Díaz-Canel "tranca el dominó": diálogo solo si es 'por el socialismo y para todo lo que sea por la R

Miguel Díaz-Canel, vestido con un pulóver de la bandera cubana, presidió el domingo ...

Entre acosos y amenazas de muerte: así vive la jugadora que se negó a realizar el minuto de silencio

El nombre de Paula Dapena, jugadora del club Viajes Interrías FF (3ª ...

Cómo opera CEIEC, la empresa estatal china que ayuda a la dictadura de Nicolás Maduro a censurar med

Estados Unidos sancionó este lunes a la empresa tecnológica Corporación China de ...

Armas controladas por satélite: cómo fue el operativo contra Mohsen Fakhrizadeh, el líder del plan n

Un importante funcionario iraní de seguridad dijo este lunes que Israel utilizó ...

Os recados das eleições municipais para 2022, Por Carlos Eduardo Borenstein

Embora as eleições municipais tenham seus resultados mais impactados pela lógica local, ...

Artigos: Cuba
Y la chispa prendió... PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 28 de Noviembre de 2020 19:38

Artistas reunidos frente al Ministerio de Cultura en La Habana exigiendo al Gobierno cubano que se abre al diálogo. (14ymedio)

Por YOANI SÁNCHEZ.-

A oscuras por momentos o solo con las luces de los teléfonos móviles iluminando sus rostros, cientos de artistas se plantaron hasta la madrugada de este sábado frente el Ministerio de Cultura en La Habana. La pacífica protesta marca un precedente necesario y de impredecibles consecuencias en una Cuba donde muchos se acostumbraron a que "nada pasa", "todo está controlado desde arriba" o "no se mueve una hoja sin que lo ordene el Gobierno".

La detención del rapero contestatario Denís Solís, la huelga de hambre de varios activistas del Movimiento San Isidro y la entrada violenta en la sede de este grupo independiente, la noche del pasado jueves, fueron los detonantes para la concentración de cineastas, artistas plásticos, músicos y todo tipo de creadores frente a la casona de la calle 2 en El Vedado, pero el fermento de esa demostración llevaba décadas acumulándose.

Lo ocurrido es el resultado de más de medio siglo de intentar subordinar el arte a la ideología sin aceptar matices; años de parametrización, censura, purga, Quinquenio Gris, prebendas a cambio de silencio, exilio forzado de tantos creadores, tijeras podando nombres en las editoriales, los escenarios y las galerías. Este 27 de noviembre de 2020, todo ese magma acumulado -que en varios momentos ha provocado alguna que otra pequeña erupción o chispa- se desbordó en un acto público, con nutrida presencia y frente a una de las más temidas instituciones cubanas.

Este 27 de noviembre de 2020, todo ese magma acumulado -que en varios momentos ha provocado alguna que otra pequeña erupción o chispa- se desbordó en un acto público, con nutrida presencia y frente a una de las más temidas instituciones cubanas

A diferencia de 2007, cuando las autoridades culturales y los cancerberos de la intelectualidad lograron encauzar la "Guerrita de los emails" a una reunión -con un número limitado de participantes- en la Casa de las Américas, este viernes los artistas que protestaban tuvieron el buen tino de no dejarse dividir y de no aceptar la propuesta oficial de que solo 40 de ellos entraran a la sala Llauradó, una encerrona a todas luces, clásica de los manuales de la KGB y de la Stasi.

En lugar de eso, frente a la alta verja del ministerio se creó momentáneamente un gobierno democrático, plural y diverso que permitió a cada gremio elegir a sus representantes, tres decenas de personas a las que encargar sus reclamos para ser expuestos frente al viceministro Fernando Rojas, porque -claro está- el ministro nunca apareció, algo inexplicable en una Isla donde desde cualquier punto de la geografía se puede llegar a La Habana en menos de 12 horas si se viaja en auto y en menos de tres si se usa un avión.

La secuencia de lo sucedido durante el viernes fue casi cinematográfica: comenzó con la llegada de las primeras personas frente al ministerio alrededor de las once de la mañana, casi "cuatro gatos" -como tanto le gusta decir a la propaganda oficial para denostar a sus críticos-, después vino la manida justificación de una empleada de que el titular del sector, Alpidio Alonso, no estaba disponible para atenderlos y que funcionó como verdadera leña arrojada al fuego, para continuar con más y más artistas acudiendo al lugar para exigir un diálogo con las autoridades de la cultura.

La escena se completó con un extenso operativo policial en las inmediaciones, la prohibición de paso que sufrieron varios artistas y activistas que intentaron acercarse, además de un injustificado incidente violento contra un grupo que se dirigía al lugar y que fue rociado con espray por un cuerpo de uniformados que, de seguro, no estaba actuando por su cuenta sino que respondía a órdenes dictadas desde alguna oficina climatizada.

Ya en la madrugada y tras el encuentro con Rojas, los representantes salieron a contar los acuerdos alcanzados. Unos resultados que levantaron aplausos pero que también han generado críticas, una diatriba necesaria y esperada si de plantar la semilla de un país plural y democrático se trata. Mientras algunos creen que le arrebataron al poder la conquista de que revise sus procedimientos represivos y permita mayores libertades en la escena artística; otros advierten que puede ser una maniobra de distracción.

Todo es posible, porque algo así nunca había pasado de esta manera, en estas dimensiones y mucho menos en un contexto similar a este. Con un país sumido en la más profunda crisis económica que han vivido muchos de los jóvenes que se reunieron ayer ante el Ministerio de Cultura, con la generación histórica -que ha tenido a la Isla en un puño por más de 60 años- agonizando sin gloria ni legado y con una sociedad cansada de las carencias y soñando con maletas, vuelos y emigración… nadie puede predecir si los acuerdos de ayer son "lo mucho" o "lo poco".

Todo es posible, porque algo así nunca había pasado de esta manera, en estas dimensiones y mucho menos en un contexto similar a este

¿Qué pasará a partir de ahora? Algunos que han vivido anteriores decepciones, vaticinan que el Ministerio de Cultura no cumplirá con lo acordado, la propaganda oficial arreciará los ataques contra el Movimiento San Isidro y levantará una ola de supuestas demostraciones a favor del régimen a lo largo de la Isla. Quienes han experimentado anteriormente el cachumbambé de la ilusión y la frustración con hechos de este tipo, predicen llamados de la Seguridad del Estado a cada una de las cabezas más visibles de la protesta.

Por separado, en una oficina de interrogatorio de Villa Marista, con una mezcla de amenazas y promesas, muy probablemente podrán hacer que alguno se retracte o al menos se aleje de cualquier acción similar que ocurra en el futuro. Los medios controlados por el Partido Comunista publicarán declaraciones de artistas fieles que cuentan el "enorme respaldo y libertad" que les ofrece para su creación el Ministerio de Cultura y parte de los que reclamaban partirán a otro país a hacer un doctorado, crear una familia u olvidar la Isla que dejaron atrás.

Todo eso puede suceder y mucho más, pero es mejor optar por la película en que los sucesos de la calle 2 dan paso a situaciones nuevas, regeneradoras de la esperanza y que constituyan el embrión del cambio que tantos deseamos para nuestro país. Un cambio que se impulse no desde la violencia sino desde el reclamo pacífico de personas que crean, aman y dialogan. Yo opto por ese guion, porque del otro ya he visto una interminable película toda mi vida.

14 Y MEDIO


Última actualización el Martes, 01 de Diciembre de 2020 02:29
 
La Habana, cara y espejo de la "involución" cubana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 22 de Noviembre de 2020 00:45

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- 

Fue Cicerón quien dijo hace más de 2.000 años que "la cara es el espejo del alma". Parafraseando al ilustre romano, La Habana es la cara y espejo  de la "revolución" castrista. Es el rostro más visible del país, como Montevideo es la cara de Uruguay, o Londres la de Inglaterra.

Edificio en La Habana.

Luego de casi 62 años de "involución" (que no revolución) fidelista-raulista, La Habana es un lejano fantasma de lo que fue. Es una ciudad decadente que en buena medida semeja a una anciana abandonada, pobre y achacosa. Suelta los pedazos lastimosamente. Solo en 2020 han muerto siete habaneros aplastados al derrumbarse los edificios en que vivían.

Última actualización el Sábado, 28 de Noviembre de 2020 19:42
 
¿Dónde están Arantxa y demás tontos útiles? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 20 de Noviembre de 2020 00:46

Mercado del EJT de la calle 17, en La Habana, estos días pasados. (14ymedio)

Por YOANI SÁNCHEZ.-

Con tono desenfadado y bajo el sol del verano habanero, la politóloga española Arantxa Tirado grabó un video el pasado año donde explicaba las maravillas de la economía cubana que permitían a una persona tener tres comidas diarias y hasta una merienda por solo 30 euros mensuales. Ahora, el mismo mercado que le sirvió de escenario a su disertación está prácticamente vacío, pero nos falta la protagonista de aquel panegírico para filmar esta otra cara de la realidad.

En la esquina de la calle 17 y K, en El Vedado, las tarimas llevan semanas casi desiertas. Unos pésimos plátanos burros, naranjas duras como piedras y jengibre son de los pocos productos que esporádicamente han aparecido en el último mes en el que fuera uno de los mercados mejor surtidos de la capital cubana, gestionado por los militares a través del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT). Los ingredientes con los que Tirado aseguraba haberse aprovisionado mientras estaba en la Isla ahora solo se encuentran en los recuerdos y en las breves imágenes de su video.

Aquellas imágenes levantaron una polvareda de críticas cuando en enero pasado se hicieron virales en las redes sociales cubanas. Una avalancha de críticas cayó sobre la politóloga que, tras pasar unos días en la Isla, ya se sentía lo suficientemente instruida de la cotidianidad cubana como para dictar cátedra y aclarar equivocaciones a los "enemigos" del sistema. ¿Cuántos de esos tontos útiles no hemos conocido dentro y fuera de nuestras fronteras nacionales? ¿Por qué nunca aparecen para contar lo que contradice su tesis?

Intento contener el dolor de muelas de un pésimo empaste hecho en el policlínico de mi barrio habanero mientras me acuerdo de unos alemanes que me explicaron en el metro de Berlín las tremendas ventajas del sistema de Salud Pública cubana

Intento contener el dolor de muelas de un pésimo empaste hecho en el policlínico de mi barrio habanero mientras me acuerdo de unos alemanes que me explicaron en el metro de Berlín las tremendas ventajas del sistema de Salud Pública cubana. Conseguí esa reparación dental después de varios días de frustración porque en las instalaciones no había agua o electricidad. Pude finalmente "resolver" el tratamiento tras regalarle a la estomatóloga de turno un jabón y un sándwich.

Una vez, incluso, un canadiense intentó convencerme de la felicidad de los trabajadores cubanos que no salían nunca a protestar a las calles para exigir mejoras salariales ni aumentos en sus pensiones. Añadió que veía a la gente en la calle moverse con mucha libertad y que eso era evidencia de las ventajas del modelo político de la Isla. Mientras desarrollaba su argumento, varios policías con cara de pocos amigos revoloteaban a nuestro alrededor en el Parque Central de La Habana para detectar si yo era una nacional a la que multar por "acoso a un turista".

La lista de predicadores de la utopía, levantadores de castillos de humo y falsificadores de nuestra realidad es larga. Despliegan una historia de tonos dorados para convencer a su audiencia de que este es el mejor de los países posibles y que toda crítica a sus autoridades es una vil patraña imperialista. Parte de ese espíritu, entre ilusionista y combativo, impulsó a que una viajera española dijera -sin sonrojarse- ante una cámara que se gastó en un mes, y solo en alimentos, todo el salario de un ingeniero cubano.

¿Y ahora, Arantxa Tirado? ¿Dónde estás ahora para decir que ni el doble ni el triple de esa suma sirve para llenar la bolsa? ¿Te animas a filmar otro video en el mercado de la calle 17 en La Habana? Esta vez prepara el bolsillo y practica mejor las mentiras.

14 Y MEDIO

Última actualización el Sábado, 28 de Noviembre de 2020 01:28
 
Reforma salarial en Cuba: preparémonos para colas que lleguen a Miami PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 18 de Noviembre de 2020 13:01

Largas colas en la despedida de Fidel Castro en la Habana

Por RAFAELA CRUZ.-

No hace un mes, las autoridades anunciaron que, dentro de la "Tarea Ordenamiento", habría una histórica reforma que pretende enderezar la pirámide salarial. Cuba dejaría de ser el único rincón de la galaxia donde un portero gana 100 veces más que un anestesista con 30 años de experiencia.

Según María Molina Gutiérrez, viceministra de Trabajo y Seguridad Social, no solo proyectan pagar salarios según la complejidad y responsabilidad del puesto, esperan también —¡aleluya!— que "esos salarios sirvan para satisfacer las necesidades básicas de las personas".

Aclara así de antemano el Gobierno que la máxima aspiración de la gran reforma de sueldos es que los cubanos cubran "lo básico" —cero lujos burgueses—, entendiéndose por ello "una canasta que incluye los productos alimenticios de la bodega y otros productos alimenticios o no de venta liberada, un cálculo del consumo fuera del hogar, y servicios fundamentales".

Pero para esto, según Marino Murillo, jefe económico del Partido Comunista, "el problema está en lograr que los precios no crezcan por encima de la subida de salarios planificada, porque sería una inflación por encima de lo previsto". Y así, sin más, Murillo acepta como normal que la inflación diluya "parte" del aumento salarial, y solo encuentra problema en que sea "por encima de lo previsto", lo cual es un reconocimiento de que lo que están haciendo es en gran medida pura nominalidad insustancial que no mejorará el poder adquisitivo de los cubanos.

La apuesta del Gobierno es que la subida salarial aumente la productividad de las empresas estatales, lo que se supone incrementará la oferta de bienes y servicios en el país; pero, hasta donde sabemos, los obreros tendrán que mejorar la productividad con las mismas herramientas obsoletas, en las mismas infraestructuras ruinosas y con los mismos exiguos inventarios de materias primas que existen hoy. ¿Cómo cambiará eso un Gobierno que sigue con la misma falta de liquidez? Los funcionarios no lo dicen.

La viceministra Molina reconoce que "cuando se hace una reforma de esta magnitud, la economía tiene que tener capacidad para sustentarlo… no hacemos nada con dar dinero y cuando vayas a una tienda o al mercado no haya en qué gastar el dinero, o la oferta sea insuficiente". Muy bien dicho por la vice; pero entonces, si todo apunta a que el aumento comenzará el 1 de diciembre, ¿por qué siguen vacías las tiendas?

El aumento salarial surtirá efecto —si es que surte alguno—, solo si el poder adquisitivo real aumenta y no se va por la alcantarilla de la inflación, pero lo que ha pasado con los precios durante este año no hace albergar mucha esperanza:

Esta es la muestra de la subida de precios en un municipio habanero (en pesos cubanos):

Pierna de cerdo (lb), de 30 a 55, +83%
Bistec de cerdo (lb), de 40 a 75, +87%
Jamón Viking (lb), de 30 a 90, +200%
Arroz (lb), de 4 a 35, +775%
Frijoles colorados (lb), de 19 a 60, +215%
Pan liberado, de 1 a 2,50, +150%
Tomates (lb), de 15 a 50, +233%
Ají cachucha (vaso), de 5 a 20, +300%
Mazo de lechuga, de 7 a 20, +185%
Mazo de habichuelas, de 7 a 18, +157%
Mazo de zanahoria, de 10 a 25, +150%
Cartón de huevos, de 35 a 150, +328%
Leche en polvo, de 3.50 a 8, +128%

Incluso con estas subidas vertiginosas, los precios agrícolas aún no reflejan la verdadera demanda, o lo que es lo mismo, la verdadera escasez. Dependen de la represión estatal que los mantiene artificialmente bajos para el productor, a la vez que artificialmente altos para los consumidores, ¡ambas cosas a vez! Aunque hay planes de liberalizar el sector agrícola —un tilín—, volvemos a lo mismo: sin las maquinarias y los insumos necesarios que ya el Estado dice que no puede proveer. ¿Algún día la oferta alcanzará a la demanda?

Mientras no se vean en tiendas y agros los muchos bienes y servicios que supuestamente se obtendrán por el aumento de la producción provocado por la subida de salarios, el Ministerio de Finanzas y Precios tiene un plan anti inflación… "potenciar el control popular, que integre el monitoreo de los precios, su regulación y enfrentamiento sistemático a las violaciones". O sea, represión y chivatazos.

En la realidad, a corto y mediano plazos la escasez generalizada seguirá presionando los precios al alza. Si a esto le sumamos la violencia del maremoto monetario que significa quintuplicar de un plumazo la masa salarial, el ajuste del mercado a esa nueva demanda será inevitable.

Al pueblo le queda atestiguar una escalada monumental de precios junto a colas que llegarán hasta Miami. Recuerden 1994, recuerden los Balseros.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Viernes, 27 de Noviembre de 2020 01:07
 
La futura política de Biden hacia Cuba PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 13 de Noviembre de 2020 02:47

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

No existe ambiente crítico dentro del partido demócrata hacia la dictadura cubana, sino más bien admiración, respeto y deseos de imitar algunas de sus medidas socialistas, como un sistema de salud universal gratuito y un sistema de educación también universal y gratuito. En esto habría que ver hasta donde Biden abraza las medidas propuestas por el ala izquierda del partido y hasta donde esa ala extremista decide respecto a Cuba, porque la vicepresidenta pretende trabajar para levantar el embargo económico a la isla, sin pedirle nada a cambio.


La futura política de Biden hacia Cuba

Jorge Hernández Fonseca

12 de Noviembre de 2020

La elección norteamericana para presidente ha tenido lugar en medio de un debate respecto al vencedor. En este análisis asumimos la hipótesis de ser Joe Biden el proclamado vencedor y como aplicaría su anunciada política de desmantelamiento de las medidas que la anterior administración había tomado contra el socialismo cubano. También la vicepresidenta de la chapa de Biden, Kamala Harris, anunció la intención de levantar el embargo. Analicemos.

Según el propio Biden, se intentaría regresar a similar política que la aplicada por Obama con la Habana, la cual como sabemos fue una política de “dar sin recibir”. Los cubanos al interior de la isla tienen un mejor recuerdo de esa época, sobre todo porque el sistema socialista/comunista cubano ha entrado hoy en una crisis terminal y ahora recibirían, de parte del “imperialismo”, el oxígeno que necesitan para continuar oprimiendo al pueblo, que estaría “contento” con la política del nuevo huésped de la Casa Blanca. Sin embargo, la dictadura se fortalecerá.

La economía cubana ha sido una economía parasitaria, no autosustentable y aunque los opresores castristas saben que deben hacer cambios a la economía de mercado, aprovecharán los cuatro años de Biden para hacer lo que más saben: vivir de parásitos y perfeccionar los mecanismos de explotación de los cubanos, tratados como esclavos. El cubano simple, sentirá una mejora a corto plazo, pero será un esclavo a medio plazo, por lo menos cuatro años. Nada indica que los asesores de Biden exijan a la Habana sentarse a negociar este apoyo y ayudar al pueblo cubano a tirar parte de la carga totalitaria (al menos) a cambio de los beneficios de EUA.

La política de Obama fue de acercarse al castrismo, para, lentamente, poco a poco “empoderar” la sociedad civil para que, despacio, los empresarios tomaran fuerzas, ganaran terreno a los pocos y comenzara la dictadura a permitirle los derechos que merecen. Pero nada de eso se materializó. No creo que en los cuatro años de Biden (si la política es la misma de Obama, como Biden ha dicho) se consiga nada más que atenuar la crisis actual de la dictadura y que la misma se fortalezca estos cuatro años, para consolidarse aún más. Así, Biden desperdiciaría el mejor momento para exigir contrapartes a la dictadura, en negociaciones “dando y dando”.

No existe ambiente crítico dentro del partido demócrata hacia la dictadura cubana, sino más bien admiración, respeto y deseos de imitar algunas de sus medidas socialistas, como un sistema de salud universal gratuito y un sistema de educación también universal y gratuito. En esto habría que ver hasta donde Biden abraza las medidas propuestas por el ala izquierda del partido y hasta donde esa ala extremista decide respecto a Cuba, porque la vicepresidenta pretende trabajar para levantar el embargo económico a la isla, sin pedirle nada a cambio.

Si finalmente, si Biden resulta nombrado vencedor de la contienda presidencial, la dictadura cubana recibirá un espaldarazo político, económico e incluso, moral. El pueblo cubano aliviará su estatus actual de carestía, pero tendrá que pagar el precio de la opresión reforzada por el apoyo que un gobierno norteamericano, anunciado desde la campaña electoral, cuyo componente socialista ha puesto de manifiesto, como si fuera una injusticia combatir la dictadura, justificando una política de apoyo y fortalecimiento contra el sufrido pueblo cubano.

Artículos de este autor pueden ser co7nsultados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Jueves, 19 de Noviembre de 2020 01:46
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 395