"No me voy, no me conocen. Yo me muero aquí", dijo Otero Alcántara ante presiones para su destierro

La Seguridad del Estado ha estado presionando a familiares cercanos, amigos y ...

Gabriel Boric anunció su nuevo gabinete en Chile: mujeres, un guiño al mercado y la nieta de Allende

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, nombró este viernes al expresidente ...

El Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU pidió explicaciones a Cuba por lo sucedido tr

El Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas ha instado a ...

Rusia condiciona su invasión a Ucrania y da un plazo de una semana a Estados Unidos y sus aliados

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo este viernes que ...

Ciro lança campanha presidencial inspirada em Brizola

O político gaúcho Leonel Brizola, fundador do PDT, completaria 100 anos de ...

Artigos: Cuba
¿Por qué el régimen realizó en diciembre un maratón de juicios contra cubanos que participaron en las protestas del 11J? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 07 de Enero de 2022 21:37

Ilustración sobre los juicios contra los manifestantes del 11J.

Por LUCÍA ALFONSO MIRABAL.- 

Tras mantener a cientos de cubanos presos durante meses, el régimen se enfrascó en un maratón de juicios en diciembre, no solo contra manifestantes del 11J, sino contra cubanos encarcelados desde mucho antes, como Luis Robles.

El Gobierno de Cuba ha sido denunciado por mantener en prisión provisional sin juicio ni petición fiscal a centenas de ciudadanos, entre los que resalta el nombre de Luis Manuel Otero Alcántara, quien fue arrestado cuando se disponía a sumarse a las protestas que estallaron el 11 de julio en varias ciudades cubanas y se extendieron hasta el 13.

Desde antes, estaban presos Maikel Castillo (Osorbo); Yoandi Montiel Hernández, conocido como El Gato de CubaLázaro Yuri ValleEsteban RodríguezInti Soto y Ángel Cuza.

El Gobierno sabe que podría tener que rendir cuentas ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) en algún momento por la denuncia de estas violaciones y porque estadísticamente el número de presos ha aumentado, lo que constituye un indicador negativo a explicar. Un número significativo de ciudadanos encarcelados sin que se les haya realizado juicio ni existan peticiones fiscales contra ellos da una imagen pésima.

Los cien juicios como mínimo realizados en diciembre responden a la necesidad de atenuar esa mala imagen en lo posible, sin tener que renunciar al encarcelamiento de las figuras más incómodas sin celebrarles juicio, como demuestra que se haya juzgado a varios participantes en las protestas del 11J, pero no a Otero Alcántara.

En cuanto a los encarcelados previamente, fueron juzgados Robles y El Gato de Cuba. Esteban Rodríguez fue forzado al exilio y llevado directamete de la prisión al aeropuerto esta semana, mientras Soto y Cuza fueron excarcelados. Los tres últimos llevaban ocho meses en la cárcel sin juicio por participar el 30 de abril en una protesta pacífica en la calle Obispo, de La Habana, en apoyo a Otero Alcántara, entonces en huelga de hambre.

Para Rodríguez, Soto y Cuza se concretó un castigo anticipado y sin necesidad de juicio. Cumplieron en prisión más de la mitad de las condenas que habrían recibido de ser hallados culpables de los delitos de desórdenes públicos y desobediencia en un juicio. Estos delitos se sancionan con privación de libertad de tres meses a un año o, al no ser delitos graves dentro del Código Penal cubano, con multas de 100 a 300 cuotas.

Pero el régimen necesita salir de los acusados por las protestas del 11J, que constituyeron un hecho sin precedentes dentro de la Revolución y acapararon la atención mediática. A la vez, la represión policial generó una profunda repulsa no solo hacia el interior del país, sino a nivel internacional.

La única ganancia que tuvieron las protestas para el régimen en su momento fue que desviaron, momentáneamente, la atención de los encarcelamientos de Osorbo, El Gato de Cuba, Lázaro Yuri Valle y los cubanos que protestaron el 30 de abril en la calle Obispo.

El 11J continúa acaparando una atención que incomoda al régimen. Aunque impide el el acceso del público a los juicios —solo pueden estar presentes los familiares de los acusados, lo que infringe el principio de publicidad del debate penal e invalida de facto la garantía del debido proceso—, no puede mantener los procesos en secreto. Cada petición fiscal, cada juicio y cada sentencia generan noticias en la prensa independiente cubana, que lee un número cada vez mayor de cubanos.

Pero si por una parte el régimen necesita realizar juicios ejemplarizantes que disuadan al resto de los cubanos de realizar protestas en el futuro, también debe intentar ofrecer al mundo una imagen de legalidad, de que en Cuba hay un Estado de derecho.

De la misma forma que tras las protestas, concedió migajas al pueblo en paralelo a la represión, ahora celebra juicios a manifestantes presos y a algunos cubanos encarcelados desde antes, mientras mantiene a otros en prisión provisional sin juicio ni petición fiscal. O los destierra, como acaba de hacer con Esteban Rodríguez.

Por tanto, procesa –con peticiones fiscales desproporcionadas y condenas que lo son aún más– al número de presos necesario para mostrar la menor cifra posible de encarcelados sin juicio. Entre los que permanecen en prisión provisional hace meses se encuentran las figuras más incómodas para el régimen, pero para ellos reserva el tratamiento que ha recibido Rodríguez. Tampoco puede descartarse que sus liberaciones formen parte de alguna negociación diplomática en la que el Gobierno se halle inmerso. El régimen no puede permitirse que queden libres dentro de Cuba ni darles más notoriedad a través de juicios.

Ya Otero Alcántara y Osorbo recibieron ofertas de exiliarse y las rechazaron. No debe sorprendernos que en un futuro no lejano sean sometidos a expatriaciones forzosas.

El régimen también intenta presentar al mayor número posible de presos como delincuentes comunes, a partir de los cargos de atentado, daños a la propiedad, hurto y desacato, entre otros.

No olvidemos que algunos manifestantes recibieron tratamientos penales alternativos, como trabajo correccional sin internamiento o multas, con lo que el régimen espera demostrar que no en todos los casos se aplicaron medidas privativas de libertad.

Otro elemento que explica la maratón de juicios en el último mes de 2021 —además de la confianza del régimen en que los cubanos estarían demasiado ocupados persiguiendo la comida de fin de año como para interesarse en juicios en los que no estaba involucrado ningún allegado— es que en enero entran en vigor leyes que la Asamblea Nacional del Poder Popular debió aprobar en julio y finalmente aprobó en octubre.

Entre estas destaca la nueva Ley de Proceso Penal, en la que habrían podido ampararse los abogados de muchos acusados y procesados para presentar acciones de nulidad procesal por violaciones de las garantías del debido proceso.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Jueves, 20 de Enero de 2022 21:50
 
'El Libro Prohibido' PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 04 de Enero de 2022 12:52

Foto icónica tomada en la esquina de Toyo, La Habana, el pasado 11 de julio.

Por ARIEL HIDALGO.-

Tengo el placer de dar la primicia a 14ymedio de mi nuevo libro cuyo título se adelanta a su destino: El Libro Prohibido, publicado en Amazon, inicialmente, en formato digital, con una carátula muy dramática: en medio de la brutal represión de la tiranía contra la gloriosa manifestación del 11 de julio, un joven enarbola una bandera cubana ensangrentada sobre un auto volcado –presumo que una patrulla policial–, algo que me recuerda la sobrecogedora escena del joven chino solitario que en la histórica manifestación de Tiananmen detuvo con su cuerpo a una hilera de tanques.

La intención del libro se expone desde su introducción: "Lo que debe mover tus acciones no debe ser el odio contra los responsables de la mentira y la injusticia, sino el amor a la justicia y la verdad, lo cual no significa que, aún sin rencores, no debamos ser implacables en desnudar todas las mentiras que nos han sembrado en el inconsciente".

El libro hace una radiografía de este trágico proceso cubano de 63 años, precedido de sus antecedentes republicanos y de las raíces de ese modelo que los comunistas han llamado "socialismo"

El libro hace una radiografía de este trágico proceso cubano de 63 años, precedido de sus antecedentes republicanos y de las raíces de ese modelo que los comunistas han llamado "socialismo" y que ha resultado ser el más grande fraude de todos los tiempos, un origen que, irónicamente, fue fraguado por los grandes magnates bancarios de principios del siglo XX, esos que hoy los comunistas llaman "imperialistas", a partir de una sutil modificación de la teoría marxista de la Revolución para dar lugar a lo que luego fue conocido como marxismo-leninismo.

En aquel entonces el financiamiento a los principales líderes de lo que fue llamado Revolución de Octubre, Lenin y Trotsky, trató de mantenerse en las sombras, pero periodistas e historiadores, incluyendo a un valiente congresista estadounidense, lo sacaron a la luz. El intento de ocultar la verdad llevó a usar las vías más intrincadas y hasta surrealistas, como lo revela el título de un artículo: "De cómo los condones alemanes financiaron la Revolución Rusa".

A fin de cuentas lo que se creó no fue una ideología, sino una fachada para encubrir y justificar el atraco de todas las riquezas de un país y el control totalitario sobre todo un pueblo, algo que hasta el propio Marx habría condenado. No importaba a quien se expropiaba, si a un terrateniente o a un simple zapatero, porque para ellos lo realmente importante era controlarlo todo mediante un silogismo muy simple: Todo pertenece al pueblo. Yo soy el representante del pueblo. Ergo, todo me pertenece.

De esa fachada formaba parte el hecho de llamar "revolución" a eso que existe en Cuba, una idea que no se le ocurrió a Batista, quien seguía enarbolando la bandera del 4 de septiembre a pesar de que aquella revolución había sido traicionada por él mismo más de veinte años atrás. Ningún cubano debe aceptar para sí mismo el epíteto de "contrarevolucionario" porque significaría apuntalar la mentira de una revolución que dejó de existir hace más de medio siglo. Lo que existe ahora y desde entonces, es una tiranía totalitaria.

En todo caso, los verdaderos revolucionarios de hoy serían los que se manifestaron el pasado 11 de julio, porque abogaban por una transformación radical de las estructuras del país como justamente se define una revolución. Y por otra parte, los contrarrevolucionarios serían ellos por haber traicionado a una revolución democrática y libertaria por la que murieron tantos cubanos para restaurar la avanzada Constitución del 40, realizar unas elecciones verdaderamente libres y reanudar un proceso de verdadera socialización iniciada por los auténticos que los ortodoxos se proponían profundizar.

En todo caso, los verdaderos revolucionarios de hoy serían los que se manifestaron el pasado 11 de julio, porque abogaban por una transformación radical de las estructuras del país como justamente se define una revolución

En este libro no podía faltar un estudio sobre el legado de José Martí, no por esa costumbre ya enraizada en los cubanos de terminarlo todo hablando de quien siempre se le llama El Apóstol, sino por dos razones ineludibles: la primera porque fue el primer cubano que empezó a criticar ese modelo que se nos impuso a la fuerza, incluso mucho antes de que se instaurara en algún país y uno de los primeros en el mundo en alertar sobre esa "futura esclavitud", y segunda, porque nos dejó un ideario sobre los derechos humanos, principalmente el de la libre expresión, que ha sido tan importante en la formación de una conciencia cívica del pueblo cubano para poder enfrentar esta dictadura.

Se aborda también el tema del sueño de una Cuba mejor que la de todos los tiempos anteriores, tema muy debatido en cuanto a cuál modelo seguir, pero a la vista, en nuestro propio país, podemos vislumbrar nuestro propio camino. Hay dos Cuba, la del Comité Central, el Consejo de Estado con sus consignas vacías, sus dogmas y prohibiciones, estancado en un mundo de falsedades que comenzó a morir en 1989; y la otra, la Cuba real, la de la verdad, la de los cuentapropistas y los trabajadores agrícolas, la de los periodistas independientes y creadores de un arte sin mordazas. Cuando la primera Cuba desaparezca, el verdadero bloqueo, el interno que frena la creatividad y la productividad, se derrumbará, y esa segunda Cuba se levantará y será, ella misma, el modelo a seguir para muchos pueblos del mundo.

14 Y MEDIO

Última actualización el Miércoles, 19 de Enero de 2022 14:42
 
Fachada y no derechos: el cronograma legislativo es una piedra en el zapato del régimen cubano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 04 de Enero de 2022 12:42

Por LUCÍA ALFONSO MIRABAL.- 

Si alguna norma de las previstas dentro del cronograma legislativo parece haberse convertido en un estorbo para el régimen, que concibió dicho calendario según sus propios intereses, es la Ley de Reclamación de los Derechos Constitucionales. Pero no es la única. La ley que debe garantizar el derecho a la reunión y la manifestación pacífica ni siquiera tiene fecha.

Ilustración sobre el poder y el cronograma legislativo en Cuba.

Según el discurso oficial, la Ley de Reclamación de Derechos Constitucionales dará cumplimiento al Artículo 99 de la Carta Magna aprobada en 2019, que recoge la posibilidad de que los ciudadanos reclamen ante los tribunales la restitución de derechos constitucionales vulnerados y obtengan, de conformidad con la ley, la correspondiente reparación o indemnización. La realidad demuestra que la idea era tener esa norma como fachada para crear la ilusión de que Cuba es un Estado de Derecho, no que los cubanos hicieran uso de ella.

Última actualización el Lunes, 17 de Enero de 2022 14:26
 
2022: ¡Viva Cuba Libre! PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 01 de Enero de 2022 23:39

Nenhuma descrição de foto disponível.

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

La demostrada disposición de pueblo de la isla para enfrentar las injusticias “revolucionarias”, la división interna al seno de la dictadura y la presión externa del exilio militante, harán flaquear los despropósitos explotadores de los comunistas castristas para, más temprano que tarde, tener esa Cuba Libre que todos los cubanos merecemos y que ahora el castrismo limita.


2022: ¡Viva Cuba Libre!

Jorge Hernández Fonseca

1 de Enero de 2021

No hay otro futuro posible para Cuba que ser libre nuevamente. La farsa “revolucionaria” terminó el 11 de Julio pasado, con los cubanos de la isla pidiendo Libertad, con mayúsculas. Las “viudas” de Fidel Castro lo que ofrecen como futuro, es continuar su “guerrita” particular contra los Estados Unidos de América --el único “logro” tangible de la fallecida y pestilente “revolución cubana”-- logro que a ningún cubano le interesa, fuera de la cúpula dictatorial.

Una “revolución” que ofreció “villas y castillas” y que después de 63 años de engaños y mentiras, de miles de fusilados y cientos de miles de presos políticos, lo que nos presenta es hambre, desesperanza y desarraigo de lo mejor de la juventud cubana: ¡una vergüenza!

El único y esperpéntico argumento “teórico” de la pandilla que comanda la tal “revolución” para mantenerse en el poder a sangre y fuego, es “evitar el regreso de capitalismo explotador” y para eso, han inventado un “tinglado” nacional de pagarle a los cubanos en pesos y venderles lo que necesitan en dólares. Algo que ni el peor de los capitalismos explotadores se ha atrevido hacer.

No hay razones políticas, económicas y muchos menos morales, para continuar con el desenfrenado mecanismo “revolucionario” de sacrificar a los cubanos dentro de Cuba, solamente para que los hijo(a)s de Raúl Castro se adueñen de las casas de los exiliados, para que disfruten de vacaciones en el exterior --como hijos de reyes-- para que manejen Mercedes mientras los cubanos carecen de ómnibus. No hay razón ninguna y por eso ¡tienen que irse!

La sobrevivencia del régimen dictatorial cubano ya no depende solamente de las ideologías comunista o capitalista. Otras fuerzas internacionales se aprovechan de la opresión que la “revolución” tiene contra los cubanos, y amenaza con exportar su sistema a otros países de América Latina –negocio rentable y en expansión, como lo demuestran las victorias izquierdistas en Perú, Honduras, Chile y con peligros para extenderse a Colombia y Brasil-- lo que significa una sobrevida para la explotación comunista contra los cubanos de la isla.

La demostrada disposición de pueblo de la isla para enfrentar las injusticias “revolucionarias”, la división interna al seno de la dictadura y la presión externa del exilio militante, harán flaquear los despropósitos explotadores de los comunistas castristas para, más temprano que tarde, tener esa Cuba Libre que todos los cubanos merecemos y que ahora el castrismo limita.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Domingo, 09 de Enero de 2022 19:48
 
2022: Cuba castrista otra vez en el letargo, o en la definición final PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 18 de Diciembre de 2021 22:04

From Cuba to Palestine, when revolutionaries end up as dictators, the  people pay the price | Simon Tisdall | The Guardian

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

El año 2022 a su vez viene cargado con dos probables hechos trascendentes: el desenlace final con la enfermedad de Raúl Castro por un lado, y la posible estampida silenciosa de lo mejor de la juventud cubana por la vía nicaragüense, abierta recientemente como válvula de escape al descontento nacional contra una dictadura inepta, que para nada gobierna en favor de su pueblo, sino que dedica los pocos recursos disponibles a mantenerse en el poder a toda costa.


2022: Cuba castrista otra vez en el letargo, o en la definición final

Jorge Hernández Fonseca

18 de Diciembre de 2021

El año 2021 termina en Cuba con el sabor amargo del retroceso patriótico-democrático. La chispa libertadora que generó el Grupo de San Isidro con su protesta frustrada, que provocó la masiva manifestación del 27N frente al ministerio de cultura castrista, y que engendró a su vez el Grupo Archipiélago como semilla opositora. Estos antecedentes impulsaron indirectamente las manifestaciones populares espontáneas de protesta anti-castristas del 11 de Julio, que hizo al Grupo Archipiélago tratar de reeditar actos de calles a nivel nacional el 15N. Esta última convocatoria, frustrada por la represión y el acoso, impidió su realización --y provocó el lamentable y polémico exilio de su líder-- cerrando abruptamente el brote rebelde, hasta hoy.

El año 2022 a su vez viene cargado con dos probables hechos trascendentes: el desenlace final con la enfermedad de Raúl Castro por un lado, y la posible estampida silenciosa de lo mejor de la juventud cubana por la vía nicaragüense, abierta recientemente como válvula de escape al descontento nacional contra una dictadura inepta, que para nada gobierna en favor de su pueblo, sino que dedica los pocos recursos disponibles a mantenerse en el poder a toda costa.

Cuba castrista se adentra en el 2022 con un control policial casi total, que le permite comenzar a prometer, por “enésima” vez --y una vez más-- “enmendar los errores”, sabiendo tanto “ellos” como la población cubana, que la derrota de la dictadura es lo único que los salvaría. Así, queda abierto el camino para la estampida nacional vía Nicaragua, a no ser que sobrevenga la ausencia permanente de la única fuente de poder total dentro de la isla: Raúl Castro. En ese caso, la división en la cúpula gobernante podría finalmente estallar y democratizar la isla.

Es sabido que Díaz Canel sería la primera víctima a la desaparición de Raúl Castro y su ausencia abriría una potencial lucha por el poder, en la que estarían implicados el anterior ministro de las fuerzas armadas cubanas, general Leopoldo Cintras Frías --defenestrado por Raúl por oponerse al nombramiento de Díaz Canel-- y los herederos de Raúl, aspirantes de larga data a la sucesión de su padre en las riendas del poder central. Adicionalmente, la aparición reciente en el panorama político nacional de Carlos Lage, no se sabe muy bien  propulsado por quién y por qué, adiciona un ingrediente más al potencial diferendo por venir a la muerte de menor de los Castro. Esta podría ser la chispa decisiva para el futuro de Cuba.

Así, el año que se avecina trae en su seno el potencial enigma de la solución de los problemas “revolucionarios” que han empobrecido la isla y que se ha cobrado la ausencia de muchos de sus mejores hijos. En el año que se inicia, o la juventud inconforme dentro de la isla irá a enriquecer con su talento otras tierras del Mundo, o colaborará con su valor a la democratización de su tierra, usada hasta hoy como coto restricto de los hermanos Castro.

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

 

Última actualización el Domingo, 26 de Diciembre de 2021 13:52
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 436