Sale a la luz en Venezuela la subordinacion del gobierno de Maduro a los mandos militares cubanos

La periodista venezolana Indira Crespo reveló un documento en el que el capitán ...

Brasil: Bolsonaro empieza a nombrar ministros

Dos semanas después de su elección a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro ha ...

Bolivia: El gobierno de Evo Morales acusado de ocultar su participación en el esquema corrupto de Od

Las investigaciones acerca de los supuestos vínculos de políticos bolivianos con los casos ...

Represión de China: Detienen a una docena de estudiantes marxistas y activistas laborales

Una docena de estudiantes que se identifican como marxistas y activistas laborales ...

Deputados e manifestantes batem boca em comissão sobre 'Escola Sem Partido'

Deputados federais e manifestantes bateram boca nesta terça-feira (13) durante reunião da ...

Artigos: Cuba
Los efectos económicos del largo viaje de Díaz-Canel PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 01 de Noviembre de 2018 11:19

Por ELÍAS AMOR.- 

Largo viaje de 11 días el que acaba de emprender Miguel Díaz-Canel rumbo a una serie de países, como Rusia, China, Vietnam, Corea del Norte y Laos. El Socialismo del Siglo XXI en América Latina no da para más, y la búsqueda de fuentes financieras y socios comprometidos con la "revolución" está en la agenda del dirigente castrista.

La cuestión es si tendrá éxito o no. Que fuera el mismo Raúl Castro a despedirlo al aeropuerto de Rancho Boyeros da una idea bastante concreta del interés del viaje. El sistema está cerrado, bajo llave.

Los analistas y observadores de la política castrista se han sorprendido de este viaje. No suele ser frecuente que los dirigentes comunistas de Cuba salgan al exterior. Fidel lo hizo en contadas ocasiones, Raúl prácticamente ninguna. Al margen del temor a una orden de detención internacional cursada por Interpol, los hermanos Castro tenían poco que hacer fuera de la isla de su propiedad. Como buenos dictadores, su ámbito más próximo colmaba sus aspiraciones. Para qué iban a salir del país si todo lo que deseaban estaba al alcance de sus manos.

La cosa ahora ha cambiado. Díaz-Canel da la sensación de una hiperactividad contagiosa, en un intento por demostrar que está ahí, y que algo tiene que ver con el poder. Durante las últimas semanas, su agenda en la Isla ha sido descomunal, acercándose a todos los sectores y organizaciones sociales. Ahora toca salir al exterior con objetivos concretos basados en lo que llaman en Cubadebate "asuntos bilaterales internacionales de interés común".

Si suponemos que el viaje tiene un marcado contenido económico, los datos disponibles ofrecen algunas evidencias. Según la información oficial de ONEI, en 2017 las exportaciones cubanas a estos cinco países alcanzan 391 millones de pesos, lo que representa alrededor del 16% de las ventas totales del país en el exterior.

China se destaca en primera posición, con 364 millones que supone casi el 94% del total, Corea del Norte o Laos por ejemplo no recibieron exportaciones cubanas en 2017. Además, con respecto a 2012, la dinámica de las ventas de Cuba en estos países no se puede considerar favorable. En aquel año la cifra alcanzó 562 millones de pesos, por lo que en el último lustro se ha producido un descenso del 30% en las exportaciones cubanas a los cinco países y la culpa obviamente no es del "bloqueo".

Difícil lo tiene Díaz-Canel con este balance para que le concedan financiación. Porque lasimportaciones de estos países, lo que les compra Cuba, parece otra cosa. En efecto, estos cinco países vendieron a Cuba en 2017 por valor de 2.353 millones de pesos, que representan el23% del total de las importaciones. Un peso claramente superior en el comercio, donde China ocupa una clara posición de liderazgo. Además, con relación a 2012, las compras que hace Cuba a estos países han aumentado un 40%, a pesar del "bloqueo y del embargo", un dato que contrasta con la disminución que en el mismo período experimentan las importaciones totales de la Isla, que fue un 27%.

Por lo tanto, las compras hacia estos países han aumentado, en concreto con Rusia un 65%, con Vietnam un 47% más, y con China, a pesar de sus abultadas cifras, también ha aumentado un 34% sus importaciones a Cuba. A resultas de lo anterior, la economía de la Isla mantiene un considerable y abultado déficit comercial con estos países. En concreto, de los 1.123 millones de pesos de 2012 se ha pasado a 1.962 millones en 2017, prácticamente el doble.

No es extraño, a la vista de esos datos, que Raúl Castro haya ido al aeropuerto a despedir a Díaz-Canel y desearle suerte en sus gestiones. Le hará falta.

Desarrollar el comercio entre dos países requiere apostar por un cierto equilibrio en las cuentas a medio plazo, lo que en su caso, cuando no existe, obliga a practicar generosas políticas de aseguramiento de las operaciones por parte del país que vende más de lo que compra, como ocurre con los cinco países de este viaje.

La notable descompensación en el comercio de bienes entre Cuba y esos cinco países tiene que ser corregida de alguna manera, porque la economía exige equilibrios. En ausencia de mecanismos adecuados para el ajuste en el ámbito financiero, lo normal es que déficits tan abultados de año en año acaben generando endeudamientos descontrolados de los que no se tiene información oficial, pero que de buen seguro, irán bien calculados en la carpeta que acompaña a Díaz-Canel en sus visitas.

Por supuesto, la prensa oficial del régimen ha glosado con la tradicional propaganda los acuerdos y convenios que se espera que se firmen en esta ronda de contactos del viaje. Así ha hablado de la "declaración conjunta entre Rusia y Cuba sobre los temas de la agenda internacional"; la visita a la primera feria internacional de importación de China en Shanghai (de la que podría obtener información para aplicarla en la Fihav el año próximo); los acuerdos en las áreas del comercio, las energías renovables, el turismo, la tecnología y la cooperación en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda con el gigante asiático; o la visita a ciudad Ho Chi Minh, donde radican importantes empresas vietnamitas con presencia en Cuba, para firmar un nuevo acuerdo comercial bilateral entre los gobiernos de ambos países.

A pesar de todo, considero que el balance final no va a dar excesivos motivos de alegría. Va a ser difícil que este viaje sirva para compensar las enormes pérdidas que para el régimen comunista de Cuba se derivan de la pérdida de los contratos en Brasil (y la exigencia inmediata del pago de deudas por la nueva administración presidencial) y de la disminución del fuelle de Venezuela, cada vez más sin futuro. Los turistas pueden venir tal vez de Rusia o de China, pero nunca serán los que en mayor número lleguen a la Isla. Según datos oficiales de ONEI, los procedentes de Rusia rara vez superan el 7% del total en los mejores años, y los de China menos del 2%. Es evidente que los mercados de suministro están más cerca.

Por lo tanto, creo que este viaje no tendrá grandes beneficios para el régimen de La Habana, a pesar de las expectativas abiertas. En Vietnam deberían informarle de los efectos positivos del Doi Moi, y su impacto dinamizador sobre una economía de hambrunas estructurales que se despojó de la herencia ideológica comunista. En Corea del Norte, donde las relaciones económicas con Cuba son insignificantes, tan solo la foto con Kim Jong-un podrá quedar para la posteridad. En China o Rusia ya están hartos de no cobrar a tiempo, y es posible que le aprieten las clavijas. Hasta los socios más atentos pierden la paciencia en algún momento.

En todo caso, cada país tiene derecho a decidir con quién quiere relacionarse (Cuba siempre lo ha hecho con sus pares ideológicos) y qué tipo de relaciones desea mantener. Díaz-Canel ha entrado fuerte con este largo viaje hacia el incierto Laos, que constituye una novedad para la diplomacia castrista.

Lo dicho, el círculo de relaciones del Socialismo del Siglo XXI toca a su fin, y hay que identificar nuevos socios dispuestos a aceptar deudas incobrables y otras majaderías. La cuestión es ganar tiempo como sea para no implementar las únicas medidas que pueden mejorar la productividad de la economía cubana y permitir la superación de su actual marasmo, clavada en ese fatídico 1,1% de crecimiento del PIB que le atribuye la CEPAL.

No veo a Kim, el de Corea del Norte, comprando médicos, maestros o entrenadores cubanos. No es Evo Morales. Tal vez, a Díaz-Canel no le han asesorado bien.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Sábado, 10 de Noviembre de 2018 01:41
 
Consecuencias de la victoria de Bolsonaro en Brasil PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 28 de Octubre de 2018 07:14

Imagem relacionada

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

La victoria de Bolsonaro en Brasil significará el fin operativo del funesto “Foro de San Pablo”, creado por el difundo Fidel Castro y el actualmente encarcelado Lula da Silva, ambos sostenes e incentivadores operativos del accionar de la izquierda latinoamericana.


Consecuencias de la victoria de Bolsonaro en Brasil

Jorge Hernández Fonseca

28 de Octubre de 2018

El extraordinario margen de ventaja de las encuetas electorales brasileñas al momento de escribir estas líneas, auguran una victoria apabullante de Jair Bolsonaro contra un desconocido militante de la izquierda del partido de Lula da Silva, el que se dio a la tarea de designar “a dedo” --como se hace en las dictaduras de izquierdas conocidas—“su” candidato presidencial.


La segura victoria de Bolsonaro contra el partido de Lula en Brasil, tendrá consecuencias que extrapolan la simple y saludable presencia al frente del gobierno del Coloso Sudamericano de un nuevo gobierno, con un programa político liberal, de derechas, para nada “ultra”. A nivel continental significa la declaración final de derrota del socialismo del Siglo XXI acuñado por Fidel Castro y Hugo Chávez en Nuestra América. Acá, el viraje político comenzó con la apabullante victoria de Mauricio Macri sobre Cristina Kirchner en Argentina. Se continuó con el triunfo de Piñera sobre los socialistas-comunistas chilenos. Fue sucedido por el formidable triunfo electoral de Iván Duque sobre el exguerrillero izquierdista Gustavo Petro y es coronado por el notable triunfo de Jair Bolsonaro contra el candidato de Lula da Silva. ¡Derrota total!


La victoria de Bolsonaro en Brasil significará además el fin operativo del funesto “Foro de San Pablo”, creado por el difundo Fidel Castro y el actualmente encarcelado Lula da Silva, ambos sostenes e incentivadores operativos del accionar de la izquierda latinoamericana. El triunfo del Bolsonaro será de un acicate adicional al cerco democrático que actualmente existe contra la dictadura narco-comunista de Nicolás Maduro y quién sabe si el hecho de Bolsonaro ser un militar en retiro, ve con buenos ojos una acción militar humanitaria en Venezuela, apoyando el intento de su homólogo de EUA para apaciguar el carácter narco de la dictadura de Maduro.


La victoria de Bolsonaro además, significará un apoyo al repudio de la represión de Daniel Ortega contra su pueblo en Nicaragua y significará, por sus dimensiones continentales, un freno al probable futuro expansionista de López Obrador al frente de México y quien sabe también si un entendimiento por parte del centroamericano de que no habrá tolerancia con la izquierda latinoamericana de parte, ya no sólo de los EUA de Donald Trump, sino tampoco de parte del Brasil del capitán del ejército en retiro, Jair Bolsonaro. La democracia tienderá a imponerse.


Para la Cuba castrista significa el fin de la entrada fácil de cerca de mil millones de dólares por año debido a la explotación indiscriminada, abusadora y esclavista que hace el dictador cubano con su médicos en Brasil, a los que les extrae la mayor parte de su salario para llenar sus arcas dictatoriales. Significará sin dudas el fin del esclavismo médico cubano en Brasil.


La presencia de un renombrado economista brasileño de la “Escuela de Chicago” (la misma escuela económica que contrató Pinochet en Chile para mejorar su economía) al frente del área económica del futuro gobierno Bolsonaro, augura una mejora en ese importante rublo del gobierno, que por su importancia, tiene la necesidad, para toda Nuestra América, de hacer un trabajo que ayude a superar los problemas económicos, políticos y sociales que deja en herencia maldita la administración, incompetente y cleptómana de Lula da Silva y su partido.


Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Última actualización el Sábado, 03 de Noviembre de 2018 02:19
 
El partido único, una reliquia que (casi) nadie se atreve a denunciar en el debate constitucional PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 27 de Octubre de 2018 00:40

Castro recibe la más alta condecoración civil soviética

Por REINALDO ESCOBAR.-

Muchas veces, detrás del ropaje de la soberanía y de la independencia, en realidad se esconden elementos calcados o impuestos desde otras latitudes. La reforma de la Constitución que se lleva a cabo actualmente en Cuba no está exenta de esas contradicciones al dar como si fueran "nuestros" varios puntos que han sido copiados a terceros.

Uno de los casos más emblemáticos de este mimetismo es el Artículo 5 del proyecto de Carta Magna donde el Partido Comunista de Cuba (PCC) queda descrito como "la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado". Aunque éste ha sido uno de los puntos más rechazados desde la oposición política, pocos se han atrevido a cuestionarlo en los debates públicos.

Esta definición del suprapoder del PCC en la sociedad se introdujo en la primera versión del anteproyecto de la Constitución de 1976 que una comisión encargada de su redacción entregó a Fidel Castro el 24 de febrero de 1975. Aquel texto quedó aprobado por el Buró Político del Partido en abril de ese mismo año, en un contexto de gran aproximación a la Unión Soviética.

 

La sintonía con el Kremlin se reflejó en la Constitución que nacía, cuyo cuerpo principal ha llegado hasta nuestros días.La sintonía con el Kremlin se reflejó en la Constitución que nacía, cuyo cuerpo principal ha llegado hasta nuestros días.

En ese momento, el texto del artículo sufrió leves modificaciones desde el anteproyecto a la versión final. La más llamativa fue el cambio de definición del PCC que pasó de ser la "vanguardia organizada marxista-leninista de la clase obrera" al "martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana", para darle un toque más local que apenas logró esconder su profunda esencia foránea.

El 15 de febrero de 1976 se realizó un referendo donde votaron más de cinco millones de electores de los cuales solo el solo el 1% (54.070 personas) se atrevió a marcar el No en la boleta. El artículo 5 fue visto entonces por la inmensa mayoría de los ciudadanos con derecho al voto como la definición formal de lo que todo el mundo daba como un hecho consumado, que no valía la pena intentar refutar.

El fracaso de la zafra de los 10 millones, el descalabro de la economía nacional y la visita de Leonid Brezhnev a la Isla, en 1974, habían cerrado el abrazo del oso ruso alrededor del modelo cubano. Aquel acercamiento se tradujo en el envío de cuantiosos recursos pero con la obligación por parte de la nomenklatura isleña de crear estructuras, modelos de gestión y de administración claramente compatibles con la URSS.

La sintonía con el Kremlin se reflejó en la Constitución que nacía, cuyo cuerpo principal ha llegado hasta nuestros días y sigue presente en varios de los artículos que se debaten en los barrios y centros laborales.

Aquel "copia y pega" no era un secreto para nadie y, en un folleto de circulación interna para cuadros del Partido, publicado en edición limitada en abril de 1975, se ofrecen los elementos que permiten hacer un estudio comparativo entre los artículos propuestos en el anteproyecto cubano y otras constituciones de diversos países de lo que entonces se llamaba "el campo socialista".

En el estudio comparativo que circuló entre los militantes se explicaban las afinidades entre la naciente Carta Magna cubana y sus primas cercanas de la Unión Soviética, Albania, Polonia, Vietnam, Mongolia, Checoslovaquia, Rumanía, República Democrática Alemana, Bulgaria, Hungría y Corea del Norte. En esa época China no era considerada en Cuba como un país socialista y no gozaba del favor de la Plaza de la Revolución, por lo que no fue incluida en el volumen.

La concordancia del artículo 5 de la Constitución de la Isla con las definiciones aparecidas en la ley de leyes de esos países refleja la similitud conceptual para expresar más o menos con las mismas palabras que el que manda en el país no es otro que el partido de los comunistas.

 

En un folleto de circulación interna para cuadros del Partido, publicado en edición limitada en abril de 1975, se ofrecen los elementos que permiten hacer un estudio comparativo entre los artículos.En un folleto de circulación interna para cuadros del Partido, publicado en edición limitada en abril de 1975, se ofrecen los elementos que permiten hacer un estudio comparativo entre los artículos.

El modelo cubano entró así en un ajustado corsé, que contrastaba con los primeros 16 años posteriores a 1959, en que el país careció de una adecuada Constitución que lo rigiera. El Partido empezó a organizar su primer congreso y solo nueve meses después de la visita de Brezhnev a La Habana se creó la comisión encargada de redactar el anteproyecto de Constitución, presidida por Blas Roca, un hombre de confianza de Moscú.

Con la presencia de Roca al frente de la tarea quedaban aseguradas las semejanzas entre la Carta Magna cubana y sus gemelas de Europa del Este. Las tradiciones criollas en temas constitucionales fueron reducidas a la nada y la tantas veces ponderada soberanía, disminuida a la condición de símbolo.

Hoy, el único país de la lista con el que Cuba mantiene concordancias constitucionales es Corea del Norte. El resto ha dejado en el pasado las pretensiones de liderazgo obligatorio del Partido Comunista. Los artículos que blindaban el sistema no sirvieron de mucho para detener el empuje democratizador que vivieron esas naciones. Cuando la Carta Magna quiso frenar la realidad fue -simplemente- derogada.

Sin embargo, la propuesta de reforma constitucional cubana en lugar de buscar similitudes con las leyes democráticas de países de América Latina, basadas en la competitividad de diferentes partidos políticos, se mantiene aferrada a la idea de imponer por ley la prevalencia de un único partido. Está atada a preceptos que ya demostraron su fracaso.

Las malas copias traen peores resultados y este caso no será la excepción.

14 Y MEDIO

Última actualización el Viernes, 02 de Noviembre de 2018 01:43
 
Los movimientos de capital (desde Cuba) son de cubanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 25 de Octubre de 2018 08:32

Por  ELÍAS AMOR.- 

El régimen comunista no ha sido capaz de cortar de raíz los movimientos de capital que surgen en Cuba de forma espontánea. Parece que los necesita. Sin embargo, la ideología impide a la economía cubana sacar provecho de los mismos.

Si el capital foráneo no llega, o lo hace de forma limitada, a pesar de la apuesta por la inversión extranjera desde la Ley 118, ahora resulta que el capital cubano empieza a salir de la Isla, en grandes cantidades. Esa es la conclusión de un estudio de la consultora Havana Consulting Group, que concluye que "los emprendedores cubanos sacaron en 2017 de su país alrededor de 2.390 millones de dólares, nueve veces más que el capital extranjero invertido en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM) y una cifra similar a la que el Gobierno comunista dice que necesita para revitalizar la economía de la Isla".

Esta forma de sacar capital de Cuba nada tiene que ver con el funcionamiento habitual de las instituciones financieras que operan en el resto del mundo. Se trata de una "fuga de capital", motivada por la "falta de oportunidades" con que cuentan los trabajadores por cuenta propia para "invertir y expandir sus negocios" en la Isla y que se materializa con dinero en el bolsillo, en pequeñas cantidades, por miles de cubanos que viajan al exterior, desde que el régimen flexibilizó la salida del país.

Dicho de otro modo, el Estado comunista no tiene control alguno sobre esos movimientos de capital, que lejos de estimular el crecimiento interno, suponen una pérdida de riqueza para la economía nacional, como consecuencia del permanente bloqueo del régimen a los cubanos.

El estudio explica cómo se distribuyen esos fondos que "salen del país", y así, "líneas aéreas (426 millones) que transportan a los cubanos a los destinos donde compran la mercancía, tiendas y almacenes (1.008 millones) donde hacen las compras para después enviarlas a Cuba, agencias que empacan los productos (58 millones) y las que se encargan de la logística (52 millones) para el envío de la mercancía a la Isla" se reparten el grueso del pastel, como consecuencia de la inexistencia en Cuba de mercados mayoristas, redes de distribución y de logística capaces de atender la demanda creciente y cualificada de los nuevos emprendedores.

Otra parte, no menos importante, "queda en manos de hoteles, hostales, dueños de apartamentos, casas, restaurantes y taxis (472 millones), que brindan hospedaje, alimentación y transporte a los cubanos durante el tiempo de estancia en estos países para hacer sus gestiones de compras. Por último, un monto aproximado de 366 millones de dólares que los cubanos invierten en el exterior en pequeños negocios y en bienes raíces", siendo esta una cantidad de difícil determinación, pero que ante la imposibilidad que tienen los cubanos de invertir en su propio país, lo tienen que hacer en el exterior.

Hasta ahora se sabía que los miembros pertenecientes al conglomerado de empresas del Estado y el ejército, sus hijos y familiares, salían al exterior y realizaban compras de artículos de lujo que estaban vetados en Cuba para la mayoría de la población, pero ahora ha cambiado el escenario, y según este estudio, son miles los cubanos que están saliendo al extranjero llevando dinero encima porque en Cuba no pueden disfrutar de los bienes y servicios que desean, y a los que pueden acceder con su trabajo.

Este trabajo de Havana Consulting Group, que se viene realizando en los últimos años, ha ido fotografiando un proceso que, de invertir la tendencia, sería altamente beneficioso para la economía cubana, superando así su estrangulamiento externo de falta de divisas.

La cuestión es cuándo despertarán las autoridades comunistas y tratarán de controlar estos movimientos individuales de capital, porque de ocurrir dicha situación, entonces muchos de los pequeños negocios de la Isla quedarían desabastecidos y las consecuencias serían mucho peores.

Al final ocurre lo que tiene que ocurrir. La mayor parte del dinero que llega a Cuba son remesas familiares para mantener a hijos o nietos que malviven en la Isla, y las salidas de capital de cubanos emprendedores que se aprovisionan de productos en el exterior o que desean construir pequeños patrimonios.

Es una situación absolutamente anacrónica que pone de manifiesto a dónde ha llevado a los cubanos y su economía la absurda ideología castrista . Ni saldo comercial positivo, ni entradas de turismo en aumento como se esperaba, ni mucho menos inversión de capitalistas internacionales. Los cubanos, con remesas y beneficios de los pequeños negocios, son los que están moviendo el sector externo de la economía. Y los dirigentes comunistas perdiendo la oportunidad de rentabilizar esos flujos en beneficio de la economía nacional. Luego dirán que la culpa es del embargo.


Este artículo apareció en el blog Cubaeconomía. Se reproduce con autorización del autor.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Jueves, 01 de Noviembre de 2018 12:00
 
Las lecciones de la aplastante derrota popular de Lula da Silva en Brasil PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 15 de Octubre de 2018 14:35

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

La primera lección de este proceso electoral: se trata de una derrota personal de Lula da Silva. Desde que la justicia brasileña conminó a Lula a presentase ante las autoridades para cumplir la pena de cárcel impuesta por corrupto, Lula y su partido comenzaron un proceso de promoción electoral a la presidencia.

Resultado de imagem para jair bolsonaro

En Brasil y el resto del mundo nadie tiene dudas que Bolsonaro será el futuro presidente electo del Brasil. Un hombre del que todavía sabemos muy poco y parte de lo que creemos saber, tiene como fuente siniestra e interesada la campaña difamatoria de Lula da Silva y su partido. Mencionan la palabra “fascista”, acuñada por Stalin durante la Segunda Guerra Mundial para referirse a sus adversarios, siendo que el programa del Bolsonaro no tiene nada de fascismo.

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 307