnico debidamente porque el "bloqueo" de EEUU impide importar las piezas e insumos necesarios, que si no hay combustible suficiente, que "si patatín o patatán", para decirlo en buen criollo.

Los jerarcas no dicen las causas reales, sino las consecuencias

Claro, la UNE insiste en que las causas de los apagones "son las limitaciones financieras y el bloqueo, que han impedido realizar los mantenimientos requeridos de forma oportuna". Y solo luego de poner el obligado parche antiyanqui el régimen, vía UNE, admite, por ejemplo, que Cuba tiene 16 de los 20 bloques de generación de electricidad del país "fuera del ciclo de mantenimiento capital", y que están "quemando un combustible muy agresivo que acorta los ciclos de operación (…) y requieren una intensificación de los procesos de limpieza, de lavado y la sustitución de conductos".

Pero vayamos al grano. Todas esas excusas para justificar los apagones son pura hojarasca. Enmascaran, deliberadamente, o no, las verdaderas causas del desastre energético que padece el país

Los jerarcas de la dictadura se limitan a los detalles puntuales de cada rotura, o paralización de una planta, pero ninguno de ellos va al fondo de problema. No abordan las causas primarias. Y decir solo una parte de la verdad y no toda, es una forma muy efectiva de mentir, incluso sin que el burócrata de turno se percate de ello. Y el resultado final es lo que cuenta: todos juegan con la cadena, no con el mono.

Por ejemplo, según los funcionarios del monopolio energético castrista la mayoría de las generadoras de energía eléctrica de Cuba han rebasado su vida útil y están fuera de sus ciclos de reparación, por lo que las averías son frecuentes.

Todas esas justificaciones, y muchas más, realmente son consecuencias y no causas, de los prolongados y frecuentes apagones, aunque a primera vista parezcan sus causas. Pero antes de precisar los verdaderos factores causantes detengámonos en algunas de sus efectos concretos ocurridos en los últimos días.

Pululan las averías, errores, impericia y …el desgano obrero

La Termoeléctrica 10 de Octubre, de Nuevitas, Camagüey, sufrió una avería en dos de sus unidades, salieron de servicio y provocaron prolongados apagones que se mantendrían hasta el viernes 27 de mayo. Eladio Ávalos, director de la planta, dijo que solo está conectado a la red nacional uno solo de los tres bloques generadores de esa planta.

El 24 de mayo, el diario Granma informó sobre la salida de servicio "de manera imprevista" de la unidad tres de la Central Termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes, de Cienfuegos, así como las unidades seis y siete de la planta termoeléctrica Máximo Gómez, de Mariel, y la unidad cinco de la Antonio Maceo de Santiago de Cuba,

Antes, el 18 de mayo, un "error" de manipulación en esa misma termoeléctrica santiaguera, conocida popularmente como Renté, sacó de servicio a las unidades cuatro y seis de esa planta, y simultáneamente hubo una rotura en la planta de Felton, en Mayarí. Como resultado quedaron apagadas por muchas horas las provincias de Santiago de Cuba y Holguín.

La Empresa de Electricidad de Ciego de Ávila dibujó un panorama aún más grave: "Desde el mediodía del sábado (21 de mayo) quedaron fuera de servicio 33MW, o sea, casi tres bloques de circuitos, que representan un tercio de la demanda de esa provincia; es decir, uno de cada tres circuitos está apagado". Aclaró que ni siquiera puede anticipar qué circuitos apagará al terminar cada apagón programado. "No sabemos qué cantidad de MW tendremos que apagar”.

Y a mediados de abril (2022) estuvo fuera de servicio durante cinco días la mayor central eléctrica de la nación, le termoeléctrica Antonio Guiteras de Nuevitas, Camagüey, por "contratiempos surgidos en el área de la caldera" según se informó.

También antes de abordar las causas reales de los apagones en Cuba, vale otro detalle a tener en cuenta. Ningún país del mundo tiene fuera de servicio tantos bloques generadores en sus termoeléctricas.

En 14 países de América Latina las termoeléctricas son la principal fuente de electricidad y no hay apagones —son excepcionales y muy breves— por mantenimiento técnico, o por roturas graves, o falta de pieza, o de combustible, ni por tan asombrosa ineficiencia, desgano obrero palpable y falta de pericia de los técnicos y trabajadores de esas plantas.

Por otra parte, sin electricidad no hay economía que funcione. O sea, los apagones agravan la crisis económica, el hambre y la desesperación de los cubanos.

Causas reales: no hay subsidios, motivación, ni libre empresa

Finalmente, a mi modo de ver las verdaderas causas del regreso en Cuba de las noches medievales son básicamente tres:

  1. El agravamiento de la crisis económica debido a que los subsidios recibidos del extranjero que durante décadas mantuvieron a flote la economía cubana ya no existen y que incluían el suministro gratuito del 65% del petróleo del consumo nacional. Pese a que Maduro sigue enviando petróleo gratis la cantidad es muy inferior a la que necesita Cuba, que no tiene dinero para importarlo en el mercado mundial.
  2. Los trabajadores de este sector clave (como el resto de los demás), agobiados por el hambre, la escasez de todo, los salarios miserables y el malvivir en general que sufren carecen de motivación para esforzarse y laborar con eficiencia en sus puestos de trabajo. Muchos piensan, con razón, que no deben esforzarse para un patrón tan abusador.
  3. En Cuba no hay economía de mercado, sino un sistema totalitario comunista, que encima ya cayó en su fase final de descomposición abrumadora y definitiva.

Todo lo demás en este tema es superfluo. Y si alguien lo duda le recomiendo que trate de encontrar en internet si las termoeléctricas latinoamericanas, o las del resto del mundo, son afectadas por las calamidades, la impericia y el profundo desgano obrero que pululan en las centrales cubanas.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 05 de Junio de 2022 15:19
 
Subir intereses no reducirá la inflación en Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 23 de Mayo de 2022 19:20

Inflación.

Por RAFAELA CRUZ.-

A finales de febrero pasado, muchos bancos rusos fueron expulsados del sistema de comunicación interbancario SWIFT, provocando que, en 24 horas, el rublo perdiera muchísimo valor. La primera reacción del Banco Central de Rusia (BCR) fue subir los tipos de interés hasta el 20%. Elvira Nabiullina, gobernadora del BCR, explicó que "el aumento de los tipos de interés permitirá garantizar el incremento de los intereses de los depósitos a los niveles necesarios para compensar los riegos inflacionarios y de devaluación".

Prestigiosos economistas cubanos sugieren que el Gobierno castrista podría intentar algo parecido para contener la inflación y la devaluación que padece la Isla.

En "La inflación sigue fuera de control en Cuba", Pavel Vidal afirma que "el Banco Central de Cuba (BCC) podría incentivar la tenencia y compra de pesos cubanos a partir de un instrumento financiero con tasas de interés atractivas"; mientras Elías Amor, en "Cuba: con la inflación no se juega", dice que "en la economía cubana… tal vez se tengan que incrementar los tipos de interés para frenar la inflación".

Y efectivamente, subir los tipos de interés es una manera efectiva —aunque conflictiva— de contener una crisis inflacionaria y de devaluación, la cuestión sería saber si eso funciona en la sui generis economía cubana, y, de ser así, a cuanto habría que subir los tipos para que la gente, en vez de comprar dólares, optara por tener ahorros y liquidez en moneda nacional, cosa que harían si, y solo si, el tipo de interés bancario superara la tasa de devaluación del peso con respecto al dólar.

Supongamos que tenemos 1.150 pesos y debemos decidir entre depositarlos a plazo fijo o cambiarlos a dólares. Cambiándolos a dólares hoy se obtendrían diez dólares, que dentro de un año seguirán siendo diez dólares. Por otra parte, si esos 1.100 pesos se depositan en un banco cubano al interés actual del 4%, dentro de un año serian 1.150 + 46 de interés, 1.196 pesos cubanos. Para decidir si depositar o cambiar a dólares, debe calcularse que valdrá más dentro de un año, diez dólares o 1.196 pesos, algo que depende de la expectativa de valuación del peso.

En los últimos 12 meses el peso cubano se ha devaluado un 83%. Si ese ritmo continúa, y no hay razón para esperar lo contrario, dentro de un año cada dólar se cambiará por 201 pesos, lo que significa que, con los 1.196 pesos que se obtendrían de un depósito bancario, podrán comprarse solo seis dólares: la conclusión es que es mejor cambiar a dólares que depositar en el banco.

Para invertir esa situación, como mínimo, el Banco Central de Cuba debe igualar el interés que ofrece con la expectativa de devaluación del peso con respecto al dólar, y agregarle además otros factores que conforman el tipo de interés, como la tolerancia al riesgo, la preferencia temporal, la preferencia por la liquidez, la evolución del PIB o la inflación esperada, que suman puntos a la tasa de interés nominal, con lo que, como poco, el BCC deberá ofrecer un 100% de interés para que la gente elija mantener depósitos en pesos y no comprar dólares.

Supongamos entonces que, efectivamente, el Banco Central de Cuba sube los tipos al 100% y la gente comienza a depositar su dinero a plazo fijo, eso detendría la devaluación del peso y atajaría uno de los componentes principales de la inflación, cierto; pero, y cuando venza el plazo y los depositantes quieran retirar su depósito más el 100% de interés prometido, ¿de dónde saldrá este?

El único modo de que el Banco Central de Cuba pague ese interés con dinero no inflacionario, es que, milagrosamente, la economía cubana se vuelva súper eficiente y produzca riquezas que respalden la emisión monetaria que habrá que inyectarse en el sistema a causa de esos intereses, algo que no parece probable. Lo que realmente pasaría es que el Banco Central de Cuba monetizaría esa deuda. Es decir, imprimiría más papel moneda sin respaldo, causando más inflación de la que quiso evitar.

El otro mecanismo mediante el cual subir los tipos de interés enfría la economía, es encareciendo el crédito y afectando los balances de bancos, empresas y personas; lo que reduce la demanda agregada y frena la inflación. Al menos, así funciona en países donde el consumo y la inversión correlacionan con el crédito, y el tipo de interés cumple su rol como señal de mercado. Sin embargo, en Cuba nada de eso pasa. Aquí la financiación de las empresas es decisión política, y la cantidad de créditos a personas naturales es tan minúscula que es macroeconómicamente invisible.

A quien sí podría afectar una política de créditos altos es a las nacientes MIPYMES, cuyas restricciones crediticias les hacen más dependiente de la intermediación bancaria, lo que contribuiría a empeorar, no a mejorar la inflación, pues reprimiría el aumento de la oferta agregada, que es el verdadero problema.

Resumiendo:

  • Para que los tipos de interés detengan la devaluación del peso, tendrían que subir tanto que se volverían ellos mismos razón de inflación y posiblemente de devaluación.
  • La desconexión entre inversión, consumo y crédito, que caracteriza a la economía castrista, hace inefectivo al tipo de interés como señal macroeconómica.
  • Unos tipos altos afectarían desproporcionadamente a la parte más dinámica de la economía cubana, el incipiente sector privado.

Aumentar los intereses para detener una inflación causada por una mezcla de improductividad sistémica y expansión monetaria salvaje, es como tratar de detener un camión sin frenos que baja una montaña, pisando el acelerador a fondo… Digamos que no parece buena idea.

El desplome de la moneda cubana y la inflación son resultado del sistema castrista, un modelo que se agota tan pronto deja de recibir subsidios del exterior, porque es incapaz de generar riqueza. Ninguna manipulación monetaria resolverá un problema que es de estructura productiva.

El destino histórico del castrismo es el basurero de la historia. Hay que ser cuidadosos para no "aconsejarle" maneras de retrasar su desaparición, que es la única y verdadera solución de los males que sufre la Isla. Dejemos que lo viejo muera —¿en paz?—, para que lo nuevo pueda nacer.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Sábado, 04 de Junio de 2022 17:33
 
¿Por qué el régimen no da detalles sobre la explosión del hotel Saratoga? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 21 de Mayo de 2022 15:48

Hotel Saratoga, La Habana.

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-

¿Por qué el régimen de Raúl Castro no acaba de explicar de modo claro y convincente las causas de la tragedia ocurrida en el emblemático hotel habanero Saratoga?

Hasta ahora, medio mes después, sin presentar pruebas concretas afirma que la explosión se debió a un escape de gas, pero sin dar detalles precisos. Da la impresión de que la dictadura le quiere "echar tierra" al asunto.

¿Por qué ese silencio? Parece haber dos razones: o finalmente no fue un accidente, o lo fue y el Gobierno no quiere dar detalles que revelen el estado desastroso de la infraestructura que tiene la industria turística, ya en franco retroceso por la mala calidad de sus servicios; al tiempo que su vecina República Dominicana rompe récords de avalanchas de vacacionistas de todo el mundo.

Lo cierto es que explotó un hotel con el trágico saldo de 46 muertos, cerca de 100 heridos, y 38 viviendas de la zona sumamente afectadas. Es de imaginarse las consecuencias que habría tenido para el turismo y para los cubanos si el hotel Saratoga no hubiese estado cerrado por reparaciones y con vacacionistas de todo el mundo allí hospedados y toda la empleomanía correspondiente. La cifra de fallecidos habría superado entonces el centenar. Y el escándalo internacional habría asestado un golpe demoledor al ya alicaído turismo, principal sector de la economía cubana.

El hotel Saratoga iba a ser reabierto cuatro días después, el 10 de mayo. La explosión del hotel ha sido una de las peores ocurridas en Cuba, y recuerda la del barco "La Coubre", en 1960.

El régimen debe mostrar las pruebas de que fue un accidente

Al no ofrecer detalles de cómo ocurrió esta desgracia, la dictadura inevitablemente nutre la suspicacia de que quizás no fue un accidente. La especulación esta vez no es creer que fue la CIA ni la oposición interna. La sospecha esta vez apunta a que el imperio empresarial militar GAESA, dueño del Saratoga, tiene enemigos en la propia cúpula castrista.

Hay un segmento allí marginado de "la piñata" que enriquece a los generales, coroneles, y sus familiares nucleados en GAESA, que está atada a la pandilla narcotraficante que usurpa el poder en Venezuela. Todo indica que ambas pandillas, la cubana y la venezolana, lavan dinero con la construcción de hoteles en Cuba, pero esa es otra historia. Lo que cuenta ahora aquí es que, luego de la asesoría de economistas socialdemócratas enviados por Rafael Correa a Caracas, Maduro ha comenzado a abrir la economía venezolana al capital privado para asociarse con él, jugada con la cual van a expandir sus ganancias la mafia madurista, y su partner GAESA.

Volviendo al Saratoga, llamó la atención que lo primero que hizo Miguel Díaz-Canel al referirse al siniestro del hotel fue declarar que "no fue una bomba" y culpar a la prensa independiente de afirmar que había sido una bomba. Toda una infamia, pues ningún medio libre cubano había dicho eso.

Tampoco nadie ha explicado por qué, horas antes de la explosión, se notó en La Habana cierto movimiento de fuerzas policiales y del PCC. ¿Para prevenir qué? ¿Se conocía que algo iba a pasar y no se sabía dónde?

El fuerte olor a gas,  "cuestión psicológica"

De todas formas, si la tragedia fue causada por un escape de gas, eso es muy preocupante para los habaneros, pues evidencia la crisis económica generalizada y ya terminal del modelo económico castrista, de la cual no escapa ni el privilegiado sector del turismo.

Antes de la explosión del Saratoga se reportaban diariamente en La Habana unas 30 fugas de gas caseras o en redes externas. Ahora se reportan 140, según ha reconocido el monopolio estatal del gas en La Habana.

Claro que han de ser muchas más las fugas de gas, pero son silenciadas por razones políticas. Por ejemplo, el 12 de mayo la directora de Producción del monopolio estatal del gas en La Habana, Daina Álvarez, negó que hubiera escapes de gas. Aseguró que el fuerte olor a gas que la gente siente por todas partes "no es real", sino "una cuestión psicológica" debido a lo sucedido en el hotel Saratoga.

Asumiendo que fue un accidente, de no estar Cuba sumergida en una crisis económica devastadora no habría tenido salideros la manguera del camión que llenaba los depósitos de gas del hotel Saratoga, como se ha dicho. Y esos depósitos habrían estado fuera del edificio y no dentro. ¿Puede suceder algo así en el hotel Hilton de Cancún, el Palais Royal de París, o el Table Bay de Ciudad del Cabo?

El céntrico hotel Saratoga, ubicado frente al Capitolio Nacional y cuya construcción data de la época colonial (1879), iba a reabrir sus puertas al turismo internacional luego de una segunda remodelación y reparaciones capitales. Algo insólito si se tiene en cuenta que había sido ya totalmente remodelado a un costo de 15 millones de dólares a cargo de Habaguanex, la empresa que dirigía Eusebio Leal, y fue reinaugurado en 2005 como un complejo hotelero de cinco estrellas, con 96 habitaciones y suites de lujo.

El nuevo deterioro del hotel comenzó desde que en 2016 el general López-Calleja le quitó a Leal el hotel y la empresa Habaguanex y los pasó al consorcio Gaviota, perteneciente a GAESA. La desidia y el abandono fueron arrancando una a una las cinco estrellas del hotel y lo rebajaron a hotel de medio pelo con un pésimo servicio, mal equipado, visiblemente "dejado de la mano de Dios", como se decía antes en la Isla.

GAESA y CUPET no indemnizarán a nadie

La dictadura tiene la obligación de indemnizar a los familiares de los fallecidos y heridos, y a las familias cuyas viviendas fueron severamente dañadas. Por cierto, los sobrevivientes y familiares de los 98 fallecidos en el derrumbe de un edificio de viviendas en Miami Beach en julio de 2021 recibirán casi 1.000 millones de dólares de indemnización.

Pero según el Código Penal de Cuba, el anterior y el actual, a ninguna institución estatal se le puede exigir responsabilidad penal. O sea, GAESA y la Unión Cuba Petróleo (CUPET), involucradas en el desastre, están exentos de responsabilidad penal. Y, en lo civil, ambas entidades alegarán que no tienen fondos para indemnizaciones. Y nadie las obligará a dar nada. Y si el Gobierno construye viviendas para los damnificados es para hacer propaganda política, aprovechando la enorme cobertura mediática de todo lo relacionado con la explosión del Saratoga.

Lo peor en todo esto es el peligro físico que corren los habaneros por el estado calamitoso de la infraestructura del abastecimiento de gas. Cinco días después del desastre del Saratoga, hubo otra explosión por fuga de gas en una vivienda de La Habana Vieja, con el resultado de un padre y su hijo de 11 años heridos de suma gravedad, y un vecino con heridas menores. El primero sufrió 90% de quemaduras en su cuerpo y el niño en un 75%. Ambos están en peligro de muerte.

Ese mismo día, 11 de mayo, un fuerte olor a gas provocó la evacuación del Hospital Infantil Marfán-Borrás, en el Vedado. Pero no, no hay que preocuparse según la directora Daina Álvarez, pues el olor a gas no es real, es "psicológico", puramente imaginario.

La conclusión aquí es doble: 1) la mafia militar castrista debe responder por la tragedia del hotel Saratoga, sea accidental o no; y 2) habrá más explosiones por fugas de gas, con víctimas y destrucción, si la plaga dictatorial sigue en el poder.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 01 de Junio de 2022 19:45
 
LA SOCIOLOGIA CATOLICA Y EL CAPITALISMO CONTEMPORANEO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 18 de Mayo de 2022 20:19

Capitalismo Social - Voz Actual

 

Por Santiago Cárdenas.-
El liberalismo económico contemporáneo o neo liberalismo—de ahora en adelante el capitalismo—es la resultante de un largo viaje económico que comenzó, a decir de Karl Marx, en el siglo XII en el seno de la sociedad feudal.
La mas conocida y estudiada de sus etapas (dividido que está por los académicos, solamente por motivos docentes ) fué la llamada etapa del capitalismo industrial—tan abusivo como exitoso—de aproximadamente un siglo de duración que coincidió con la revolución industrial en Inglaterra y CentroEuropa.
Fue la época de la explotación del hombre por el hombre; adolescentes trabajando doce horas en las minas; mujeres muriendo de parto sin atención; la tisis galopantes en los hacinados tugurios de los proletarios y un etcétera de injusticia social muy largo, que todos conocemos. Lágrimas y sangre para rellenar los bolsillos de capitalistas insensibles, abusadores, obesos y bien cuidados.
Éstos son los argumentos que las izquierdas y las progresías todavía siguen utilizando en el 2022 para denostar el capitalismo contemporáneo que muy poco tiene que ver con el del siglo XVIII. “ El capitalismo salvaje” le llaman, que es el ritornello de algunos analfabetos o mal intencionados que siguen insistiendo en una pésima traducción del término “abridged” ( sin bridas, sin riendas ) del Papa San Juan Pablo II en su encíclica Centésimo Aniversario.
Ésta se escribió en el aniversario 100 de la Rerum Novarum de León XIII que conoció de primera mano la Europa de la industrialización, pero no al socialismo real,-- el verdadero salvajismo,-- que llegó al poder en la Rusia bolchevique en 1917, unos pocos años después de la muerte del este Papa. En aquellos tiempos las utopías económicas socialistas, que eran muchas, mostraban esa aureola de igualdad y el hálito de justicia social que perdura hasta nuestros días, engatuzando—no sé porqué -- a miles de ingenuos y entusiastas alrededor del mundo. Comisarios y tontos útiles dispuestos que están a construir el “socialismo democrático” desde las cenizas del capitalismo. A éste no hay que reformarlo; según proponen, sino que destruirlo. “La violencia es la partera de la historia” según los clásicos marxistas y sus continuadores : los neo marxistas actuales. Por ahí van.
Pero este capitalismo moderno, que no es perfecto, pero que se autoperfecciona continuamente, nace por ósmosis de la libertad, especialmente de la económica. La evidencia es que ha mutado continua y sostenidamente, en el transcurso de los siglos, para el bien.
El capitalismo es el modelo económico que mas se acerca a las propuestas de la Sociología Católica con su respeto a la propiedad privada; su rédito social a través de los taxes; su salario familiar; la existencia de sindicatos; el ahorro comunitario y los beneficios de todo tipo al obrero en el marco del principio de subordinación (subsidariedad ) bien aplicado.
LA LIBERTAD
Actualmente, se habla poco o ya no se habla de la libertad, esa categoría filosófica inmanente, genialmente estudiada por John Locke, el padre del liberalismo clásico en el siglo XVII. Las discusiones acerca de ella, que se extendieron a lo largo de tres siglos, han sido expurgadas del léxico académico, lo que demuestra hasta donde las izquierdas han subvertido e infiltrado poco a poco a las democracias liberales.
Claro está, eso se ha logrado porque los comisarios socialistas conocen muy bien, perfectamente, que el capitalismo necesita de libertad absoluta, como el oxígeno, para desarrollarse y prosperar.
La solución, como sucede frecuentemente, se encuentra en la inspiración bíblica. Parafraseando las Escrituras : “Busquen primero el reino de la libertad y su justicia ; que el capitalismo se os dará por añadidura.”
Mientras llega esa libertad prístina a la que aspiramos, el capitalismo,-- mejorado, reformado, -- es la mejor solución cristiana y secular a nuestros problemas económicos contemporáneos.

 

Última actualización el Martes, 31 de Mayo de 2022 21:12
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 447